Tendencias21
Descubren cómo el cerebro nos llena de paciencia

Descubren cómo el cerebro nos llena de paciencia

La acción de la serotonina sobre determinadas áreas del cerebro promueve la paciencia y la capacidad para controlar los impulsos. El descubrimiento propiciará el desarrollo de nuevos fármacos y tratamientos orientados a superar patologías psicológicas.

La liberación de la hormona serotonina en algunas regiones específicas del cerebro hace posible disminuir la necesidad de gratificación o respuesta inmediata e incrementa la paciencia, según concluyeron investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa (OIST), en Japón. De acuerdo a un comunicado, los expertos comprobaron esta dinámica en un estudio realizado en ratones, cuyos detalles fueron incluidos en un artículo publicado en Science Advances.

En muchas ocasiones requerimos paciencia y no la encontramos, cayendo en la trampa de los impulsos. Sin embargo, una gran cantidad de decisiones importantes en la vida deben tomarse con la cautela que nos brinda la paciencia, alejándonos de las satisfacciones o las soluciones inmediatas. Sin dudas, es probable que al optar por esperar el momento indicado para tomar acción podamos obtener mejores resultados en el futuro en muchos de nuestros proyectos.

Ahora, un grupo de científicos japoneses ha identificado tres áreas concretas del cerebro, específicamente el núcleo accumbens, la corteza orbitofrontal y la corteza prefrontal medial, en las cuales la acción de la serotonina aporta una “inyección” de paciencia que ordena al organismo a reducir la impulsividad. Precisamente, identificaron estas regiones cerebrales al haber comprobado en estudios previos que promovían las reacciones impulsivas cuando tenían algún tipo de daño.

Según explicó el Dr. Katsuhiko Miyazaki, uno de los responsables de la investigación, “los comportamientos impulsivos están intrínsecamente vinculados a la paciencia: cuanto más impulsivo es un individuo, al mismo tiempo es menos paciente. Por lo tanto, sabíamos que estas áreas del cerebro eran las principales candidatas a verse estimuladas por la serotonina en el incremento de la paciencia”, indicó.

Las neuronas liberadoras de serotonina (flechas verdes) penetran en muchas áreas del cerebro, propiciando las condiciones para generar paciencia. Crédito: Katsuhiko Miyazaki et al / Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa (OIST).

Esperar la recompensa

Mediante técnicas de optogenética, los investigadores criaron roedores modificados genéticamente y dotados de neuronas liberadoras de serotonina. Ante un estímulo lumínico y gracias a una fibra óptica implantada en el cerebro, los ratones producían la hormona para poder estudiar de esa forma su impacto sobre algunas zonas cerebrales específicas. Posteriormente, diseñaron un experimento para determinar la influencia de la serotonina sobre la paciencia.

Los roedores fueron sometidos a distintos estímulos que ponían a prueba su paciencia. Por ejemplo, debían colocar la nariz en un orificio y esperar por una pequeña bolsa de comida. Las pruebas realizadas permitieron comprobar que frente a una mayor producción de serotonina los ratones esperaban más tiempo su recompensa, una condición que no se comprobó cuando la dosis de serotonina fue menor.

Al observar las áreas cerebrales estimuladas, los científicos comprobaron que el núcleo accumbens, la corteza orbitofrontal y la corteza prefrontal medial eran los tres sectores más activos en el momento del incremento de la paciencia.

Aplicaciones en tratamientos

Por ejemplo, la liberación de serotonina en la corteza orbitofrontal promovió la paciencia con la misma eficacia registrada al activar dicha hormona en el núcleo dorsal del rafe, otro sector del cerebro que ya se había identificado previamente como un área con influencia en esta clase de reacciones. El incremento de la paciencia se concretó tanto cuando el tiempo estimado para la recompensa era fijo como cuando el momento del premio era incierto, incluso con efectos más fuertes ante la incertidumbre.

Los especialistas concluyeron que este estudio puede ser el punto de partida para el diseño de nuevos fármacos y tratamientos contra distintas patologías psicológicas, sobretodo aquellas en las cuales la impulsividad cobra un papel central. Hasta el momento, la serotonina es empleada mayoritariamente en antidepresivos, considerando su conocido impacto benéfico sobre la regulación del ánimo.

Referencia

Serotonergic projections to the orbitofrontal and medial prefrontal cortices differentially modulate waiting for future rewards. Katsuhiko Miyazaki, Kayoko W. Miyazaki, Gaston Sivori, Akihiro Yamanaka, Kenji F. Tanaka, Kenji Doya. Science Advances (2020).DOI:https://doi.org/10.1126/sciadv.abc7246

Foto de portada: Jakayla Toney en Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El uso de la tecnología creará otro tipo de ser humano en el año 3000 11 noviembre, 2022
    El uso intensivo de la tecnología va a cambiar la apariencia del ser humano cuando lleguemos al año 3000: seremos jorobados, nuestras manos serán garras, cada ojo tendrá tres párpados y el cerebro será más pequeño y menos inteligente.
    Redacción T21
  • La ciencia se prepara para un eventual encuentro con otras civilizaciones 11 noviembre, 2022
    Una universidad escocesa ha creado un centro internacional de científicos para preparar a la humanidad ante un eventual encuentro con otras civilizaciones, una posibilidad cada vez más plausible debido al desarrollo de telescopios cada vez más sofisticados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La humanidad no está preparada para evitar la colisión con un asteroide inesperado 11 noviembre, 2022
    Termina en estrepitoso fracaso el simulacro de un asteroide imaginario que iba a estrellarse contra la Tierra en agosto pasado. No hubo tiempo para desviarlo, se descartó por peligrosa la opción nuclear y la emergencia tropezó con un mal inesperado: la desinformación.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Estamos viviendo la ecuación final de nuestra especie 11 noviembre, 2022
    Decisiones erróneas, genética ancestral y una profunda ignorancia, forman los términos de la ecuación final de nuestra especie: nos lleva a lo que la ciencia llama Climate Endgame, el suicidio colectivo de la especie humana.
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM
  • Descubren a 1.560 años luz el agujero negro más cercano a la Tierra 11 noviembre, 2022
    Los astrónomos han descubierto, a 1.560 años luz de nuestro planeta, el agujero negro más cercano a la Tierra. No emite rayos X ni “devora” lentamente a su estrella. Es 10 veces más masivo que nuestro Sol y se encuentra a la misma distancia de su estrella que la Tierra del astro rey.
    Pablo Javier Piacente
  • Resuelto un enigma de siglos sobre la evolución de la vida en la Tierra 11 noviembre, 2022
    Durante el período Cámbrico, hace unos 500 millones de años, surgieron en la Tierra los primeros animales que desarrollaron esqueletos duros, según análisis de fósiles intactos descubiertos en China hace cinco años.
    Redacción T21
  • El telescopio espacial James Webb suma un nuevo método para detectar exoplanetas habitables 11 noviembre, 2022
    Un nuevo marco para el estudio de planetas fuera del Sistema Solar podría ayudar al Telescopio James Webb a buscar mundos alienígenas capaces de albergar seres humanos: permitirá estudiar las atmósferas de planetas distantes e identificar los que son aptos para la vida humana, sin tener que visitarlos físicamente.
    Pablo Javier Piacente
  • Un agujero en la magnetosfera de la Tierra provoca asombrosas auroras rosas 11 noviembre, 2022
    Generada por una intensa tormenta solar, una grieta temporal en el campo magnético de la Tierra permitió que las partículas energéticas penetraran profundamente en la atmósfera del planeta, creando auroras rosas extremadamente raras que encendieron el cielo nocturno en Noruega.
    Pablo Javier Piacente
  • Revuelo científico por un espectacular hallazgo arqueológico en Italia 11 noviembre, 2022
    Los arqueólogos han descubierto en la Toscana italiana 24 estatuas de bronce perfectamente conservadas después de estar 2.300 años sumergidas en agua y barro, junto a unas 5.000 monedas de oro, plata y bronce, que se encontraban entre los restos de baños sagrados etruscos y romanos.
    Redacción T21
  • Ötzi, la “momia de hielo” preservada durante 5.100 años, no fue un caso extraordinario 11 noviembre, 2022
    Los investigadores creen que las suposiciones sobre cómo el tiempo, el clima y el hielo glacial conspiraron para preservar a Ötzi durante 5.100 años estaban equivocadas. La nueva teoría se contrapone a la desarrollada cuando se descubrió a la “momia de hielo” en 1991, pero además sugiere que las condiciones podrían haberse repetido en muchos […]
    Pablo Javier Piacente