Tendencias21
Crean una molécula artificial que imita a la vida y la muerte

Crean una molécula artificial que imita a la vida y la muerte

Científicos de Oxford han creado una molécula artificial que imita a la vida y la muerte: crece al mismo tiempo que se destruye. Se nutre de hidrocarburos y se descompone en un producto termodinámicamente estable. Proporciona un modelo físico para crear vida en laboratorio.

Crean una molécula artificial que imita a la vida y la muerte

Científicos de la Universidad de Oxford han desarrollado una molécula artificial que imita a la vida y la muerte: se comporta como si estuviera viva, ya que se desarrolla y se deteriora.

Se trata de una molécula auto-replicante que tiene un comportamiento que varía entre la regeneración y la autodestrucción: se auto-ensambla al mismo tiempo que se destruye. Al auto-reproducirse, toma una forma cada vez más compleja.

Como cualquier otra forma de vida, su funcionamiento necesita acopio de energía y produce desechos: se nutre de hidrocarburos y se descompone en un producto termodinámicamente estable.

«La combinación de la formación y destrucción del replicador hace que el sistema sea capaz de replicación sostenida, que es algo de lo que solo los sistemas biológicos son capaces de hacer, y el sistema continúa auto-reproduciéndose mientras se siga alimentando», explicó  Stephen P. Fletcher, uno de los investigadores, a Phys.org.

El sistema está compuesto de hidrógeno y carbono (hidrocarburos). Inicialmente, el sistema contiene dos tipos de hidrocarburos, hidrofóbicos (que repelen el agua) e hidrófilos (que se disuelven en el agua), que sirven como materia prima o «alimento» para el sistema.

Un catalizador para conseguir el alimento

Los dos tipos de hidrocarburos están separados por una interfaz, pero con la ayuda de un catalizador de rutenio son capaces de reaccionar a través de la interfaz para formar un producto anfifílico, que tiene propiedades hidrofóbicas e hidrofílicas.

El “alimento” del sistema se consigue así mediante un catalizador, una sustancia (en este caso rutenio) que acelera la reacción química de los hidrocarburos sin participar en ella, convirtiéndolos en el producto anfifílico que necesita el sistema para tomar energía.

De forma similar a como los organismos vivos crecen y regeneran nuevas células, el producto anfifílico es un auto-catalizador que tiene la capacidad de auto-ensamblarse, lo que aumenta su concentración o «crecimiento».

Como el producto se auto-ensambla y se sigue generando a partir de las materias primas hasta que se agotan, la concentración del producto crece exponencialmente, al menos por un tiempo. Pero, como la vida, este producto es termodinámicamente inestable, por lo que, al mismo tiempo que se crea el producto, también se descompone en un producto de desecho termodinámicamente estable.

Una vez que se agotan las materias primas, la tasa de descomposición supera la tasa de crecimiento y, finalmente, todo el sistema se convierte en producto de desecho, alcanzando un estado de equilibrio térmico.

Los investigadores, en una segunda fase de la investigación, dieron un giro al experimento y agregaron más materias primas al sistema después de que se agotaron inicialmente. La adición de este combustible químico causó un aumento temporal en el nivel del producto anfifílico, aunque también se estaba creando un producto de desecho. Cuando los investigadores dejaron de mantener el sistema con las materias primas, el producto auto-ensamblado finalmente se destruyó por completo.

Replicando la vida

En general, la creación de un sistema auto-replicante y fuera de equilibrio que inevitablemente se mueve hacia el equilibrio térmico proporciona un modelo físico para que los científicos estudien las mismas características de la vida. En el futuro, esto puede ayudar a los investigadores a comprender cómo crear una vida mínima en el laboratorio.

«Hacer vida sintética simplemente no es posible en la actualidad», dijo Fletcher. «Creo que esto se debe a que todavía no entendemos exactamente qué es la vida, y el desarrollo de modelos incluso primitivos de sistemas vivos sigue siendo un desafío. El diseño y estudio de modelos sintéticos, donde se usan bloques de construcción relativamente simples para hacer funciones complejas, probablemente sea necesario para entender cómo imitar el tipo de comportamiento lejos del equilibrio visto en los sistemas vivos y permitir intentos realistas para hacer vida sintética».

A medida que los organismos vivos comen, crecen y se regeneran a sí mismos, al mismo tiempo mueren lentamente. Desde el punto de vista químico, esto se debe a que la vida es termodinámicamente inestable, mientras que sus productos de desecho finales se encuentran en un estado de equilibrio térmico. Es una de las características comunes a todas las formas de vida.

El sistema sintético creado en el marco de esta investigación puede ayudar a los investigadores a comprender mejor qué separa la materia biológica de la materia química más simple, y también cómo crear vida sintética en el laboratorio.

Referencia
A transient self-assembling self-replicator.  Ignacio Colomer, Sarah M. Morrow & Stephen P. Fletcher. Nature Communications, Volume 9, Article number: 2239 (2018). DOI:https://doi.org/10.1038/s41467-018-04670-2

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Supuestos fantasmas en una cueva eran en realidad fenómenos de resonancia acústica 8 junio, 2024
    Una profunda cueva en Finlandia fue relacionada históricamente con fenómenos paranormales y “fantasmas”, debido a los extraños ecos que se escuchaban en su interior, aparentemente sin motivo alguno. Ahora, una investigación pudo comprobar que en realidad no se trataba de manifestaciones de viejos espíritus, sino de un extraño proceso acústico que genera una resonancia y […]
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescas formas de vida invisibles acechan en el Ártico 7 junio, 2024
    Un nuevo estudio ha descubierto enormes virus ocultos en los hielos de Groenlandia, que podrían ser más benéficos de lo que pensábamos hasta hoy: ayudarían a controlar la proliferación de algas locales y de esta manera reducirían la velocidad a la que se derrite el hielo como consecuencia del calentamiento global.
    Pablo Javier Piacente
  • Un ascensor espacial podría llevarnos a Marte en 40 días para 2050 7 junio, 2024
    Una empresa japonesa está trabajando en un proyecto para crear un ascensor espacial, que sería capaz de conectar a la Tierra con Marte en un tiempo mínimo de 40 días. La idea consiste en una extensa correa o tubo que saldría desde nuestro planeta hacia el espacio, por el cual circularían vehículos electromagnéticos impulsados por […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren en el cerebro la red nerviosa de la consciencia 7 junio, 2024
    Dentro del cerebro existe una red neuronal subcortical que conecta el tronco del encéfalo, el tálamo, el hipotálamo, el prosencéfalo basal y la corteza cerebral: es la encargada de generar la consciencia humana.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Mágico desfile de planetas en los cielos nocturnos 6 junio, 2024
    El lunes 3 de junio, y en algunos casos antes, fue posible apreciar en distintas partes de la Tierra un espectáculo único: durante una breve ventana de observación, los planetas Mercurio, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno pudieron apreciarse a simple vista o con un grado menor de dificultad a lo habitual en el cielo […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un desajuste evolutivo podría explicar gran parte de los problemas de la humanidad 6 junio, 2024
    La cultura humana podría estar cambiando demasiado rápido como para ir de la mano con nuestra evolución como especie, provocando un desajuste evolutivo: esto ocurre cuando una adaptación evolutiva, ya sea física o psicológica, se desalinea con el entorno. Fenómenos como el incremento de las patologías mentales y psicológicas o la mayor incidencia de enfermedades […]
    Pablo Javier Piacente
  • El calentamiento global alcanza máximos históricos 6 junio, 2024
    El calentamiento global está aumentando a un ritmo sin precedentes y ha alcanzado los 1,3°C respecto a la era preindustrial. El tope de carbono que podemos emitir para evitar la catástrofe se alcanzará en 5 años, a pesar de lo cual la OPEP aumentará la producción de petróleo el año próximo, mientras hay dudas del […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El cerebro humano puede almacenar 10 veces más información de lo que se pensaba hasta hoy 5 junio, 2024
    Los investigadores aprovecharon un nuevo método para medir con exactitud la cantidad de información que el cerebro puede almacenar: descubrieron que puede resguardar casi 10 veces más datos de aquello que se suponía hasta el momento. Los hallazgos, que mejoran notablemente el análisis de las sinapsis, que integran a las neuronas y posibilitan su trabajo […]
    Pablo Javier Piacente
  • China comienza a iluminar el lado oscuro de la Luna 5 junio, 2024
    La sonda lunar china Chang'e-6 ha recogido tierra y rocas del otro lado de la Luna y ha despegado de la superficie lunar, iniciando un viaje para traer las muestras de regreso a la Tierra. Se trata de las primeras muestras jamás recolectadas del lado oscuro de nuestro único satélite natural, que en muchos aspectos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Revelan las primeras evidencias de lluvias en la Tierra, atrapadas en cristales antiguos 5 junio, 2024
    Un equipo internacional de investigadores utilizó isótopos de oxígeno atrapados en minerales antiguos para determinar cuándo se registraron los primeros signos de agua dulce en la Tierra: estas primeras lluvias iniciaron el ciclo hidrológico en nuestro planeta, crucial para el surgimiento de la vida. Las huellas de estas precipitaciones originales se descubrieron encerradas en cristales […]
    Pablo Javier Piacente