Tendencias21
Sorpresa mayúscula en el interior de un lejano asteroide

Sorpresa mayúscula en el interior de un lejano asteroide

Un objeto artificial figura entre las muestras de un asteroide recogidas a 15 millones de kilómetros de la Tierra: sería parte de un instrumento de aluminio utilizado por una nave espacial japonesa para analizar su interior.

Ryugu es un antiguo fragmento de un asteroide más grande que se formó en la nube de gas y polvo que generó nuestro sistema solar. Es rico en carbono, un elemento esencial para la vida, y las primeras muestras de su superficie que han llegado a la Tierra han sorprendido a los astrónomos: hay algo que parece aluminio.

En su más remoto pasado, Ryugu formó parte de una familia de asteroides, a su vez fragmentos de antiguas colisiones entre asteroides. La gran cantidad de cantos rodados en su superficie apoya la tesis de que sufrió una alteración catastrófica del cuerpo principal.

Después de esta catastrófica ruptura, se cree que parte de la superficie fue remodelada nuevamente por la rotación de alta velocidad del asteroide, dándole la forma redonda que muestra en la actualidad.

Orbita a diferentes distancias alrededor del Sol cada 474 días, y en la actualidad se encuentra a unos 15 millones de kilómetros de la Tierra.  Lejos de representar ningún peligro para nosotros, ofrece un interesante campo de investigación para la ciencia. Fue descubierto por los astrónomos en 1999.

Visita inesperada

El 27 de junio de 2018 Ryugu recibió una visita inesperada: una nave espacial robótica japonesa, llamada Hayabusa 2, llegó hasta el asteroide después de casi cuatro años de viaje.

En septiembre de ese mismo año desplegó sobre su superficie dos astromóviles (rovers) y cinco meses más tarde (febrero de 2019) la nave espacial robótica se posó sobre su superficie, donde estuvo operando hasta noviembre de 2019.

En ese tiempo, Hayabusa 2 estuvo muy ocupada: no solo recolectó material de la superficie del asteroide, sino que obtuvo muestras más profundas para conocer mejor cómo es por dentro.

Para conseguirlo, la nave japonesa lanzó una pequeña caja cargada de explosivos que, al detonar, formó un cráter de diez metros de diámetro. (El diámetro del asteroide es de 870 metros).

Incluso fotos

Una vez abierto el cráter, Ryugu penetró en su interior y recolectó escombros que estaban a mayor profundidad y tomó algunas fotos.

Todo el periodo de exploración del asteroide sobre el terreno se prolongó entre julio y noviembre de 2019, cuando con todo el material recogido Hayabusa 2 despegó e inició su regreso a la Tierra, a donde llegó el 5 de diciembre de 2020.

A continuación, dejó caer una cápsula en el interior de Australia desde una altura de 200 kilómetros: contenía las muestras del asteroide obtenidas por Hayabusa 2 en su misión.

Las muestras fueron distribuidas por la Agencia Aeroespacial de Japón (JAXA) a seis equipos de científicos de todo el mundo, para su análisis y mejor comprensión de la naturaleza de este asteroide.

Fue entonces cuando surgió la sorpresa: entre las muestras recogidas por Hayabusa 2 se encontraba un objeto artificial, ajeno a la naturaleza del asteroide.

Los científicos consideran que se trata de restos de aluminio de un instrumento empleado cuando la explosión para abrir el cráter, tal como han explicado en su cuenta de twitter, aunque todavía no lo han confirmado.

La cápsula con las muestras del asteroide Ryugu, cuando cayó sobre la superficie de Australia. Crédito: JAXA.

Buscando el origen de la vida

Lo que están buscando los astrónomos con el análisis de estas muestras es comprender mejor el proceso que originó la vida en la Tierra.

«Lo que estamos intentando es comprender mejor cómo la Tierra evolucionó hasta convertirse en lo que es hoy», dijo Jason P. Dworkin, director del Laboratorio Analítico de Astrobiología de Goddard, en un comunicado de la NASA.

«¿Cómo, a partir de un disco de gas y polvo que se fusionó alrededor de nuestro Sol en formación, llegamos a la vida en la Tierra y posiblemente en otros lugares?»

Dworkin forma parte del equipo internacional que analiza muestras de Ryugu en busca de compuestos orgánicos que sean precursores de la vida en la Tierra.

Los compuestos orgánicos de interés para los astrobiólogos incluyen los aminoácidos, que son moléculas que forman los cientos de miles de proteínas responsables de impulsar algunas de las funciones más esenciales de la vida, como la producción de nuevo ADN.

Al estudiar las diferencias en los tipos y cantidades de aminoácidos conservados en las rocas espaciales, los científicos pueden crear un registro de cómo se formaron estas moléculas.

La misión OSIRIS-REx de la NASA  se aproxima a la superficie del asteroide Bennu, el pasado octubre, una maniobra similar a la de JAXA con Ryugu. Crédito: NASA/Goddard/ University of Arizona.

No es el primero

El polvo recogido de Ryugu es uno de los materiales espaciales mejor conservados que los científicos han logrado hasta ahora. Es la segunda muestra de un asteroide que se ha recolectado en el espacio y devuelto a la Tierra.

Antes de la entrega de Ryugu, JAXA trajo pequeñas muestras del asteroide Itokawa en 2010, como parte de la primera misión de muestreo de asteroides en la historia.

Antes de eso, en 2006, la NASA obtuvo una pequeña muestra del cometa Wild-2 como parte de su misión Stardust.

En 2023, el OSIRIS-REx de la NASA devolverá al menos unos cientos de gramos del asteroide Bennu, que ha estado viajando por el espacio y prácticamente inalterado durante miles de millones de años.

«Nuestro objetivo final es comprender cómo se formaron los compuestos orgánicos en el entorno extraterrestre», dijo Hiroshi Naraoka, profesor de geoquímica en la Universidad de Kyushu en Fukuoka, Japón, y líder del equipo global Hayabusa2 que analiza también la composición orgánica de Ryugu.

«Así que queremos analizar muchos compuestos orgánicos, incluidos los aminoácidos, los compuestos de azufre y los compuestos de nitrógeno, para construir una historia de los tipos de síntesis orgánica que ocurren en los asteroides».

Comparativas

Después de analizar la composición de Ryugu, los científicos podrán compararlo con Bennu, el sitio de una toma de muestras tremendamente exitosa por OSIRIS-REx, que aterrizó brevemente en la superficie del asteroide el 20 de octubre.

«Los dos asteroides tienen formas similares, pero Bennu parece tener mucha más evidencia de agua pasada y de compuestos orgánicos», dijo Dworkin, cuyo laboratorio también recibirá una décima de onza, o varios gramos, de Bennu.

«Será muy interesante ver cómo se comparan, dado que provienen de diferentes cuerpos parentales en el cinturón de asteroides y tienen diferentes historias», concluye Dworkin.

Foto superior: Muestras del asteroide Ryugu traidas por la misión Hayabusa 2, facilitadas por la agencia espacial paponesa JAXA. Crédito: JAXA.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Detectan extraños pulsos de radio procedentes de un magnetar que desconciertan a los científicos 10 abril, 2024
    Los astrónomos han detectado señales de radio inusuales procedentes de XTE J1810-197, un radiomagnetar o estrella de neutrones ultramagnética situada a 8.100 años luz de distancia de la Tierra, en la constelación de Sagitario. Los resultados son inesperados y sin precedentes: a diferencia de las señales de radio que se han detectado en otros magnetares, […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría ser el límite para todas las civilizaciones avanzadas en el Universo 10 abril, 2024
    Un nuevo estudio sugiere que el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) hacia una Superinteligencia Artificial (ASI) podría explicar por qué no hemos detectado aún otras civilizaciones avanzadas en el cosmos, a pesar de la alta probabilidad de su existencia: en vez de supernovas, plagas, guerras nucleares o eventos climáticos extremos que hayan sido un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Higgs ha podido dejar abierta la puerta a la Nueva Física 10 abril, 2024
    La muerte de Peter Higgs, que pasará a la historia como el descubridor del bosón que explica cómo se forma la materia, deja un legado en la historia de la física que todavía puede aportar algo más trascendente: la prueba definitiva de una Nueva Física más allá del Modelo Estándar.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren neuronas "zombis" en el cerebro, que serían claves en el proceso de aprendizaje 9 abril, 2024
    Las neuronas "zombis" son unidades vivas pero funcionalmente alteradas, que parecen "dormidas" en determinadas situaciones: los investigadores han revelado que cumplen un papel fundamental en el cerebelo, concretamente en aspectos relativos a la forma en la cual aprendemos.
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna se invirtió por completo hace más de 4 mil millones de años 9 abril, 2024
    Hace unos 4.220 millones de años, poco después de que la Luna se formara a partir de un trozo de la Tierra que se desprendió durante una colisión violenta a principios de la historia del Sistema Solar, nuestro satélite se dio vuelta y comenzó así una etapa clave de su desarrollo. Así lo ha comprobado […]
    Pablo Javier Piacente
  • Arte rupestre de hace 2.000 años podría representar música psicodélica 9 abril, 2024
    Aunque la música psicodélica moderna no nació hasta la década de 1960, las influencias psicodélicas se pueden encontrar en el arte rupestre de hace miles de años. Grabados precolombinos en piedra, de 2.000 años de antigüedad, reflejan figuras humanas bailando en estado de trance chamánico.
    Redacción T21
  • Descubren antiguas partículas de polvo espacial provenientes de otro sistema estelar 8 abril, 2024
    Los astrónomos han descubierto una rara partícula de polvo atrapada en un antiguo meteorito extraterrestre, que fue formado por una estrella distinta a nuestro Sol. El polvo se habría originado luego de una supernova: las partículas son como "cápsulas del tiempo celestes" y proporcionan una instantánea de la vida de su estrella madre.
    Pablo Javier Piacente
  • Un lejano mundo deja ver una increíble explosión de luz en sus cielos "metálicos" 8 abril, 2024
    Utilizando datos del Telescopio Espacial CHEOPS de la Agencia Espacial Europea (ESA), cuyo centro de operaciones científicas se localiza en la Universidad de Ginebra, en Suiza, un equipo internacional de científicos logró detectar por primera vez un extraño fenómeno lumínico denominado “gloria” en un exoplaneta: el estallido de luz se apreció en WASP-76b, un mundo […]
    Pablo Javier Piacente
  • El ordenador cuántico desembarca en el mundo universitario 8 abril, 2024
    La última computadora cuántica System One de IBM se ha instalado en el Instituto Politécnico Rensselaer (RPI) en Nueva York. Es la primera máquina cuántica de IBM instalada en un campus universitario de Estados Unidos. Una revolución en el mundo académico que impulsa la formación de un ecosistema cuántico global.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los cocodrilos imitan a las ballenas antes de aparearse 7 abril, 2024
    Los cocodrilos cortejan a las hembras lanzando un chorro de agua al aire, tal como hacen las ballenas cuando salen a la superficie. A ellas les encantan también los silbidos y las burbujas que les dedican sus parejas antes de aparearse. Se está elaborando un diccionario de cocodrilos.
    Redacción T21