Tendencias21
Primera comunicación cuántica a tres bandas

Primera comunicación cuántica a tres bandas

Por primera vez, científicos de la Universidad de Waterloo (Canadá) han conseguido mostrar un entrelazamiento cuántico a tres bandas, lo que abre la posibilidad de comunicaciones cuánticas multipartitas. Las tres partículas entrelazadas estaban separadas por varios cientos de metros de distancia, pero a la vez estaban directamente influenciadas unas por otras.

Primera comunicación cuántica a tres bandas

En el mundo de la ciencia cuántica, Alice y Bob (nombres usados para identificar más fácilmente a dos partículas A y B) han estado hablando el uno con el otro durante años. Charlie (C) se unió a la conversación hace unos años, pero hasta ahora los científicos no habían comprobado que la comunicación entre los tres, en separaciones de tipo espacial, tiene lugar más rápido que la velocidad de la luz.

Por primera vez, físicos del Instituto de Computación Cuántica (IQC) de la Universidad de Waterloo (Canadá) han mostrado una distribución de tres fotones entrelazados en tres lugares diferentes (Alice, Bob y Charlie) a varios cientos de metros de distancia, lo que demuestra la no localidad cuántica para más de dos fotones entrelazados. Los resultados del experimento se publicaron ayer en Nature Photonics.

Descrito una vez por Einstein como «acción fantasmal a distancia», este entrelazamiento de tres fotones conduce a interesantes posibilidades para la comunicación cuántica a varias bandas.

La no localidad describe la capacidad de las partículas para saber instantáneamente el estado de la(s) otra(s), incluso cuando están separadas por grandes distancias. En el mundo cuántico, esto significa que sería posible transferir información de forma instantánea – más rápido que la velocidad de la luz. Esto contraviene lo que Einstein llamó el «principio de acción local», la regla que dice que objetos distantes no pueden tener una influencia directa unos sobre otros, y que un objeto está directamente influenciado sólo por su entorno inmediato.

Para probar realmente que las variables locales ocultas no son responsables de la correlación entre los tres fotones, los científicos necesitaban que el experimento cerrara lo que se conoce como la laguna de localidad (problemas en el diseño del experimento que afectaran a los resultados). La separación de los fotones entrelazados la consiguieron de manera que no era posible que una señal coordinara el comportamiento de los fotones.

«Las correlaciones medidas en los sistemas cuánticos pueden decirnos mucho sobre la naturaleza en su nivel más fundamental», explica en la nota de prensa de la universidad el profesor Kevin Resch, co-autor del artículo. «El entrelazamiento de tres partículas es más complejo que el de pares. Podemos aprovechar el comportamiento complejo para descartar ciertas descripciones de la naturaleza, o como una fuente de nuevas tecnologías cuánticas».

El experimento

El equipo del proyecto estudió las correlaciones de tres fotones en un estado Greenberger – Horne – Zeilinger, un tipo de estado cuántico entrelazado en el que participan al menos tres partículas.

En primer lugar, los tríos de fotones se generaron en el laboratorio de Resch, la Alicia del experimento. Luego, el primer fotón fue retrasado en una fibra óptica de 580 metros en el laboratorio, mientras que los otros dos fotones viajaron a lo largo de 85 metros de fibra óptica a la azotea, donde fueron enviados a través de dos telescopios. Ambos fueron enviados a dos remolques, Bob y Charlie, a unos 700 metros de distancia de la fuente y el uno del otro.

Para mantener la separación de tipo espacial en el experimento, una cuarta parte, Randy, que se encontraba en un tercer remolque, seleccionó al azar las mediciones que Alice iba a llevar a cabo en sus fotones en el laboratorio.

Cada remolque contenía detectores, dispositivos de marcación de tiempo, y generadores de números aleatorios cuánticos. Para garantizar que la laguna de localidad estuviera cerrada, los generadores de números aleatorios determinaron cómo iba a ser medido el fotón de cada remolque de forma independiente. Los dispositivos de marcado de tiempo también aseguraron que las mediciones tuvieran lugar en una ventana de tiempo muy pequeña (tres nanosegundos), lo que significa que no pudo transmitirse información de un lugar a otro durante el período de medición, una condición fundamental para demostrar la no-localidad del entrelazamiento.

«La idea de entrelazar tres fotones ha existido durante mucho tiempo», explica el profesor Thomas Jennewein, co- autor del artículo. «Hizo falta que las personas adecuadas con los conocimientos adecuados se reunieran para hacer el experimento en el poco tiempo en que se hizo. Teníamos la combinación correcta en el momento adecuado».

Posibles aplicaciones

El experimento mostró una distribución de tres partículas entrelazadas, lo que en un momento dado se puede utilizar para comunicaciones más complejas que las hasta ahora existentes, a dos bandas. Se abre la posibilidad de protocolos de comunicación cuántica multipartitos, incluyendo distribución cuántica de claves (QKD/DCC), criptografía de tercer hombre y compartición de secretos cuántica.

«El resultado interesante es que ahora tenemos la capacidad de hacer algo más que comunicaciónes cuántica en pares», explica el autor principal del estudio Chris Erven, un ex estudiante de doctorado en Waterloo que ahora es asistente de investigación en la Universidad de Bristol (Reino Unido).

Referencia bibliográfica:

C. Erven, E. Meyer-Scott, K. Fisher, J. Lavoie, B. L. Higgins, Z. Yan, C. J. Pugh, J.-P. Bourgoin, R. Prevedel, L. K. Shalm, L. Richards, N. Gigov, R. Laflamme, G. Weihs, T. Jennewein, K. J. Resch. Experimental three-photon quantum nonlocality under strict locality conditions. Nature Photonics (2014). DOI: 10.1038/nphoton.2014.50.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente