Tendencias21
Descubren cómo se produce el aprendizaje subconsciente

Descubren cómo se produce el aprendizaje subconsciente

Se han identificado por primera vez los mecanismos cerebrales que permiten el aprendizaje por estímulos subconscientes. El hallazgo podría desembocar en nuevas estrategias terapéuticas para patologías mentales.

Un nuevo estudio internacional ha identificado por primera vez los procesos que tienen lugar en el cerebro de los animales cuando aprenden de estímulos visuales subconscientes. Los nuevos datos sobre cómo se produce exactamente este aprendizaje perceptivo inconsciente podrían conducir a tratamientos más eficientes para diferentes afecciones mentales.

La psicología, el psicoanálisis y otras ramas de las ciencias del comportamiento definen básicamente al subconsciente como todo aquello que se ubica «por debajo del umbral de la consciencia». En consecuencia, allí estaría la información en principio inaccesible durante la vida cotidiana, automática o consciente: la misma se manifestaría mediante el sueño, los lapsus, las metáforas y todas las expresiones que evaden la lógica consciente y, en cierto modo, el sentido común.

Sin embargo, el acceso a este nivel de la actividad cerebral también puede ser utilizado para concretar aprendizajes significativos, cuyo impacto puede ser incluso más duradero y eficiente que aquellos conseguidos mediante tareas conscientes. Por ejemplo, el denominado aprendizaje implícito se produce de forma inconsciente y sin esfuerzo: aprendemos sin pensar en dicha acción en concreto, por ejemplo mediante simples repeticiones.

Estímulos visuales subconscientes

Ahora, una nueva investigación conducida por especialistas de la Universidad KU Leuven de Bélgica y de la que también participaron investigadores del Hospital General de Massachusetts y la Universidad de Harvard, ha logrado comenzar a desentrañar los misterios inherentes al aprendizaje subconsciente, determinando los procesos que tienen lugar en el mismo mediante un estudio realizado en monos Rhesus. Según un comunicado, trabajaron sobre estímulos visuales que no son perceptibles conscientemente, y que sin embargo luego pueden ser recordados.

En la investigación, publicada en la revista Neuron, los expertos activaron parte del sistema de recompensa en la base del tallo cerebral de los monos, concretamente en el área tegmental ventral, liberando dopamina. Esta hormona no solamente es crucial para el placer y la felicidad: también cumple un papel vital en los procesos cognitivos y de aprendizaje.

Mientras desarrollaban esta acción, los investigadores mostraron imágenes prácticamente invisibles de rostros y cuerpos humanos a los monos, entre otros estímulos visuales difíciles de percibir de manera consciente, al mismo tiempo que les exigían otras tareas de gran complejidad.

Todo indicaba que en situaciones normales los animales no serían capaces de recordar los estímulos presentados: ¿qué pasaría, en cambio, al activar la base del tallo cerebral?

Importantes resultados

El experimento permitió comprobar que al activar la zona indicada del tallo cerebral los monos fueron capaces de reconocer y recordar los estímulos visuales subconscientes, en tanto que no lo lograron cuando la mencionada estimulación fue interrumpida. Según los científicos, esto demuestra que existe una relación directa entre esta región del cerebro y los estímulos subconscientes.

Además, remarcaron que pudo comprobarse que la dopamina incentiva el aprendizaje subconsciente. También expresaron que durante el experimento se activaron zonas de la corteza visual del cerebro y otras áreas importantes para la memoria.

En ese sentido, y teniendo en cuenta las semejanzas entre monos y humanos, los investigadores creen que al profundizar en estos conocimientos en futuros estudios será posible desarrollar nuevos tratamientos para enfermedades relacionadas con la producción de dopamina, como la depresión, las adicciones o el Parkinson.

Según el profesor Wim Vanduffel, uno de los responsables del estudio, «al comprobar los resultados en humanos y estimular áreas del cerebro que producen dopamina, podríamos permitir por ejemplo que las personas recuperen el habla más rápidamente o mejoren sus habilidades motoras después de un accidente o enfermedad», concluyó.

Referencia

Electrical stimulation of the macaque ventral tegmental area drives category-selective learning without attention. Sjoerd R. Murris et al. Neuron (2021).DOI:https://doi.org/10.1016/j.neuron.2021.02.013

Foto: Gerd Altmann en Pixabay.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

2 comentarios

RSS Lo último de Tendencias21

  • El antepasado humano Homo floresiensis podría estar vivo en Indonesia 25 mayo, 2022
    Conocido como "hobbit" por su pequeño tamaño, nuestro antepasado Homo floresiensis no se habría extinguido cómo se piensa: podría seguir vivo, oculto en la isla de Flores, en lo que ahora es Indonesia. Podría haber sobrevivido hasta hoy como un gran simio, explicando así las apariciones de un "hombre-mono" en Flores, que en realidad podrían […]
    Pablo Javier Piacente
  • Dos astronautas visitarán Marte durante un mes en 2030 25 mayo, 2022
    La NASA se propone enviar dos astronautas a Marte la próxima década para una estancia de un mes en la superficie del planeta rojo, a bordo de un rover presurizado. La tripulación constará de cuatro astronautas, dos de los cuales quedarán en órbita después de un viaje de 500 días. Dispondrán de 25 toneladas de […]
    Pablo Javier Piacente
  • Consiguen tomates modificados genéticamente que producen vitamina D 25 mayo, 2022
    Utilizando la edición de genes, investigadores británicos han conseguido que los tomates hayan aprendido a acumular provitamina D3. Uno solo de estos tomates transgénicos aporta el 20% de la vitamina D3 que necesita al día una persona.
    SMC/T21
  • Una nueva forma de ciencia ciudadana entra en las instituciones 25 mayo, 2022
    Una nueva forma de ciencia ciudadana se implanta en la sociedad, inoculando criterios científicos en las instituciones para que gestionen mejor los problemas globales, particularmente la crisis climática y las pandemias.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Pequeñas ondas magnéticas están sacudiendo el núcleo de la Tierra 24 mayo, 2022
    Ondas magnéticas descubiertas en el núcleo de la Tierra podrían iluminar lo que sucede en el interior de nuestro planeta: cada siete años, el campo magnético alrededor de la región ecuatorial del núcleo sufre fuertes fluctuaciones, desplazándose a velocidades de alrededor de 1.500 kilómetros por año.
    Pablo Javier Piacente
  • Otro gigantesco asteroide se acerca este viernes a la Tierra 24 mayo, 2022
    Un enorme asteroide de casi 2 kilómetros de diámetro se acercará a la Tierra este viernes 27 de mayo, según la NASA. Aunque en esta ocasión el asteroide pasará casi a 10 veces la distancia promedio entre la Tierra y la Luna, la agencia espacial ha clasificado al asteroide como "potencialmente peligroso", lo que significa […]
    Pablo Javier Piacente
  • El origen evolutivo del cerebro podría estar en el estómago 24 mayo, 2022
    Investigadores del EMBL, el laboratorio líder de Europa para las ciencias de la vida, ha descubierto que el origen evolutivo del cerebro puede estar en las funciones digestivas de animales primitivos que adolecen de neuronas y de sistema nervioso.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las galaxias sin materia oscura desconciertan a los astrónomos 24 mayo, 2022
    Una colosal colisión cósmica que tuvo lugar hace 8.000 millones de años podría haber creado dos galaxias insólitas, descubiertas en 2018 y 2019, así como 11 galaxias más que están sin materia oscura a 65 millones de años luz de la Tierra.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una megatormenta de meteoritos se espera la última noche de mayo 24 mayo, 2022
    Los astrónomos esperan una potente tormenta de meteoros a finales de mayo, que promete ser un espectáculo inolvidable: la Tierra atravesará tres nubes de escombros creadas por el ancestral cometa SW3 en 1995, 1892 y 1897.
    Redacción T21
  • Organismos de 830 millones de años de antigüedad podrían volver a estar vivos 23 mayo, 2022
    Antiguos cristales de sal en Australia Central contienen microorganismos que quedaron atrapados hace 830 millones de años: según un nuevo estudio, es posible que los organismos australianos aún estén vivos. Los hallazgos podrían usarse para buscar alienígenas ancestrales: los organismos se encontraron en un entorno similar al que probablemente existió en el antiguo Marte.
    Pablo Javier Piacente