Tendencias21

Un sistema permite controlar los genes con la mente

Investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza) han desarrollado un sistema que permite controlar la producción de proteínas por parte de los genes mediante el pensamiento. Para ello la persona puede estar en modo de meditación, de concentración, o de bio-retroalimentación, es decir, observando el sistema y decidiendo cómo manejarlo.

Un sistema permite controlar los genes con la mente

Recuerda a la escena de El imperio contraataca en la que el maestro Yoda instruye al joven Luke Skywalker en usar la fuerza para sacar su nave X-Wing de la ciénaga: Marc Folcher y otros investigadores del grupo liderado por Martin Fussenegger, profesor de Biotecnología y Bioingeniería del Departamento de Biosistemas en Basilea, de la Universidad Politécnica Federal de Zúrich (Suiza), han desarrollado un método que permite controlar con ondas cerebrales específicas la conversión de genes en proteínas, llamada expresión génica en términos técnicos.

"Por primera vez, hemos sido capaces de aprovechar las ondas cerebrales humanas, transferirlas de forma inalámbrica a una red de genes y regular la expresión de un gen en función del tipo de pensamiento. Ser capaz de controlar la expresión génica a través del poder del pensamiento es un sueño que hemos estado persiguiendo durante más de una década", explica Fussenegger en la nota de prensa de la Escuela.

Una fuente de inspiración para el nuevo sistema de regulación de genes controlados por el pensamiento es el juego Mindflex, en el que el jugador lleva un auricular especial con un sensor en la frente que, aparentemente, registra las ondas cerebrales. El electroencefalograma (EEG) registrado se transfiere entonces al entorno de juego. El EEG controla un ventilador que permite que una pequeña bola sea guiada por el pensamiento a través de una carrera de obstáculos.

Transmisión inalámbrica

El sistema, que los bioingenieros suizos publicaron recientemente en la revista Nature Communications, también hace uso de un auricular EEG. Las ondas cerebrales grabadas se analizan y se transmiten de forma inalámbrica a través de Bluetooth a un controlador, que a su vez controla un generador de campo que genera un campo electromagnético; éste da suministro a un implante (colocado en un ratón, por ejemplo) con una corriente de inducción.

A continuación, se hace la luz en el implante: una lámpara LED integrada que emite luz en el rango del infrarrojo cercano se enciende y se ilumina una cámara de cultivo, conectada al implante, que contiene células modificadas genéticamente. Cuando la luz del infrarrojo cercano ilumina las células, éstas comienzan a producir la proteína deseada.

El implante fue probado inicialmente con cultivos de células y ratones, y controlado por los pensamientos de varios participantes de prueba. Para los experimentos, los investigadores utilizaron SEAP, una proteína de tipo humano fácil de detectar que se difunde desde la cámara de cultivo hacia el torrente sanguíneo del ratón.

Regular la cantidad

Para regular la cantidad de proteína liberada, los participantes fueron clasificados según tres estados de la mente: la bio-retroalimentación, la meditación y la concentración.

Los participantes que jugaron al Buscaminas, es decir, que fueron inducidos a concentrarse, provocaron valores intermedios de SEAP en el torrente sanguíneo de los ratones. Cuando se relajaban por completo (meditación), los investigadores registraron valores muy altos de SEAP en los animales de prueba.

Para conseguir la bio-retroalimentación, los participantes observaron la luz LED del implante en el cuerpo del ratón y fueron capaces de cambiar conscientemente encenderla o apagarla a través de la retroalimentación visual. Esto a su vez se reflejó en las cantidades variables de SEAP en el torrente sanguíneo de los ratones. "Controlar los genes de esta manera es algo completamente nuevo y único en su sencillez", recalca Fussenegger.

El módulo optogenético sensible a la luz que reacciona a la luz del infrarrojo cercano es un avance especialmente destacado. La luz brilla en una proteína modificada sensible a la luz, dentro de las células con genes modificados, y desencadena una cascada de señal artificial, que da como resultado la producción de SEAP.

Se utilizó luz del infrarrojo cercano, ya que generalmente no es perjudicial para las células humanas, puede penetrar profundamente en el tejido y permite que el funcionamiento del implante sea rastreado visualmente.

El sistema funciona de manera eficiente y efectiva en el cultivo celular humano y en el sistema humano-ratón. Fussenegger espera que un implante controlado con el pensamiento pueda ayudar un día a combatir enfermedades neurológicas, mediante la detección de ondas cerebrales específicas que provoquen la creación de agentes específicos en el implante.

Referencia bibliográfica:

Marc Folcher, Sabine Oesterle, Katharina Zwicky, Thushara Thekkottil, Julie Heymoz, Muriel Hohmann, Matthias Christen, Marie Daoud El-Baba, Peter Buchmann, Martin Fussenegger: Mind-controlled transgene expression by a wireless-powered optogenetic designer cell implant. Nature Communications (2014). DOI: 10.1038/ncomms6392

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La seda de las arañas podría ser la llave para curar el cáncer 18 marzo, 2022
    La mayoría de los tipos de cáncer se desarrollan a partir de la carencia de la proteína P53, que cumple una función crucial porque evita que las células con daño en el ADN se conviertan en células cancerosas. Una proteína similar podría extraerse de la seda producida por las arañas e incorporarse a las células […]
    Pablo Javier Piacente
  • La guerra de Ucrania congela la exploración ruso-europea de Marte y la Luna 18 marzo, 2022
    El anuncio de la suspensión de ExoMars y de las actividades de cooperación entre la ESA y Roscosmos es solamente la punta del iceberg de las profundas consecuencias negativas que puede traer esta decisión para la exploración espacial: los esfuerzos de décadas de investigación podrían tirarse por la borda si la guerra en Ucrania sigue […]
    Pablo Javier Piacente
  • La base científica de Rusia, amenazada por las sanciones 18 marzo, 2022
    La base científica de Rusia se está resintiendo por efecto de las sanciones occidentales, que privan al país de reactivos químicos, componentes ópticos y ordenadores nuevos, al mismo tiempo que los mayores proveedores de instrumentos de precisión han interrumpido los suministros.
    Redacción T21
  • Rusia estaría utilizando en Ucrania robots asesinos que se guían por IA 18 marzo, 2022
    Rusia estaría utilizando en Ucrania drones asistidos por Inteligencia Artificial que son completamente autónomos para atacar objetivos a partir de fotos facilitadas por operarios militares, según denuncia el Boletín de Científicos Atómicos.
    Redacción T21
  • La psicopatía no es un trastorno mental, sino una ventaja adaptativa 17 marzo, 2022
    Investigadores canadienses han revelado que la psicopatía carece de ciertas características para ser considerada un trastorno mental, por lo que debería considerarse más como una función genética concreta desarrollada mediante mecanismos evolutivos.
    Pablo Javier Piacente
  • Una nueva misión espacial penetrará en los oscuros túneles de la Luna 17 marzo, 2022
    La Luna está repleta de pozos que, según los científicos, podrían conducir a enormes túneles: se cree que incluso podrían servir como habitáculos naturales en futuras colonias humanas. La ESA ha diseñado un vehículo explorador especializado para moverse en esos túneles.
    Pablo Javier Piacente
  • Un experimento con antimateria desafía a la ciencia 17 marzo, 2022
    Un experimento desarrollado en el CERN ha descubierto que la antimateria muestra en determinadas condiciones un comportamiento diferente al de los átomos de materia, lo que señala el camino para encontrar nuevas leyes físicas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Más misterios en las profundidades de la Tierra 17 marzo, 2022
    Las dos colosales estructuras masivas que bordean el núcleo externo de la Tierra originan la Anomalía del Atlántico Sur y el intenso vulcanismo africano, pero para sorpresa de los geólogos, su composición y estructura son diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La comunicación humana comenzó mediante gestos y no con gruñidos 16 marzo, 2022
    La simpleza y efectividad de los gestos como estrategia de comunicación formaría parte de nuestra herencia genética y social más profunda: los primeros seres humanos los eligieron para comunicarse, antes de disponer del habla y el lenguaje. De esta forma, queda atrás la idea de que nuestros ancestros se comunicaban en principio con gruñidos.
    Pablo Javier Piacente
  • Los colores de los microbios ayudarán a descubrir vida en exoplanetas 16 marzo, 2022
    Los microbios que viven en zonas subárticas han permitido a los científicos crear el primer catálogo de colores de firmas biológicas, que podrá aplicarse en la superficie de planetas helados y sus lunas para descubrir la existencia de vida más allá del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente