Tendencias21

Potencial antídoto contra los efectos de la cocaína en el cerebro

Investigaciones realizadas con ratones por científicos de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos han revelado que la cocaína hace que las células del cerebro se autodevoren. Sin embargo, también revelan que un compuesto experimental llamado: CGP3466B podría frenar este efecto letal. Por Sandra Romero.

Potencial antídoto contra los efectos de la cocaína en el cerebro

Un estudio de la Universidad Johns Hopkins de EEUU  ha encontrado varios signos de autofagia o auto-canibalismo en las células cerebrales de ratones cuyas madres recibieron cocaína durante el embarazo.
 
«Hemos realizado autopsias para saber cómo las células mueren a causa de altas dosis de cocaína. Esa información nos ha dado una visión inmediata de cómo se puede utilizar un compuesto conocido para interferir en ese proceso, y evitar así el daño ocasionado”, explica sobre este trabajo Solomon Snyder, profesor de neurología en la Escuela de Medicina de dicha Universidad.
 
En 1990, Snyder descubrió que las células cerebrales utilizan moléculas de óxido nítrico gaseoso (que el propio organismo genera) para comunicarse. Estas moléculas –también las hay con la misma función de monóxido de carbono- han sido denominadas “neurotransmisores gaseosos”.
 
Tras este descubrimiento, el científico y su equipo pasaron varios años profundizando en el tema. Así fue como, en 2013, el equipo encontró que el óxido nitroso –además de servir para la comunicación interneuronal- estaba implicado en la muerte celular propiciada por la cocaína, a través de sus interacciones con una enzima llamada GAPDH.
 
Quedaba sin embargo aún por determinar con precisión por qué morían las células. Para averiguar este punto, el equipo examinó las células nerviosas del cerebro de ratones.
 
De la limpieza a la muerte
 
En general, explica Snyder, las células pueden morir por diferentes causas: temperaturas extremas, toxinas, trauma físico… O cometer » suicidio», de tres modos que están químicamente programados y controlados por proteínas diferentes.
 
Una forma de suicidio celular es la autofagia. Este «proceso de limpieza» celular es normal y muy necesario, pues libera a las células de desechos (exceso de orgánulos o aquellos deteriorados o aberrantes), secuestrándolos en vesículas interiores de doble membrana y liberándolos dentro del lisosoma (vacuola) para su descomposición y reciclado.  Sin embargo, cuando este proceso se acelera y se sale de control, causa la muerte celular, sigue diciendo Snyder.

Cocaína y antídoto
 
Midiendo los cambios en los niveles de proteínas que controlan la muerte celular y observando los cambios físicos de las células, los científicos constataron que la cocaína causa la muerte celular neuronal a través de la autofagia fuera de control.

 Por otro lado, el equipo probó la capacidad de un compuesto llamado “CGP3466B” -conocido por interrumpir las interacciones del óxido nítrico con la enzima GAPDH-, para poner fin a la autofagia inducida por la cocaína.
 
Asimismo, probaron otras sustancias químicas que se sabe previenen las otras dos formas de suicidio celular, pero sólo el CGP3466B protegió a las células nerviosas del cerebro de los ratones de la muerte provocada por la cocaína.
 
Potenciales aplicaciones
 
Estos resultados apuntan a la posibilidad de “ desarrollar nuevas terapias dirigidas a suprimir la toxicidad» de la cocaína para el cerebro, afirman los científicos. El equipo espera que, con el tiempo, su trabajo dé lugar a tratamientos que protejan a adultos y niños de los efectos devastadores de la cocaína en el cerebro.
 
Este mismo compuesto ya ha sido probado, de momento sin éxito, en la fase II de ensayos clínicos para tratar la enfermedad de Parkinson y la esclerosis lateral amiotrófica. Así que ya se sabe que es seguro para los seres humanos.

Aunque en 2013, otro estudio reveló que la adicción a la cocaína podía ser tratada con láser, en este no se contempló curar los efectos de la cocaína en el cerebro.

Referencia bibliográfica:

P. Guha,  M. M. Harraz, S. Snyder. Cocaine elicits autophagic cytotoxicity via a nitric oxide-GAPDH signaling cascade. PNAS (2016). DOI: 10.1073/pnas.1524860113.

 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren en Rio Tinto minerales que pueden secuestrar metales pesados 26 febrero, 2022
    Una nueva investigación ha detectado en la cuenca de Río Tinto unas minerales que tienen la capacidad de secuestrar metales pesados. Esos mismos minerales han sido descubiertos en Marte, lo que sugiere que en el pasado fue más húmedo y templado. Pero el científico español que participó en esta investigación, Ricardo Amils, advierte: la existencia […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El ADN antiguo revela los cambios sociales en África que dieron forma a la historia humana 25 febrero, 2022
    El análisis del ADN antiguo permitió descubrir detalles de los cambios ocurridos hace 50.000 años en África, que explicarían cómo evolucionaron los humanos que se quedaron en el continente luego de la expansión del Homo sapiens hacia otras partes del planeta. En ese momento, casi al mismo tiempo que las personas comenzaron a mudarse a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Dos monstruosas ondas de choque, más grandes que la Vía Láctea, se propagan por el espacio 25 febrero, 2022
    Una gigantesca colisión de dos cúmulos de galaxias estremeció al Universo hace 1.000 millones de años: produjo un par de ondas de choque de proporciones descomunales, que en la actualidad brillan intensamente en longitudes de onda de radio, abarcando un espacio sesenta veces superior al diámetro estimado de 100.000 años luz de la Vía Láctea. […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los dinosaurios murieron en primavera 25 febrero, 2022
    La extinción de los dinosaurios ocurrió en la primavera de hace 66 millones de años, lo que explica por qué muchas aves y mamíferos sobrevivieron al impacto de un asteroide de 10 kilómetros de ancho que resultó demoledor para la vida en todo el planeta.
    InsideScience/T21
  • Neuronas y dendritas especializadas desarrollan la matemática cerebral 25 febrero, 2022
    Dos investigaciones diferentes han desvelado la importancia de las matemáticas para el cerebro: no solo tiene neuronas especializadas en sumar y restar, sino también dendritas que realizan cálculos complejos para procesar la información sensorial.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren en Inglaterra una “cápsula del tiempo” de la Edad de Hierro 24 febrero, 2022
    Una “cápsula del tiempo” descubierta en el noroeste de Inglaterra es el registro más completo de la vida de la Edad del Hierro jamás recuperado: diez casas circulares y más de 5.000 artefactos, que datan del año 800 antes de Cristo, permitirán entender por primera vez y en profundidad las prácticas culturales y rituales de […]
    Pablo Javier Piacente
  • Revolucionario descubrimiento sobre una misteriosa y rápida señal de radio 24 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que una serie de ráfagas de radio rápidas (FRB) detectadas el año pasado no solo se ubican mucho más cerca de nosotros de lo que pensábamos, sino que además aparecen en un cúmulo globular, un grupo de estrellas muy antiguas, algo totalmente inesperado y revolucionario para los astrónomos.
    Pablo Javier Piacente
  • Los metamateriales pueden resolver ecuaciones a la velocidad de la luz 24 febrero, 2022
    La computación analógica basada en interacciones de ondas electromagnéticas con metamateriales ha hecho posible el diseño de un ordenador analógico óptico y compacto que puede resolver ecuaciones diferenciales casi al instante.
    N+1/T21
  • La criptografía cuántica funciona también a través del aire urbano 24 febrero, 2022
    Físicos rusos han probado con éxito la criptografía cuántica por el aire en un entorno urbano: combinaron equipos de seguridad de la información cuántica con tecnología de transmisión de datos por láser y evaluaron la influencia de las condiciones climáticas en la calidad de su sincronización.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Integran una neurona orgánica artificial en una planta viva 23 febrero, 2022
    Una neurona artificial confeccionada con transistores electroquímicos orgánicos es capaz de integrarse a una planta carnívora y crear sinapsis artificiales: a través de este circuito neuronal, puede “engañar” al vegetal y hacer que sus hojas se cierren, sin que ninguna presa esté lista para ser devorada. 
    Pablo Javier Piacente