Tendencias21
Descubren cómo el cerebro manipula nuestros recuerdos

Descubren cómo el cerebro manipula nuestros recuerdos

Una investigación ha descubierto el mecanismo de autocompletado que el cerebro usa para perfeccionar recuerdos: añade sensaciones imaginarias para dar más realismo a la experiencia. El hipocampo y la corteza entorrinal se encargan de fabricarnos la ilusión.

Descubren cómo el cerebro manipula nuestros recuerdos

El cerebro tiene una función de autocompletado que nos ayuda a percibir mejor el mundo que nos rodea. Por ejemplo, en el caso de la visión, el proceso es bastante curioso.

Cuando miramos a alguna parte, nuestros ojos sólo captan pequeños aspectos de una escena para optimizar sus recursos. Luego el cerebro fusiona las dos imágenes captadas por ambos ojos (estereoscopia) y les añade textura, profundidad y orientación. Y finalmente rellena los espacios de los que no ha captado información, con imágenes que supone están en el objeto percibido.

El resultado es una imagen completa del entorno, construida por un lado con imágenes reales y por otro lado con imágenes inventadas (deducidas por el cerebro) que proporcionan una percepción coherente de la escena que hemos observado. Nunca nos damos cuenta del truco que ha hecho el cerebro para proporcionarnos esa imagen del mundo.

También con los recuerdos

Ese recurso también lo usa el cerebro para construir los recuerdos. Cuando quiere almacenar en la memoria alguna experiencia, la divide previamente en determinados aspectos: qué ocurrió, dónde fue, y qué sentimos en ese momento.

Luego, el cerebro reúne todos esos elementos y archiva la experiencia en nuestra memoria como algo coherente. Incluso le añade algunos ingredientes proporcionados por otros recuerdos similares para darle más realismo a la imagen archivada. Por ejemplo, si miramos una foto que hayamos tomado en la playa, casi podremos sentir el olor del mar y del protector solar que untamos sobre nuestro cuerpo.

En realidad, no participamos conscientemente en ese proceso, pero el cerebro añade esa información como una función de autocompletar similar a la que tienen los ordenadores para ayudarnos a terminar la frase que estamos escribiendo. En este caso, esos añadidos nos ayudan a revivir con mayor intensidad el recuerdo de una experiencia.

Ahora, un estudio de las universidades de Birmingham y Bonn ha descubierto los mecanismos cerebrales implicados en esta función de autocompletado de recuerdos. Los resultados se publican en la revista Nature Communications.

Lóbulo temporal

El estudio se realizó con 16 pacientes de la Clínica Universitaria de Epileptología en Bonn, uno de los centros de epilepsia más grandes de Europa, que tenían implantados electrodos en el cerebro para permitir a los médicos conocer los mecanismos de provocación e inhibición de las convulsiones.

Los electrodos registran la actividad cerebral y esta información fue usada en esta investigación para observar el comportamiento del cerebro mientras recuerda. A los pacientes se les mostraron una serie de imágenes que reflejaban escenas diferentes de la vida cotidiana. Luego asociaron esas escenas con objetos que no tenían relación directa con las imágenes presentadas: por ejemplo, un paraje se asocia con una fresa o un escorpión.

Los participantes tenían 3 segundos para ver la imagen presentada y el objeto o animal asociado. Después descansaban y se presentaban de nuevo las imágenes, sin el objeto o animal asociado, y tenían que reconstruir lo que habían visto anteriormente: que el paraje estaba unido a una fresa o un escorpión.

«Nos centramos en dos regiones del cerebro: el hipocampo y la corteza entorrinal», explica el profesor Florian Mormann, que encabeza el grupo de neurofisiología cognitiva y clínica del Centro Médico de la Universidad de Bonn, en un comunicado.

Neuronas bibliotecarias

Los investigadores pudieron observar que las neuronas del hipocampo se activan intensamente cuando recordamos una experiencia, y que pasa lo mismo en la corteza entorrinal, que funciona como una red extendida para la memoria y la orientación. El proceso se intensifica en ambas regiones del cerebro cuando, además, hay que relacionar un objeto con la escena recordada.

También descubrieron que el patrón de activación observado en la corteza entorrinal, cuando tenían que asociar un objeto a la escena, era casi idéntico al patrón neuronal que se ponía en marcha cuando miraban por primera vez el objeto asociado. La similitud entre ambos patrones cerebrales era tan intensa, que incluso un algoritmo pudo anticipar si el participante iba a recordar como objeto asociado una fresa o un escorpión.

«Llamamos a este proceso de reinstalación», explica Bernhard Staresina, de la Universidad de Birmingham. «El hecho de recordar pone a las neuronas en un estado que se parece mucho a su activación durante la observación inicial».

Los investigadores creen que esta reinstalación es impulsada por las neuronas del hipocampo. Al igual que un bibliotecario, las neuronas del hipocampo podrían proporcionar indicaciones al resto del cerebro sobre dónde se almacenan los recuerdos particulares (como la fresa y el escorpión) para que reconstruya rápidamente la memoria pretendida y añada información indirecta, basada en otro recuerdo, para darle el resultado pretendido.

Autocompletado visual y retroalimentación neuronal

Así se replica en los recuerdos el mecanismo de autocompletado que el cerebro usa también para la visión, que en este caso se vale de señales neuronales de tipo retroalimentación generadas en la corteza visual.

Tal como explicamos en otro artículo, esas conexiones de retroalimentación siguen también un patrón particular (como en el caso de la memoria) y proporcionan una imagen completa de la realidad exterior, aunque la visión haya sido incompleta.

Por ejemplo, si el ojo ve una esfera verde desplazándose por el espacio, las conexiones de retroalimentación relacionan esa información con la del espacio (una pista de tenis) y completan la información dibujando en el cerebro la imagen de una pelota de tenis.

Referencia

Recollection in the human hippocampal-entorhinal cell circuitry. Bernhard P. Staresina et al. Nature Communications, volume 10, Article number: 1503 (2019). DOI:https://doi.org/10.1038/s41467-019-09558-3

RedacciónT21

1 comentario

  • ¡Fascinante! Algo había leído, pero esto es muy clarificador.
    ¡Y por Dios, quiten los anuncios laterales para poder compartir el artículo!

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente