Tendencias21

Un escudo invisible impide que los electrones asesinos se acerquen a la Tierra

Un equipo dirigido por la Universidad de Colorado Boulder (EE.UU.) ha descubierto una misteriosa barrera invisible a unos 11.600 kilómetros de altura sobre la Tierra que bloquea los llamados «electrones asesinos», que se mueven alrededor del planeta a una velocidad cercana a la luz y que amenazan a los astronautas, dañan a los satélites y degradan los sistemas espaciales durante intensas tormentas solares. Lo que no saben es cómo funciona.

Un escudo invisible impide que los electrones asesinos se acerquen a la Tierra

Un equipo dirigido por la Universidad de Colorado Boulder (EE.UU.) ha descubierto un escudo invisible a unos 11.600 kilómetros de altura sobre la Tierra que bloquea los llamados «electrones asesinos», que se mueven alrededor del planeta a una velocidad cercana a la luz y que se sabe que amenazan a los astronautas, fríen los satélites y degradar los sistemas espaciales durante intensas tormentas solares.

La barrera para el movimiento de estas partículas fue descubierta en los cinturones de radiación de Van Allen, dos anillos en forma de donut situados sobre la Tierra que están llenos de electrones y protones de alta energía, explica Daniel Baker, director del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado, en una nota de prensa. Mantenidos en su lugar por el campo magnético de la Tierra, los cinturones de radiación de Van Allen se hinchan y se contraen periódicamente en respuesta a las perturbaciones de energía provenientes del sol.

Los cinturones fueron detectados por primera vez en 1958 por el profesor James Van Allen y su equipo de la Universidad de Iowa, y fueron el primer descubrimiento importante de la era espacial. Resultaron estar compuestos por un cinturón interior y otro exterior que se extienden hasta 40.000 kilómetros por encima de superficie de la Tierra. En 2013, Baker -que se doctoró bajo la tutela de Van Allen- dirigió un equipo que utilizó las sondas gemelas Van Allen, lanzadas por la NASA en 2012, para descubrir un tercer «anillo de almacenamiento» entre los cinturones que aparece y desaparece con la intensidad del clima espacial.

El ‘escudo’

El último misterio gira en torno a una barrera «extremadamente cortante» en el borde interior del cinturón exterior, a aproximadamente 11.600 kilómetros de altura, que parece bloquear los electrones ultrarrápidos y evitan que penetren hacia la atmósfera terrestre.

«Es casi como si estos electrones chocaran con una pared de cristal en el espacio», explica Baker, autor principal del estudio. «Algo así como los escudos creados por campos de fuerza en Star Trek, que se utilizan para repeler armas alienígenas. Es un fenómeno extremadamente desconcertante». Un artículo sobre el tema ha sido publicado hoy en Nature.

El equipo inicialmente pensó que los electrones altamente cargados, que dan vueltas alrededor de la Tierra a más de 160.000 kilómetros por segundo, caían lentamente hacia abajo a la parte superior de la atmósfera y eran aniquilados gradualmente por la interacción con las moléculas de aire. Pero la barrera impenetrable vista por las sondas Van Allen impide que los electrones lleguen tan lejos, señala Baker.

Escenarios posibles

El grupo analizó una serie de escenarios que podrían crear y mantener una barrera como esa. Se preguntaron si podría tener que ver con las líneas del campo magnético de la Tierra, que atrapan y controlan protones y electrones, haciendo que den brincos entre los polos de la Tierra como cuentas de un collar.

También analizaron si las señales de radio de los transmisores humanos de la Tierra podrían estar dispersando los electrones cargados en la barrera, impidiendo su movimiento hacia abajo. Ninguna de estas explicaciones tenía lógica científica, afirma Baker.

«La naturaleza aborrece los gradientes fuertes y generalmente encuentra la manera de suavizarlos, por lo que sería de esperar que algunos de los electrones relativistas se movieran hacia adentro y otros hacia afuera», explica el científico. «No es obvio cómo los procesos lentos y graduales que deberían participar en el movimiento de estas partículas pueden conspirar para crear un límite persistente tan marcado, en este lugar en el espacio.»

Otro escenario es que la gigantesca nube de gas frío y cargado eléctricamente llamada plasmasfera, que comienza a unos 1.000 kilómetros sobre la Tierra y se extiende miles de kilómetros en el cinturón de Van Allen exterior, esté dispersando a los electrones en la barrera con ondas electromagnéticas de baja frecuencia que crean un «bufido» plasmaférico, que suena como ruido blanco en un altavoz.

Aunque Baker dice que este bufido plasmasférico puede desempeñar un papel en la desconcertante barrera, cree que hay más historia. «Creo que la clave aquí es mantener una observación de la región con exquisito detalle, cosa que podemos hacer con los poderosos instrumentos de las sondas Van Allen. Si el sol lanza una eyección de masa coronal realmente potente, puede afectar a la magnetosfera de la Tierra, y sospecho que romperá el escudo durante cierto periodo de tiempo «, adelanta Baker.

Referencia bibliográfica:

D. N. Baker, A. N. Jaynes, V. C. Hoxie, R. M. Thorne, J. C. Foster, X. Li, J. F. Fennell, J. R. Wygant, S. G. Kanekal, P. J. Erickson, W. Kurth, W. Li, Q. Ma, Q. Schiller, L. Blum, D. M. Malaspina, A. Gerrard, L. J. Lanzerotti: An impenetrable barrier to ultrarelativistic electrons in the Van Allen radiation belts. Nature (2014). DOI: 10.1038/nature13956.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente