Tendencias21

Descubren cómo funciona el olfato de las levaduras

Las células tienen un sentido del olfato infalible que les dice en qué dirección crecer para acercarse a la fuente de un olor. Investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza) han descubierto cómo funciona este sentido del olfato en las levaduras, que tienen una multiherramienta (sensor, procesador y motor a la vez) que reconoce las señales químicas y crece hacia ellas. En concreto, observaron cómo detectan las levaduras a sus parejas sexuales.

Descubren cómo funciona el olfato de las levaduras

Un problema frecuente al que se enfrentan las células es que están rodeadas por una prometedora nube de olor y deben determinar la dirección de su fuente. Las células nerviosas, por ejemplo, forman largas extensiones que son atraídas por las señales de otras células con el fin de producir la red que forma el sistema nervioso; del mismo modo, las células buitre reconocen el olor de gérmenes dañinos con el fin de perseguirlos y destruirlos.

Pero ¿cómo detectan las células estas señales de olor, que se vuelven más y más débiles a medida que aumenta la distancia con la fuente? ¿Cómo leen las células este debilitamiento de la señal -técnicamente conocido como gradiente de señal- con el fin de orientar su crecimiento o movimiento hacia la fuente de la señal? Cómo se detectan las señales espaciales es una pregunta fundamental a la que se enfrenta la biología, y hasta ahora este enigma se ha mantenido en gran medida sin resolver.

Ahora, investigadores dirigidos por el profesor Matthias Peter, del Instituto de Bioquímica de la Escuela Politécnica Federal (ETH) de Zúrich (Suiza), han presentado una posible solución. Las células de levadura tienen una multiherramienta muy sutil y ajustable que reconoce las señales químicas, las procesa en consecuencia, e inicia la respuesta correcta: crecer hacia la fuente de la señal. Por lo tanto, las células de levadura son capaces de oler la ubicación de posibles parejas sexuales en su entorno, para crecer hacia ells.

Los biólogos realizaron su estudio utilizando una combinación de observaciones microscópicas y un modelo informático que desarrollado a través de una colaboración interdisciplinar con investigadores del Laboratorio de Control Automático de Heinz Koeppl (ahora en la Universidad Técnica de Darmstadt, Alemania).

Multiherramienta

Si la célula sospecha que hay un gradiente de señal cerca, coloca la multiherramienta en una posición aleatoria en la membrana. Esta herramienta es un gran complejo de proteínas formado por más de 100 componentes diferentes; el complejo es tan grande que se puede ver a través de un microscopio de fluorescencia. Los investigadores llaman a esto un sitio de polaridad (SP) porque se produce un crecimiento polarizado en el lugar donde se forma el complejo.

Usando microscopía de fluorescencia, los investigadores han observado cómo localiza el SP la fuente de señal de un gradiente. En primer lugar, el SP se mueve a lo largo de la membrana hacia la señal más fuerte. Una vez que ha identificado la mayor cantidad de sustancia de la señal en el gradiente, deja de moverse. El SP a continuación crea en esta ubicación de la célula una protuberancia, que sigue creciendo hacia la fuente de la señal. Naturalmente, la señal la produce una pareja sexual y las dos células se fusionan una vez que se encuentran la una a la otra.

Modelo computacional

Con el fin de entender los mecanismos moleculares de este proceso, los investigadores recurrieron a un modelo de ordenador. «Este modelo nos ayudó a reducir la complejidad del SP y el proceso a unos pocos componentes esenciales», dice Björn Hegemann, autor principal de un estudio publicado en la revista Development Cell, en la información de ETH.

Estos componentes esenciales de la maquinaria incluyen un receptor que recoge y envía la señal, o la proteína Cdc42, que transporta el receptor a lo largo de la membrana, y la proteína Cdc24, que regula la actividad de Cdc42. «Se podría describir el receptor como la nariz, Cdc42 como la rueda de la maquinaria y Cdc24 como su freno», dice Hegemann.

Mientras el SP se está moviendo a través de la membrana celular en busca de una señal química más fuerte, sólo están presentes en la maquinaria unas pocas moléculas de la proteína de ruptura Cdc24. Una vez que se ha encontrado la concentración máxima de la señal, el SP solicita moléculas Cdc24 adicionales, que se almacenan en el núcleo, para unirse al complejo. Cuantas más moléculas de Cdc24 se conectan a la máquina SP, más lenta se vuelve. Sin embargo, sólo cuando la cantidad de Cdc24 supera un cierto umbral, se detiene completamente el SP y empieza a formarse el bulto en la célula.

«En primer lugar, observamos el movimiento del sitio de polaridad mediante el microscopio de fluorescencia. Luego simulamos este movimiento en el equipo, lo que nos permitió desarrollar una hipótesis de cómo se podría controlar el movimiento. Entonces pudimos confirmar esta hipótesis de forma experimental a través de mutaciones y utilizando el microscopio de fluorescencia», dice Hegemann, que está satisfecho con los nuevos hallazgos.

Según él, el modelo computacional, relativamente sencillo, fue una excelente base para la planificación de los experimentos, permitiendo a los investigadores cambiar los componentes rápidamente y con ello identificar aspectos importantes. Esto hizo el estudio más simple, dice, ya que no era necesario probar todo experimentalmente.

Hegemann asume que no sólo las células de levadura utilizan una multiherramienta semejante al sitio polaridad. Un comportamiento similar al de un SP también se ha observado en la levadura de fisión (S. pombe) y en el gusano C. elegans, aunque sin explicación molecular.

Este trabajo establece una importante piedra fundacional para más estudios sobre la percepción espacial de señales por las células -tanto en la levadura como en los seres humanos. Según Hegemann, actualmente no hay aplicaciones médicas directas previstas.

Referencia bibliográfica:

Björn Hegemann, Michael Unger, Sung Sik Lee, Ingrid Stoffel-Studer, Jasmin van den Heuvel, Serge Pelet, Heinz Koeppl, Matthias Peter: A Cellular System for Spatial Signal Decoding in Chemical Gradients. Developmental Cell (2015). DOI: 10.1016/j.devcel.2015.10.013.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente