Tendencias21

Aumentan las posibilidades de viajar a través del tiempo

En teoría, es posible construir agujeros de gusano con energía negativa capaces de permitir a los seres humanos cruzar la galaxia instantáneamente e incluso viajar a través del tiempo.

Los físicos han descubierto una forma de enviar a alguien a través de un agujero de gusano, lo que en teoría permitiría a seres humanos cruzar la galaxia instantáneamente e incluso viajar a través del tiempo.

Un agujero de gusano, del que los físicos vienen especulando desde 1916, consiste en una supuesta característica del espacio-tiempo, según la cual existiría una especie de pasadizo secreto para recorrer en un instante enormes distancias espaciales e incluso viajar a través del tiempo.

Su existencia se presupone como parte de las ecuaciones descritas en la Relatividad General, pero hasta la fecha no se ha logrado ninguna evidencia experimental de su existencia.

Se les ha llamado así porque el agujero de gusano se compara con el trayecto que recorre un gusano en el interior de una manzana: puede ir de un extremo a otro por el interior, evitando un recorrido más largo a través de la superficie.

Imposible atravesarlo

Hasta ahora se ha considerado imposible hacer pasar algo a través de un agujero de gusano, pero una nueva investigación considera que esa proeza podría realizarse si se tiene en cuenta una dimensión física adicional.

Los físicos Juan Maldacena y Alexey Milekhin, de la Universidad de Princeton, han demostrado en un artículo publicado en ArXiv que la mecánica cuántica permite la existencia de agujeros de gusano estables y transitables para los humanos.

Para conseguirlo, destacan ambos autores, hay que trascender el Modelo Estándar de la Física, que todavía no ha conseguido elaborar una teoría completa de las interacciones fundamentales.

Añaden que para que un agujero de gusano sea transitable, se requieren circunstancias especiales, especialmente energía negativa, un concepto irreconciliable con la física clásica, pero que según estos autores puede encontrarse en la física cuántica.

Tal como explican ambos autores en Universe Today, el efecto Casimir, predicho por la teoría cuántica, produce energía negativa y eso permite pensar que esa energía está presente también en agujeros negros con una enorme carga magnética.

La supuesta presencia de esta energía negativa puede respaldar la existencia de un agujero de gusano estable, un túnel teórico entre dos agujeros negros. Como tal, no colapsará antes de que algo tenga la oportunidad de atravesarlo, consideran estos investigadores.

Más allá

Una vez asumido eso, el razonamiento de Maldacena y Milekhin avanza un poco más: según el Modelo Estándar, esos agujeros de gusano magnéticos serían microscópicos y solo abarcarían distancias muy cortas.

Por eso plantean que hay que trascender el Modelo Estándar si queremos asumir que agujeros de gusano grandes y transitables pueden existir y posibilitar los viajes humanos a través del tiempo y del espacio.

Se apoyan en un modelo relacionado con la teoría de supercuerdas, propuesto en 1999 por los físicos Lisa Randall y Raman Sundrum, que describe el Universo en términos de cinco dimensiones: deducen que este modelo puede dar lugar a la energía negativa requerida para agujeros de gusano transitables.

Esos agujeros de gusano con energía negativa permitirían a un astronauta recorrer 10.000 años luz (la décima parte del diámetro de la Vía Láctea) en solo un segundo sin combustible alguno, ya que la gravedad acelera y desacelera la nave espacial, señalan los investigadores.

En teoría, el agujero de gusano permitiría también viajar en el tiempo: cualquier objeto que entrara por uno de sus accesos, en virtud de la dilatación del tiempo relativista, podría emerger por el otro extremo en un momento temporal anterior al de su entrada.

Pura especulación

De todas formas, este desarrollo teórico no significa que los viajes a través de los agujeros de gusano estén al alcance de la mano.

En primer lugar, los agujeros de gusano transitables con energía negativa habría que construirlos, ya que no hay indicios de que existan de forma natural. Estos autores solo señalan que esa proeza tecnológica es teóricamente posible.

Además, un agujero de gusano transitable debería tener unas dimensiones físicas colosales que escapan a las posibilidades de las tecnologías actuales. Otra dificultad adicional considerable es que tendría que ser seguro para una nave espacial.

Por todo ello, los investigadores señalan que su trabajo ha tenido una ambición más modesta que la de posibilitar agujeros de gusano transitables: solo han querido demostrar que son posibles gracias a la interacción entre la relatividad general y la física cuántica.

Referencia

Humanly traversable wormholes. Juan Maldacena, Alexey Milekhin. arXiv:2008.06618v1 [hep-th]

 

Foto: Una nave espacial entrando en un agujero de gusano. NASA.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

3 comentarios

  • Yo consideroque semejante logro tecnologico seriau a irresponsabilidad en manos de humanos. No creo que estemos a la altura de controlar tremendo poder tecnologico. De hecho me da miedo que eso sea posible en esta era. Espero que los que regulan los empujes de tecnologia sean concientes de ello.

  • Se trata de un trabajo especulativo e inmaterializable; por los siglos de los siglos…
    Pura teoría, con un flojo fundamento teórico y ningún fundamento experimental.
    No tengo el agrado de conocer a Milekhin, pero de Maldacena sospecho.
    Tengo mis razones fundadas, que daré a conocer en mi próximo libro.
    Respecto de los viajes en el tiempo, de los que ya me he explayado en innumerables comentarios, tanto en Tendencias 21 – a quien agradezco la posibilidad de comentar – como en otros muchos medios de divulgación científica; debido a que llevo más de 44 años estudiando la cuestión, estoy en condiciones de anticipar que la solución habrá de llegar de la mano de los viajes “virtuales”, gracias a los avances en materia de computación cuántica, inteligencia artificial y otras novedosas tecnologías muy potentes y alcanzables en pocos años más.
    Los “viajes virtuales” nos permitirían “ver la película” de cualquier espacio-tiempo, “pasado, presente o futuro” que, desde nuestra precaria y supuesta realidad, son solo eso; pero que desde el punto de vista cuántico se proyectan en tiempo real y en multidimensiones paralelas, superpuestas y simultáneas. Tal información, expresada en Q-bits, es atemporal y por tanto, preexistente.
    Resumiendo: la información siempre estuvo disponible; lo que nos falta desarrollar es la técnica que nos permita “seleccionarla y bajarla” a un ordenador cuántico para proyectarla en un monitor holográfico 3D.
    Por haber investigado y experimentado el tema durante tantos años, puedo afirmar que no solo es posible “viajar virtualmente por el espacio-tiempo multidimensional”, sino que también es posible modificar la proyección: Ya sea accidentalmente – efecto mariposa/modificación del spin de un Q-bit – o bien intencionalmente: todo es modificable, pero por el momento, es difícilmente comprobable debido a que la proyección “salta” o se desvía hacia una dimensión paralela, cuyo devenir diferente es difícil de comparar con el nuestro. En el futuro, un ordenador cuántico permitirá proyectar dos o más dimensiones paralelas simultáneamente y compararlas.
    Yo lo experimento y me funciona perfectamente; pero la demostración de lo expuesto, que sirva como “prueba científica irrefutable” de lo que afirmo, debe llegar de la mano de un ordenador cuántico o biomáquina cuántica que nos permita proyectar y comparar las imágenes modificadas o no, del pasado, presente o futuro suposicional cuántico.