Tendencias21
Algunas experiencias religiosas afectan al hipocampo

Algunas experiencias religiosas afectan al hipocampo

Científicos de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, han constatado, a partir de un estudio de ocho años de duración en el que participaron 268 personas, que los individuos que pertenecen a minorías religiosas, los individuos no religiosos o aquéllos que han sufrido una experiencia religiosa que les ha cambiado la vida presentan una mayor atrofia del hipocampo que los individuos protestantes. Dado que el estudio se hizo en un entorno de mayoría protestante, los investigadores señalan que este aumento constatado del deterioro del hipocampo tendría su causa en el estrés que se deriva de la no pertenencia a una corriente religiosa mayoritaria o del hecho de abandonar grupos religiosos a los que antes se pertenecía. Por Yaiza Martínez.

Algunas experiencias religiosas afectan al hipocampo

La religión esta considerada una parte importante de la vida de muchos norteamericanos. En porcentajes, el 92% de los estadounidenses afirma que cree en Dios o en un espíritu universal, el 83% de ellos pertenece a un grupo religioso, y el 59% afirma que reza al menos una vez al día.

Dado este alto grado de religiosidad, en Estados Unidos ha ido aumentando en los últimos tiempos el número de estudios sobre los procesos neurológicos relacionados con las creencias y las prácticas espirituales.

Una de las investigaciones más recientes a este respecto ha sido llevada a cabo por científicos de la Universidad de Duke. Sus resultados han aparecido publicados en la revista PlosOne.

Características del estudio

Dirigida por la psicólogo del Center for Spirituality, Theology and Health de Duke, Amy D. Owen, en la investigación fueron analizadas, en concreto, la relación entre una amplia gama de factores religiosos y el volumen de una región del cerebro conocida como hipocampo.

El hipocampo es una de las principales estructuras del cerebro humano y tiene un papel clave en la memoria en general, en la memoria espacial y en la orientación. Además, estudios anteriores habían demostrado que esta área del cerebro está también implicada en las experiencias y prácticas religiosas, explican los científicos en PlosOne.

En su investigación, Owen y sus colaboradores utilizaron la técnica IRM, de imagen por resonancia magnética, para analizar los cerebros de 268 personas mayores de 58 años. Esta técnica, que no es invasiva, utiliza el fenómeno de la resonancia magnética para obtener información sobre la estructura y composición del cerebro. La información obtenida es procesada por ordenadores, y transformada en imágenes del interior cerebral.

Algunas experiencias religiosas afectan al hipocampo

Al mismo tiempo, los científicos evaluaron anualmente ciertas características religiosas de los participantes, como las experiencias religiosas que habían supuesto un cambio en sus vidas, sus prácticas religiosas y su pertenencia a grupos religiosos.

Todos estos datos fueron recopilados a lo largo de un periodo de ocho años, en los que los participantes fueron sometidos a escáneres de IRM cada dos años.

Los investigadores señalan que, a lo largo del periodo de duración del estudio, pudo constatarse una atrofia en el hipocampo significativamente mayor en aquellos participantes que informaron que habían vivido una experiencia religiosa que les cambió la vida, que en los participantes protestantes.

Asimismo, también se constató la existencia de una atrofia del hipocampo significativamente mayor entre los protestantes renacidos (término utilizado en determinadas confesiones religiosas protestantes de Estados Unidos y relacionado con los conceptos de salvación, conversión y nacimiento espiritual) y los católicos, así como en los participantes sin afiliación religiosa alguna, igualmente en comparación con los participantes protestantes.

Cuestión de estrés

¿Cuál sería la causa de estas diferencias? Los investigadores especulan que podría ser la acumulación de estrés que se deriva, por un lado, de la pertenencia a ciertas minorías sociales (católicos que viven en una sociedad con mayoría protestante, como es el caso de Estados Unidos, o no-religiosos que viven en un entorno altamente religioso).

Los científicos señalaron, además, como fuente de estrés las experiencias religiosas que suponen un cambio vital. Este tipo de experiencias producen dudas acerca de convicciones previamente no cuestionadas, por lo que pueden inducir a situaciones de estrés, incluso si son consideradas como positivas finalmente, desde el punto de vista subjetivo.

Asimismo, estas experiencias pueden propiciar un cambio de grupo religioso, con la consecuente ruptura de redes sociales preestablecidas, lo que también suele constituir una importante fuente de estrés, explican Owen y sus colaboradores.

Por otro lado, los investigadores señalan que no pudo establecerse relación alguna entre el volumen del hipocampo y la participación de las personas analizadas en actividades religiosas públicas o privadas.

La meditación aumenta el volumen del hipocampo

Los científicos explican que el cerebro humano se encoge de manera natural a medida que envejecemos, y que el hipocampo en particular se va atrofiando con la edad, y a un ritmo incrementado en las últimas etapas de la vida.

Esta disminución cerebral había sido relacionada anteriormente con la depresión, con la demencia o con el Alzheimer. Por otra parte, una investigación previa, basada en el análisis de personas epilépticas, había sugerido una posible relación entre el volumen reducido del hipocampo y la religiosidad extrema.

Teniendo en cuenta todos estos antecedentes, los investigadores de la Universidad de Duke decidieron llevar a cabo un estudio en profundidad acerca de la relación entre las creencias religiosas y los procesos de deterioro cerebral vinculados a la edad.

Los resultados obtenidos, que no pudieron ser explicados por factores psicosociales o psiquiátricos de base (apoyo social o propensión a la depresión, entre otros) ni por factores demográficos o de volumen cerebral general, abren nuevas e interesantes cuestiones sobre el papel que el estrés acumulativo juega en el declive de la mente humana.

Los investigadores señalan que, un estudio realizado en 2009 constató que las personas que utilizan con regularidad una técnica de reducción de estrés conocida como meditación, tienden a tener un volumen mayor en el hipocampo. La meditación es una práctica habitual de la religión budista, y consiste en mantener un estado de atención concentrada sobre un objeto externo, el pensamiento, la propia consciencia, o el propio estado de concentración.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los relámpagos volcánicos habrían encendido la llama de la vida en la Tierra primitiva 12 febrero, 2024
    Cuando la Tierra era joven y salvaje, los procesos en nuestro planeta transformaron una mezcla de ingredientes en lo necesario para impulsar la vida. Para esto es crucial el nitrógeno, un nutriente esencial para formar proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos. Los científicos han descubierto evidencias geológicas que indican que las descargas de rayos asociadas con […]
    Pablo Javier Piacente
  • La genética tiene mucho que decir sobre el asesinato de una madre adoptiva 12 febrero, 2024
    Según la genética, el comportamiento de los hijos adoptados está mayoritariamente influido por los padres biológicos, mientras que el parecido entre padres e hijos en una familia adoptiva es muy pequeño. Además, un hijo adoptado no tiene vínculos genéticos con su madre adoptiva y puede heredar ciertas maneras de pensar de sus padres biológicos, especialmente […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • Europa logra un récord mundial de fusión nuclear 12 febrero, 2024
    En un importante logro científico, investigadores de la instalación Joint European Torus (JET) han establecido un récord energético mundial de 69 megajulios liberados en energía de fusión sostenida y controlada. Otro impulso para el futuro reactor europeo a gran escala ITER.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente