Tendencias21
Un fósil de 1,4 millones de años pone fecha a la destreza de la mano humana

Un fósil de 1,4 millones de años pone fecha a la destreza de la mano humana

La mano de nuestra especie tiene una anatomía distintiva que nos permite fabricar y usar herramientas, una destreza que otros primates -los no humanos- no poseen. El hallazgo de un hueso metacarpiano de 1,4 millones de años de antigüedad apunta a que esa capacidad apareció en los humanos 600.000 años antes de lo que hasta ahora se había establecido.

Un fósil de 1,4 millones de años pone fecha a la destreza de la mano humana

La mano de nuestra especie tiene una anatomía distintiva que nos permite fabricar y usar herramientas.

Las manos de los simios y otros primates no humanos no tienen sus características anatómicas, pero se desconoce el momento en que éstas aparecieron por primera vez en la evolución humana.

Ahora, una investigadora de la Universidad de Missouri (EEUU), junto a un equipo internacional de colaboradores, ha encontrado un hueso de una mano de un ancestro humano que vagaba por el este de África hace aproximadamente 1,4 millones de años.

Los científicos sospechan que este hueso pertenecía en concreto a un ejemplar de Homo erectus, un homínido extinto que vivió hace entre 1,8 millones de años y 300.000 años.

Evidencia más antigua

El descubrimiento constituye la evidencia más antigua de una mano similar a la humana, e indica que las características anatómicas propias de nuestras manos habrían existido más de 600.000 años antes de lo previamente establecido, según la BBC.

«Este hueso es el tercer metacarpiano de la mano, que la conecta con el dedo corazón. Fue descubierto en Kaitio, Kenia «, explica Carol Ward, autora del hallazgo y profesora ciencias anatómicas de la Universidad de Missouri en un comunicado de dicho centro. El descubrimiento fue realizado por un equipo del proyecto West Turkana Paleo.

«Lo que diferencia a este hueso es la presencia de un proceso estiloide –o proyección del hueso- en el extremo que se conecta con la muñeca. Hasta ahora, este proceso estiloide sólo se había encontrado en nuestra especie, los neandertales y otros homínidos primitivos”, sigue explicando Ward.

El proceso estiloide ayuda a que el hueso de la mano bloquee los huesos de la muñeca, permitiendo que mayores cantidades de presión sean aplicadas por la muñeca y la mano a partir de los dedos de agarre.
Ward y sus colaboradores señalan que la ausencia de apófisis estiloide supuso un desafío para los simios y los humanos primitivos, cuando éstos intentaron fabricar y usar herramientas. Esta falta de un proceso estiloide puede haber aumentado sus probabilidades de padecer artritis, afirma Ward.

La evolución de la mano, más clara

El hueso fue encontrado cerca de los sitios donde también han aparecido las primeras herramientas achelenses, que son antiguas herramientas de piedra entre las que se incluyen hachas de mano de más de 1,6 millones de años.

La capacidad para fabricar este tipo de herramientas precisas indica que esos primeros humanos, casi con toda seguridad, usaron sus manos para muchas otras tareas complejas, añade Ward.

«La apófisis estiloide refleja una mayor destreza que permitía a las especies humanas primitivas aplicar la fuerza de sus manos en la manipulación precisa de objetos. Esto era algo que sus predecesores no pudieron hacer, por la falta de esta apófisis estiloide y de su anatomía asociada «.

«Con el presente descubrimiento, se cierra una brecha en la historia de la evolución de la mano humana. Podría no reflejar la primera aparición de la mano del hombre moderno, pero creemos que la muestra es de una antigüedad próxima al origen (de la anatomía de nuestra mano), ya que no hemos encontrado esta anatomía en otros fósiles humanos de más de 1,8 millones de años. Nuestras diestras manos especializadas han estado con nosotros durante la mayor parte de la historia evolutiva de nuestro género Homo. Y han sido durante casi 1,5 millones años fundamentales para nuestra supervivencia «.

Referencia bibliográfica:

Carol V. Ward, Matthew W. Tocheri, J. Michael Plavcan, Francis H. Brown, and Fredrick Kyalo Manthi. Early Pleistocene third metacarpal from Kenya and the evolution of modern human-like hand morphology. PNAS (2013). DOI: 10.1073/pnas.1316014110.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descifrado el "código secreto" que regula la memoria 18 abril, 2022
    El cerebro extrae solo la información sensorial más relevante del entorno y luego resume esa información en un código relativamente simple. Así forma los recuerdos transitorios, conocidos como memoria de trabajo.
    Pablo Javier Piacente
  • La vida surgió en la Tierra en un abrir y cerrar de ojos 18 abril, 2022
    Nuevos hallazgos sugieren que una variedad de vida microbiana pudo haber existido en la Tierra primordial, potencialmente tan solo 300 millones de años después de la formación del planeta. El descubrimiento indicaría que el surgimiento de la vida en el cosmos podría ser algo relativamente habitual.
    Pablo Javier Piacente
  • No hacer nada nos ha hecho más inteligentes 18 abril, 2022
    Los monos y las personas no piensan lo mismo cuando no hacen nada: la red neuronal que nos permite soñar despiertos no existe en primates no humanoides, como titíes o macacos, lo que puede explicar la evolución humana hacia el pensamiento abstracto.
    CNRS/T21
  • Nuevo paso hacia la creación en laboratorio de esperma humano 18 abril, 2022
    Investigadores japoneses han replicado en ratas un proceso genético probado exitosamente en ratones hace 10 años, que permite obtener descendencia a partir de células germinales cultivadas in vitro. Un paso más para los intentos de crear esperma humano en laboratorio.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren 10 nuevas fusiones de agujeros negros escondidas en los datos de LIGO y Virgo 17 abril, 2022
    Los astrónomos han descubierto 10 nuevas fusiones de agujeros negros que estaban escondidas en los datos de los detectores de ondas gravitatorias LIGO y Virgo. Son 10 más de las 44 detectadas en 2019: indican escenarios astrofísicos exóticos.
    Princeton Ubiversity/T21
  • Revelan el calendario sagrado maya más antiguo 15 abril, 2022
    En Guatemala, un nuevo estudio ha reportado la evidencia más temprana hasta el momento de un calendario sagrado maya. Los investigadores descubrieron fragmentos de un calendario mezclados con restos de una pared: los elementos fueron fechados entre los años 300 y 200 antes de Cristo, convirtiéndose así en las muestras más antiguas conocidas hasta hoy […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Hubble descubre el posible eslabón perdido del origen del Universo 15 abril, 2022
    Un agujero negro “bebé” podría ser el enlace oculto entre algunas de las galaxias más antiguas y el nacimiento de agujeros negros supermasivos. El objeto se habría formado tan solo 750 millones de años después del Big Bang.
    Pablo Javier Piacente
  • En Marte, los astronautas podrán producir combustible con una ducha matinal 14 abril, 2022
    Un proyecto desarrollado por la ESA y una organización española permitirá generar energía para las misiones espaciales tripuladas a Marte a partir de las aguas grises de los astronautas, que se transformarán en combustible mediante un sistema que aprovecha la energía solar. El mecanismo podría impulsar otras misiones hacia el espacio profundo.
    Pablo Javier Piacente
  • El plasma de una "mancha solar muerta" llega hoy a la Tierra 14 abril, 2022
    El "cadáver" de una mancha solar explotó el lunes 11 de abril, provocando una eyección masiva de material solar que se dirige a la Tierra. La llamarada llegará hoy jueves: podría producir una tormenta geomagnética menor y auroras más intensas, con leves impactos en las operaciones de los satélites y fluctuaciones débiles en la red […]
    Pablo Javier Piacente
  • El mayor terremoto del mundo ocurrió en Chile hace 3.800 años 13 abril, 2022
    El mayor terremoto jamás registrado, de alrededor de 9,5 grados en la escala sismológica de Richter, azotó el norte de Chile hace 3.800 años y devastó las poblaciones costeras: los seres humanos tardaron 1.000 años aproximadamente en regresar a esa zona de la costa chilena. El megatsunami resultante golpeó países tan lejanos como Nueva Zelanda, […]
    Pablo Javier Piacente