Tendencias21

Descubren en ratones cómo desactivar la pasión por el dulce

Una investigación desarrollada en ratones ha descubierto que es posible suprimir la pasión por el dulce o el rechazo por lo amargo manipulando neuronas en la amígdala cerebral. Se puede conseguir que lo dulce se perciba como amargo y viceversa, un hallazgo prometedor para el tratamiento de la obesidad o la anorexia.

Descubren en ratones cómo desactivar la pasión por el dulce

Una nueva investigación desarrollada en ratones ha descubierto que el deseo subyacente del cerebro por el azúcar y su rechazo del sabor amargo, se pueden desactivar manipulando las neuronas en la amígdala, el centro emocional del cerebro.

El estudio ha comprobado que el hecho de eliminar la capacidad de un animal de tener ganas o despreciar un sabor no tiene ningún impacto sobre la capacidad de identificarlo.

Los resultados, publicados en la revista Nature, sugieren que el complejo sistema gustativo del cerebro, que produce un conjunto de pensamientos, recuerdos y emociones relacionadas con la degustación de los alimentos, se basa en unidades discretas que pueden ser aisladas, modificadas o desactivadas por separado.

La investigación abre nuevos caminos a la exploración de nuevas estrategias para comprender y tratar los problemas relacionados con la alimentación, especialmente la obesidad y la anorexia mental.

“Cuando nuestro cerebro detecta un gusto, no sólo identifica su cualidad, sino que también expresa una maravillosa sinfonía de señales neuronales que vinculan esta experiencia a su contexto, su valor hedonista, sus recuerdos, sus emociones y otros sentidos, para producir una respuesta coherente”, explica el investigador principal S. Zuker, del Zuckerman Institute, de la Universidad de Columbia,en un comunicado.

El estudio se basa en otro anterior del mismo equipo de científicos que consiguió cartografiar el sistema de sabor del cerebro. Los investigadores descubrieron que cuando la lengua se encuentra con uno de los cinco sabores: salado, dulce, ácido, amargo o umami (el llamado quinto sabor, equivalente a delicioso), las células especializadas de la lengua envían señales a regiones específicas del cerebro para identificar el sabor y desencadenar la reacción apropiada.

En la nueva investigación, los científicos se concentraron en el sabor dulce y amargo y la amígdala, una región del cerebro conocida por ser importante para hacer juicios de valor sobre la información sensorial. Investigaciones anteriores habían demostrado también que la amígdala se conecta directamente con la corteza del sabor.

«Nuestro trabajo anterior reveló una clara división entre las regiones dulces y amargas de la corteza cerebral gustativa», señala Li Wang, primer autor del artículo. «El nuevo estudio mostró que la misma división continúa hasta la amígdala. Esta segregación entre regiones dulces y amargas, tanto en la corteza cerebral gustativa como en la amígdala, significa que podemos manipular independientemente estas regiones cerebrales y controlar cualquier cambio resultante en el comportamiento».

Probar un dulce para nada

Los científicos realizaron varios experimentos en los que las conexiones dulces o amargas a la amígdala se activaron artificialmente, simulando el parpadeo de una serie de destellos de luz. Cuando las conexiones dulces se activaron, los animales respondieron al agua como si fuera azúcar. Y al manipular los mismos tipos de conexiones, los investigadores incluso podrían cambiar la calidad percibida de un sabor, convirtiendo el sabor dulce en un sabor aversivo, o el amargo en uno atractivo.

Por el contrario, cuando los investigadores desactivaron las conexiones de la amígdala pero dejaron la corteza cerebral gustativa intacta, los ratones aún podían reconocer y distinguir el dulce del amargo, pero carecían de las reacciones emocionales básicas, como la preferencia por el azúcar o la aversión al amargo.

«Sería como darle un mordisco a tu pastel de chocolate favorito pero sin obtener ningún placer de hacerlo», señala Wang. «Después de algunas mordidas, dejas de comer.”

Por lo general, la identidad de un alimento y el placer que se siente al comerlo se entrelazan. Pero los investigadores demostraron que estos componentes pueden aislarse entre sí y luego manipularse por separado. Esto sugiere que la amígdala cerebral podría ser un área en la que buscar estrategias para tratar los trastornos alimentarios.

Zuker y Wang investigan ahora otras regiones cerebrales adicionales que cumplen funciones críticas en el sistema del gusto. Por ejemplo, la corteza cerebral gustativa también se vincula directamente a las regiones involucradas en las acciones motoras, así como al aprendizaje y la memoria.

«Nuestro objetivo es reconstruir cómo esas regiones añaden significado y contexto al gusto», concluye Wang. «Esperamos que nuestras investigaciones ayuden a descifrar cómo el cerebro procesa la información sensorial y aporta riqueza a nuestras experiencias sensoriales».

Referencia

The coding of valence and identity in the mammalian taste system. Li Wang et al. Nature (2018)

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una serie de "tornados celulares" esculpen nuestros órganos 14 febrero, 2022
    Una compleja organización espontánea de las células a modo de “tornados” produce fuerzas que logran modelar tejidos y órganos: de esta manera, las células van cincelando lentamente la forma de las estructuras internas del cuerpo humano.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan rayos X de alta energía provenientes de Júpiter 14 febrero, 2022
    Júpiter emite rayos X en longitudes de onda de alta energía: emanadas de las auroras permanentes del planeta gigante, y detectadas por el telescopio de rayos X NuSTAR de la NASA, las emisiones son la luz más energética identificada hasta el momento que provenga de cualquier planeta en el Sistema Solar, con excepción de la […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un chip que se puede configurar como el cerebro humano 14 febrero, 2022
    Investigadores de la Universidad de Purdue en Estados Unidos han desarrollado un chip electrónico que actualiza por sí mismo sus circuitos electrónicos. Es capaz de aprender continuamente y de servir de base a un ordenador que operaría como el cerebro biológico.
    Redacción T21
  • La vida pudo haber surgido en el espacio y no solo en la Tierra 14 febrero, 2022
    Una investigación que ha recreado en laboratorio las condiciones que prevalecen en las nubes moleculares cósmicas ha comprobado que los mecanismos básicos de la vida pueden desarrollarse en las condiciones extremas del espacio y que la vida no es una condición única de planetas como la Tierra.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una mutación genética podría explicar la longevidad de los centenarios 13 febrero, 2022
    Una variante genética que abunda en las personas centenarias se perfila como el gen de la longevidad: retrasa el envejecimiento, disminuye la inflamación y prolonga la vida sana. Esta ingeniosa proteína podría reforzar las estrategias contra la senescencia.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El cerebro puede ver después de un accidente cerebrovascular 12 febrero, 2022
    Los ojos pueden seguir viendo después de un accidente cardiovascular, pero el cerebro dañado no puede interpretar las señales visuales. Una rehabilitación personalizada podría conseguir la recuperación de la visión.
    Redacción T21
  • El núcleo interno de la Tierra presenta un estado entre líquido y sólido 11 febrero, 2022
    Los físicos han sostenido durante mucho tiempo que el núcleo interno de la Tierra es sólido, pero un nuevo estudio sugiere que se encuentra en un punto intermedio entre sólido y líquido, un descubrimiento que podría arrojar luz sobre algunos de los secretos más profundos del planeta.
    Pablo Javier Piacente
  • Algoritmos para calcular la complejidad de un planeta podrían revelar la vida extraterrestre 11 febrero, 2022
    Un procedimiento aritmético aplicado a una serie de algoritmos podría ser la llave para descubrir la vida extraterrestre: al medir la complejidad de un planeta tomando determinados datos e imágenes, identifica a los mejores “candidatos” a albergar vida. 
    Pablo Javier Piacente
  • Puede haber muchos más planetas habitables a 4,22 años luz de la Tierra 11 febrero, 2022
    La confirmación de un tercer planeta orbitando Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sol, indica que seguramente habrá más mundos en zona de habitabilidad a solo 4,22 años luz de la Tierra.
    Redacción T21
  • Humanos y neandertales vivieron juntos al sur de Francia hace 54.000 años 11 febrero, 2022
    El homo sapiens habitó Europa hace al menos 54.000 años, 10.000 años antes de lo que se había documentado hasta ahora, y compartió con los extintos neandertales una cueva del sur de Francia al menos durante miles de años.
    Redacción T21