Tendencias21
Una violenta explosión de radiación cósmica sacudió a la Tierra en el siglo VIII

Una violenta explosión de radiación cósmica sacudió a la Tierra en el siglo VIII

En 2012, un científico anunció que los anillos de los árboles contenían indicios, en forma de isótopos, de que en el siglo VIII la Tierra había sido sacudida por un estallido de alta radiación. Ahora, astrónomos de la Universidad de Jena, en Alemania, afirman que lo que sucedió fue que dos restos estelares compactos (dos agujeros negros, dos estrellas de neutrones o dos enanas blancas) colisionaron y se fusionaron entonces, a una distancia de entre 3.000 y 12.000 años luz del sistema solar. Si hoy día la Tierra se viese expuesta a una explosión de este tipo, todos los sistemas electrónicos de los que depende nuestra sociedad quedarían destruidos, señalan los científicos.

Una violenta explosión de radiación cósmica sacudió a la Tierra en el siglo VIII

Una fuente intensa y breve de rayos gamma (BRG) pudo ser la causa de una explosión intensa de radiación de alta energía que sacudió a la Tierra en la Edad Media, concretamente en el siglo VIII, sugieren los resultados de un estudio llevado a cabo por los astrónomos Valeri Hambaryan y Neuhӓuser Ralph, del Instituto de Astrofísica de la Universidad de Jena, en Alemania. Los resultados han aparecido publicados en la revista Monthly Notices, de la Royal Astronomical Society.

En 2012, el científico Fusa Miyake anunció la detección de altos niveles de los isótopos carbono-14 y berilio-10 en los anillos de árboles formados alrededor del año 775 d.C., un hallazgo que sugiere que un estallido de alta radiación golpeó la Tierra por esas fechas.

El carbono-14 y el berilio-10 se forman cuando la radiación del espacio colisiona con átomos de nitrógeno, y en consecuencia se descomponen en formas más pesadas de carbono y berilio. La investigación anterior descartó que hubiera habido una explosión cercana de una estrella masiva (o supernova), porque en aquel momento no se observó ningún indicio de ello.

Entonces, Miyake consideró que la explosión llegada hasta la Tierra pudo ser fruto de alguna llamarada solar, pero lo cierto es que estas llamaradas no son lo suficientemente potentes como para provocar el exceso observado en el carbono-14. Además, aunque las grandes llamaradas pueden ir acompañadas por eyecciones de la corona solar, no existen registros históricos de llamaradas de este tipo en aquel momento.

Colisión de restos estelares

A raíz del anuncio realizado por Miyake, algunos científicos han señalado una entrada de datos de un texto antiguo, la Crónica Anglosajona, en la que se describe un «crucifijo rojo” visto en el cielo después de una puesta de sol, y han sugerido que esta entrada podría referirse a la visión de una supernova.

Sin embargo, los datos registrados en la Crónica se refieren al año 776, fecha demasiado tardía como para dar cuenta de los datos registrados sobre el carbono-14, y además no explican por qué no se detectó ningún remanente material de estallido de estrella masiva.

Ahora, Hambaryan y Neuhӓuser tienen otra explicación para el fenómeno, acorde tanto con las mediciones del carbono-14 como con la ausencia de registros. Los científicos sugieren que lo que sucedió fue que dos restos estelares compactos, es decir, dos agujeros negros, dos estrellas de neutrones o dos enanas blancas, colisionaron y se fusionaron, publica la Royal Astronomical Society en un comunicado.

Cuando esto sucede, se libera cierta cantidad de energía en forma de rayos gamma, que es un tipo de radiación electromagnética, y por tanto constituida por fotones, que se genera en fenómenos astrofísicos de gran violencia, como la fusión de los cuerpos celestes mencionados.

En estas fusiones, la explosión de rayos gamma es intensa pero breve: por lo general dura menos de dos segundos. Estos eventos pueden verse muchas veces al año en otras galaxias, pero, en contraste con explosiones de larga duración, no generan ninguna luz visible correspondiente.

Si esta fuera la explicación para la explosión de radiación del siglo VIII, entonces las estrellas que se fusionaron no podían encontrarse estar a menos de unos 3.000 años luz, porque de haber estado más cerca, el fenómeno habría provocado la extinción de parte de la vida terrestre.

¿Qué sucedería ahora?

Basándose en las mediciones del carbono 14, Hambaryan y Neuhӓuser creen que el estallido de rayos gamma tuvo lugar, por tanto, en un sistema situado a entre 3.000 y 12.000 años luz del sol. Si tuvieran razón, se explicaría por qué no existen restos de una supernova o de una llamarada solar en la Tierra, correspondientes a esas fechas.

Otro estudio sugiere que un poco de luz visible, emitida durante breves estallidos de rayos gamma, sí podría verse en caso de que se dé un evento a una distancia relativamente cercana. La visibilidad duraría unos días, pero resultaría útil que los historiadores revisaran los textos contemporáneos al respecto.

Por otra parte, los astrónomos también sugieren que podría buscarse el objeto resultante de la fusión, un agujero negro o una estrella de neutrones de 1.200 años de antigüedad, situado a entre 3.000 y 12.000 años luz del sol, pero sin el gas y el polvo característicos de un remanente o resto de supernova.

Según Neuhӓuser:. «Si el estallido de rayos gamma hubiese sido mucho más cerca de la Tierra, podría haber causado un daño significativo a la biosfera. Pero, incluso a miles de años luz de distancia, hoy día, un evento similar podría causar estragos en los sistemas electrónicos sensibles de los que han llegado a depender nuestras sociedades avanzadas. Ahora, el desafío es establecer con qué frecuencia aparecen esos picos de carbono-14, es decir la frecuencia con la que ráfagas de radiación similares podrían sacudir la Tierra. Durante los últimos 3.000 años, la edad máxima de los árboles todavía vivos, parece que solo se ha producido uno de estos fenómenos».

Referencia bibliográfica:

V. V. Hambaryan, R. Neuhaeuser. A Galactic short gamma-ray burst as cause for the 14C peak in AD 774/5. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (2013).

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21