Tendencias21

Cerebros fósiles muestran la evolución de las cabezas de los artrópodos

Científicos de la Universidad de Cambridge han descubierto cerebros de hace 500 millones de años de fósiles de antecesores de los artrópodos modernos, que muestran el punto exacto en que los antiguos animales blandos -tipo gusano- pasaron a convertirse en duros -tipo crustáceo-; y ayudan a entender cómo evolucionaron sus cabezas.

Cerebros fósiles muestran la evolución de las cabezas de los artrópodos

El descubrimiento, por parte de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), de cerebros fosilizados de 500 millones de años de edad ha ayudado a identificar un punto de transformación crucial en los primeros animales, y responde algunas de las preguntas acerca de cómo evolucionaron inicialmente las cabezas.

Los resultados, publicados en la revista Current Biology, identifican un punto clave en la transición evolutiva de cuerpos suaves a duros en los primeros antepasados ​​de los artrópodos, el grupo que contiene insectos modernos, crustáceos y arañas.

El estudio se centró en dos tipos de antepasados ​​de los artrópodos: un trilobite de cuerpo blando y una extraña criatura parecida a un submarino. Se encontró que una placa dura, llamada sclerite anterior, y características similares a ojos en la parte delantera de sus cuerpos estaban conectados mediante vínculos nerviosos procedentes de la parte delantera del cerebro, que se corresponde con cómo se controla la visión en los artrópodos modernos.

Los nuevos resultados también permitieron nuevas comparaciones con los anomalocarídidos, un grupo de grandes depredadores nadadores de la época, y se encontraron similitudes fundamentales entre el sclerite anterior y una placa en la parte superior de la cabeza del anomalocarídidos, lo que sugiere que tenían un origen común.

Aunque está ampliamente aceptado que los anomalocarídidos son antepasados ​​tempranos de los artrópodos, sus cuerpos son en realidad muy diferentes. Gracias a los cerebros conservados de estos fósiles, ahora es posible reconocer el sclerite anterior como un puente entre la cabeza de los anomalocarídidos y la de los más familiares artrópodos articulados.

«El sclerite anterior se ha perdido en los artrópodos modernos, ya que lo más probable es que se fusionara con otras partes de la cabeza durante la historia evolutiva del grupo», dice Javier Ortega-Hernández, investigador postdoctoral del Departamento de Ciencias de la Tierra de Cambridge, que fue autor del estudio, en la nota de prensa de la universidad.

«Lo que estamos viendo en estos fósiles es una de los principales pasos de transición entre las criaturas tipo gusano, de cuerpo blando, y los artrópodos con exoesqueletos duros y extremidades articuladas: este es un período de transformación crucial.»

Fotorreceptores

Ortega-Hernández observó que puntos brillantes en la parte delantera de los cuerpos, que son, de hecho, fotorreceptores simples, estaban incrustados en el sclerite anterior. Los fotorreceptores están conectados a la parte frontal del cerebro fosilizado, de forma muy parecida a la disposición de los artrópodos modernos.

Con toda probabilidad estos antiguos cerebros procesaban la información como en los artrópodos actuales, y fueron cruciales para la interacción con el medio ambiente, la detección de los alimentos, y escapar de los depredadores.

Durante la explosión cámbrica, un período de rápida innovación evolutiva hace unos 500 millones de años, cuando la mayoría de los principales grupos de animales emergen en el registro fósil, comenzaron a aparecer los artrópodos con exoesqueletos duros y extremidades articuladas. Antes de este período, la mayoría de la vida animal en la Tierra consistía de enigmáticas criaturas de cuerpo blando que se parecían a las algas o medusas.

Estos fósiles, de las colecciones del Museo Real de Ontario en Toronto (Canadá) y la Institución Smithsonian en Washington DC (EE.UU.), se originaron en Burgess Shale, en el oeste de Canadá, uno de las fuentes más ricas del mundo de fósiles del período.

Dado que el cerebro y otros tejidos blandos están esencialmente hechos de sustancias como la grasa, encontrarlos en forma de fósil es extremadamente raro, lo que hace que difícil la comprensión de su historia evolutiva. Incluso en Burgess Shale, uno de los pocos lugares de la Tierra donde las condiciones son justo las adecuadas para permitir excepcionalmente una buena preservación de los fósiles del Cámbrico, la búsqueda de tejido cerebral fosilizado es muy poco común. De hecho, este es el cerebro más completo encontrado en un fósil de Burgess Shale.

«Las cabezas se han vuelto más complejas con el tiempo», dice Ortega-Hernández. «Pero lo que estamos viendo aquí es una respuesta a la pregunta de cómo los artrópodos cambiaron sus cuerpos de suaves a fuertes. Nos da una mejor comprensión de los orígenes y la historia de la evolución compleja de este grupo tan exitoso».

Referencia bibliográfica:

Javier Ortega-Hernández: Homology of Head Sclerites in Burgess Shale Euarthropods. Current Biology (2015). DOI: 10.1016/j.cub.2015.04.034.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una nueva terapia restablece las células a estados más juveniles 12 marzo, 2022
    Una nueva terapia de rejuvenecimiento celular revierte de forma segura los signos del envejecimiento en ratones, abriendo nuevas expectativas para prolongar o mejorar el envejecimiento saludable en seres humanos.
    Redacción T21
  • Los entornos urbanos no le gustan al cerebro 11 marzo, 2022
    Los entornos urbanos se caracterizan por estructuras visuales más rígidas que los ambientes naturales: debido a esto, el cerebro humano no se siente a gusto en la ciudad y logra una mayor relajación y equilibrio al entrar en contacto con las figuras fractales que se encuentran en la naturaleza.
    Pablo Javier Piacente
  • La guerra de Ucrania ya ha llegado al espacio 11 marzo, 2022
    El aislamiento científico de Rusia no solo compromete el futuro de la Estación Espacial Internacional, sino también a las comunicaciones por satélite o el control de la basura espacial. Las consecuencias de la guerra en cuanto a la investigación y la infraestructura espacial aún no pueden vislumbrarse en su totalidad, y podrían ser más peligrosas […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren más de diez aminoácidos en muestras del asteroide Ryugu 11 marzo, 2022
    Los científicos que han analizado las muestras de un asteroide recogidas a 15 millones de kilómetros de nuestro planeta, indican que estos objetos celestes podrían haber contribuido al surgimiento de la vida en la Tierra.
    N+1/T21
  • El cáncer se propaga por el miedo a la muerte de las células tumorales 11 marzo, 2022
    Una investigación ha descubierto que cuando las células cancerígenas se ven amenazadas de muerte, se reprograman para salvar su vida, migran a otros órganos del cuerpo y extienden el cáncer.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia española rompe también con la ciencia de la Federación Rusa y Bielorrusia 10 marzo, 2022
    La ciencia española ha decidido suspender las relaciones científicas con las instituciones análogas de la Federación Rusa, como consecuencia de la invasión de Ucrania, siguiendo los pasos del CERN y del CNRS de Francia, entre otras instituciones europeas. Al mismo tiempo, potenciará las relaciones académicas con Ucrania.
    Redacción T21
  • Hay música en la ciencia y ciencia en la música 10 marzo, 2022
    La ciencia y la música no son mundos separados: actúan en conjunto para permitirnos comprender el Universo y sus leyes y, al mismo tiempo, conmovernos con la magia de las creaciones humanas. 
    Pablo Javier Piacente
  • La comunicación con una civilización alienígena representa el mayor desafío de la humanidad 10 marzo, 2022
    La comunicación con una civilización extraterrestre podría ser más problemática de lo pensado hipotéticamente: una cultura alienígena mucho más inteligente, con una tecnología ampliamente superior o con estructuras conceptuales muy diferentes podría suponer un enorme desafío al momento de establecer una relación directa.
    Pablo Javier Piacente
  • Primeros pasos para una red cuántica global en la nube 10 marzo, 2022
    La Estación Espacial Internacional inicia este año un experimento para posibilitar la comunicación cuántica global a través de nodos espaciales que conectan transmisores y receptores cuánticos en tierra, separados entre sí por grandes distancias.
    JPL/T21
  • El cerebro poda los recuerdos antes de archivarlos en la memoria 10 marzo, 2022
    El cerebro codifica los recuerdos en función de la naturaleza de una experiencia y privilegia los asociados a fuertes emociones porque interpreta que están relacionados con nuestra supervivencia. Los poda como si fueran ramas de árboles antes de archivarlos.
    Eduardo Martínez de la Fe