Tendencias21

Crean una espuma de oro casi tan ligera como el aire

Investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza) han creado un nuevo tipo de espuma hecha de oro. Es un material poroso mil veces más ligero que su forma convencional y casi imposible de distinguir de ella a simple vista. Podría tener aplicaciones como catalizador de reacciones químicas, o para fabricar sensores de presión.

Crean una espuma de oro casi tan ligera como el aire

Investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza) han creado un nuevo tipo de espuma hecha de oro. Es la forma más ligera jamás producida de este metal precioso: mil veces más ligero que su forma convencional y sin embargo es casi imposible de distinguir a simple vista. Hay muchas aplicaciones posibles.

Una pepita de oro real de 20 quilates, tan ligera que no se hunde en un cappuccino, flotando en cambio sobre la espuma de la leche: lo que suena increíble en realidad ha sido llevado a cabo por investigadores de ETH Zurich. Los científicos, dirigidos por Raffaele Mezzenga, profesor de Alimentos y Materiales Suaves, han producido un nuevo tipo de espuma de oro, una malla tridimensional de oro que consiste sobre todo en poros.

Es la pepita de oro más ligera jamás creada. «Denominado aerogel, es mil veces más ligero que las aleaciones de oro convencionales. Es más ligero que el agua y casi tan ligero como el aire», dice Mezzenga en la información de ETH Zurich.

La nueva forma de oro es difícil de diferenciar del oro convencional a simple vista: el aerogel incluso tiene un brillo metálico. Pero en contraste con su forma convencional, es suave y maleable manualmente. Se compone de 98 partes de aire y sólo dos partes de material sólido. De este material sólido, más de cuatro quintas partes son de oro y menos de una quinta parte son fibrillas de proteína de la leche. Esto equivale a alrededor de 20 quilates de oro.

Proceso de secado

Los científicos crearon el material poroso calentando primero las proteínas de la leche para producir fibras de proteína de grosor nanométrico, denominadas fibrillas amiloides, que luego colocaron en una solución de sal de oro. Las fibras de proteínas se entrelazadas entre sí en una estructura básica a lo largo de la cual el oro cristalizó simultáneamente en pequeñas partículas. Esto dio lugar a una red de fibra de oro de tipo gel.

«Uno de los grandes retos fue cómo secar esta fina red sin destruirla», explica Gustav Nyström, postdoc en el grupo de Mezzenga y primer autor del estudio correspondiente, publicado en la revista Advanced Materials. Como secar con aire podía dañar la fina estructura de oro, los científicos optaron por un proceso de secado suave y laborioso utilizando dióxido de carbono. Lo hicieron en un esfuerzo interdisciplinar con la ayuda de investigadores del grupo de Marco Mazzotti, profesor de Ingeniería de Procesos.

El método elegido, en la que las partículas de oro se cristalizan directamente durante la fabricación de la estructura aerogel de proteínas (y no, por ejemplo, se agregan a un andamio existente) es nuevo. La mayor ventaja del método es que hace que sea fácil obtener un aerogel de oro homogéneo, que imita perfectamente a las aleaciones de oro.

Crean una espuma de oro casi tan ligera como el aire

Propiedades

La técnica de fabricación también ofrece a los científicos numerosas posibilidades de influir deliberadamente en las propiedades del oro de una manera simple. «Las propiedades ópticas del oro dependen en gran medida del tamaño y la forma de las partículas», dice Nyström. «Por lo tanto podemos incluso cambiar el color del material. Cuando cambiamos las condiciones de reacción con el fin de que el oro no cristalice en micropartículas sino nanopartículas más pequeñas, da como resultado un oro de color rojo oscuro.»

Por este medio, los científicos pueden influir no sólo en el color, sino también en otras propiedades ópticas tales como la absorción y la reflexión.

El nuevo material podría ser utilizado en muchas de las aplicaciones en las que se está utilizando actualmente el oro, dice Mezzenga. Las propiedades de la sustancia, incluyendo su peso más ligero, que requiere menos material, y su estructura porosa, tienen sus ventajas.

Las aplicaciones en relojes y joyas son sólo una posibilidad. Otra aplicación demostrada por los científicos es la catálisis química: puesto que los materiales altamente porosos tienen una superficie enorme, las reacciones químicas que dependen de la presencia de oro se pueden ejecutar de una manera muy eficiente.

Científicos del CSIC demostraron hace dos años que la porosidad de las nanoestructuras de oro generan una gran actividad catalítica en reacciones de oxidación. Esto permite usarla para eliminar gases contaminantes -como el monóxido de carbono- y convertirlos en otros menos nocivos para el medio ambiente, como el dióxido de carbono. El material también podría ser utilizado en aplicaciones en las que la luz es absorbida o reflejada.

Finalmente, los científicos también han mostrado cómo se hace posible la fabricación de sensores de presión con él. «A la presión atmosférica normal, las partículas de oro individuales del material no se tocan, y el aerogel de oro no conduce la electricidad», explica Mezzenga. «Sin embargo, cuando se aumenta la presión, el material se comprime y las partículas comienzan a tocarse, haciendo que el material sea conductor.»

Referencia bibliográfica:

Gustav Nyström, María P. Fernández-Ronco, Sreenath Bolisetty, Marco Mazzotti, Raffaele Mezzenga: Amyloid Templated Gold Aerogels. Advanced Materials (2015). DOI: 10.1002/adma.201503465

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente