Tendencias21

Un meteorito tardaría sólo cientos de miles de años en llegar a la Tierra

Un nuevo estudio sobre los fósiles de meteoritos enterrados en Suecia sugiere que la destrucción violenta de un asteroide en el cinturón situado entre Marte y Júpiter podría crear una lluvia permanente de meteoritos y provocar que uno de ellos colisionara con la Tierra en un plazo mucho más corto de tiempo del que se pensaba hasta ahora: cientos de miles de años, en vez de millones de años. La estimación de millones de años era meramente teórica, por lo que la nueva investigación constituye la primera confirmación física de los tiempos extremadamente cortos que pueden invertir los meteoritos procedentes de colisiones en el cinturón de asteroides para llegar a la Tierra. Por Eduardo Martínez.

Un meteorito tardaría sólo cientos de miles de años en llegar a la Tierra

Si ocurriera ahora una gran colisión en el cinturón de asteroides, la lluvia de meteoritos que se abalanzaría sobre la Tierra no tardaría millones de años en alcanzar nuestro planeta, sino tan sólo unos cientos de miles de años, según han podido determinar científicos suizos analizando los gases de los fósiles de meteoritos que dejó en Suecia la colisión de asteroides que tuvo lugar hace 480 millones de años.

El cinturón de asteroides es una zona del sistema solar situada entre Marte y Júpiter que forma una especie de anillo alrededor del Sol. Alberga gran cantidad asteroides, entre los que se han identificado más de 40.000 con un diámetro superior a los 800 metros.

Las colisiones en el interior del cinturón de asteroides son frecuentes, dando lugar al esparcimiento de numerosos fragmentos. Estos fragmentos se convierten en meteoritos cuando atraviesan la atmósfera terrestre y se estrellan contra el mar o la superficie rocosa de nuestro planeta.

Simulaciones informáticas predicen que la mayor parte de estos fragmentos del cinturón de asteroides resultantes de las colisiones terminan estrellándose contra el Sol.

Colisiones frecuentes

Otros fragmentos previsiblemente terminan colisionando con la Tierra. De hecho, pequeños meteoritos chocan con nuestro planeta varias veces al año, sin mayores consecuencias debido a sus dimensiones reducidas.

Aproximadamente el 20 por ciento de los meteoritos que caen sobre la Tierra son restos de un asteroide muy grande que se desintegró hace 480 millones de años, durante la que parece haber sido la colisión más grande que haya ocurrido en la historia del sistema solar.

A esta conclusión se llegó analizando meteoritos fósiles y piedra caliza antigua desenterrados en el sur de Suecia. Con estos elementos, varios geólogos descubrieron que una gran colisión producida en el cinturón de asteroides hace 480 millones de años provocó una intensa lluvia de meteoritos sobre la superficie terrestre.

La nueva investigación también se centró en los meteoritos fósiles y piedra caliza enterrados al sur de Suecia, aunque utilizando un nuevo instrumento, el espectómetro Tom Dooley, capaz de medir pequeñas cantidades de gases.

Análisis de gases

Gracias a este nuevo instrumento, los científicos analizaron los gases producidos por la exposición a los rayos cósmicos sufrida por los meteoritos. Este análisis reveló que algunos de los meteoritos tardaron mucho menos de lo que se pensaba en llegar a la Tierra: estuvieron expuestos a los rayos cósmicos cientos de miles de años, en vez de millones de años.

La estimación de millones de años era meramente teórica, por lo que la investigación suiza constituye la primera confirmación física de los tiempos extremadamente cortos que pueden invertir los meteoritos procedentes de colisiones en el cinturón de asteroides para llegar a la Tierra.

Las lluvias intensas de meteoritos que caen sobre la Tierra, como la que ocurrió después de la colisión que tuvo lugar en el cinturón de asteroides hace 480 millones de años, han sido poco frecuentes en los últimos mil millones de años de la historia de nuestro sistema solar.

La poderosa gravitación de Júpiter impide que los fragmentos ocasionados por las colisiones de asteroides se desvíen hacia la Tierra, a no ser que el fenómeno conocido como resonancia orbital les lleve a cambiar de trayectoria y tomar el rumbo de nuestro planeta.

Resonancia orbital

La resonancia orbital ocurre cuando dos cuerpos que giran en torno a un mismo astro central ejercen una influencia gravitacional sobre el otro. Este fenómeno desempeña un papel dominante en la eventualidad evocada por los científicos suizos: una nueva colisión de asteroides capaz de provocar el envío de un gran meteorito hacia la Tierra, a donde llegaría en unos pocos cientos de miles de años.

La investigación ha sido desarrollada por el Noble Gas Laboratory del Instituto Federal de Tecnología (ETH) de Zurich, que explica en un comunicado este descubrimiento. Los investigadores publican en la revista Nature los resultados de su trabajo, al que la National Geographic dedica a su vez un interesante artículo.

Temas relacionados:

Una nueva investigación eleva a 1.000 años la probabilidad de choque con un gran asteroide

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente