Tendencias21

Descubren la galaxia más luminosa conocida hasta ahora

Científicos de la NASA y de la Universidad de Leicester (Inglaterra) han descubierto la galaxia más luminosa conocida hasta ahora, con una potencia de 300 billones de soles. Emite en luz infrarroja, y tanta luminosidad podría deberse al crecimiento exageradamente grande de un agujero negro en su seno.

Descubren la galaxia más luminosa conocida hasta ahora

Una galaxia remota brillando con luz infrarroja equivalente a más de 300 billones de soles ha sido descubierta utilizando datos de WISE, telescopio de la NASA que estudia la luz infrarroja.

La galaxia, que pertenece a una nueva clase de objetos recientemente descubiertos por WISE -apodados galaxias infrarrojas muy luminosas, o ELIRGs, por sus siglas en inglés-, es la galaxia más luminosa encontrada hasta la fecha.

«Estamos observando una etapa muy intensa de la evolución de las galaxias», explica Chao-Wei Tsai, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California, y autor principal de un nuevo artículo que aparece en The Astrophysical Journal. «Esta luz deslumbrante puede ser la principal etapa de crecimiento en tamaño del agujero negro de la galaxia».

El profesor Andrew Blain, del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Leicester (Reino Unido), ha estado involucrado con WISE desde su creación en 2001, y ha sido responsable de examinar y validar los datos del telescopio. Es co-autor del nuevo informe sobre este descubrimiento, señala una nota de prensa de la universidad.

La galaxia, conocida como WISE J224607.57-052635.0, puede tener un agujero negro gigante en su vientre, atiborrándose de gas.

Los agujeros negros supermasivos crecen acumulando gas y materia en un disco alrededor de ellos. El disco se calienta hasta temperaturas de millones de grados, emitiendo rayos X, visibles y ultravioleta, de alta energía. La luz es bloqueada por las capas de polvo de los alrededores. A medida que el polvo se calienta, irradia luz infrarroja.

Los agujeros negros inmensos son comunes en los núcleos de las galaxias, pero encontrar uno tan grande en el cosmos hace tanto tiempo es raro. Debido a que la luz de la galaxia que aloja el agujero negro ha viajado 12.500 millones de años para llegar a nosotros, los astrónomos están viendo cómo era en el pasado. El agujero negro tenía ya miles de millones de veces la masa de nuestro Sol cuando nuestro universo tenía sólo una décima parte de los 13,8 millones de años de edad que tiene ahora.

Razones

El nuevo estudio, señala la nota de prensa de la NASA, destaca tres razones por las que los agujeros negros de las ELIRGs podrían haber crecido de manera masiva. En primer lugar, es posible que nacieran grandes. En otras palabras, las «semillas» o agujeros negros embrionarios, podrían ser más grande de lo que se pensaba posible.

«¿Cómo se llega a un elefante?», pregunta Peter Eisenhardt, científico del proyecto WISE en JPL y co-autor del artículo. «Una forma es empezar es con un bebé elefante.»

Las otras dos explicaciones implican ya sea una ruptura o un doblamiento del límite teórico de la alimentación del agujero negro, llamado límite de Eddington. Cuando un agujero negro se alimenta, el gas cae y se calienta, emitiendo luz. La presión de la luz en realidad empuja el gas hacia fuera, creando un límite a lo rápido que el agujero negro puede devorar materia continuamente.

Si un agujero negro rompió ese límite, podría teóricamente inflarse a un ritmo vertiginoso. Ya se había visto agujeros negros rompiendo ese límite; Sin embargo, el agujero negro del estudio habría tenido que romper varias veces el límite para crecer tanto.

Alternativamente, los agujeros negros podrían estar simplemente doblando ese límite. «Otra forma de que un agujero negro crezca tanto es que consuma de forma sostenida más rápido de lo que se creía posible», dice Tsai. «Esto puede suceder si el agujero negro no gira tan rápido.»

Si un agujero negro gira lo suficientemente despacio, no rechazar tanto el alimento. Al final, un agujero negro que gira despacio puede engullir más materia que uno que gira rápido.

Más investigación

«Los agujeros negros masivos de las galaxias ELIRGs podían hartarse de más materia durante un período más largo de tiempo», explica Blain. «Es como ganar un concurso de comerse hot-dogs que dura cientos de millones de años.»

Se necesita más investigación para resolver el rompecabezas de estas galaxias deslumbrantemente luminosos. El equipo tiene planes para determinar mejor las masas de los agujeros negros centrales. Saber el verdadero peso de estos objetos ayudará a revelar su historia, así como la de otras galaxias de este capítulo muy crucial y frenético de nuestro cosmos.

WISE ha encontrado cientos de otras galaxias igualmente raras, a partir de imágenes infrarrojas de todo el cielo que tomó en 2010. Al ver todo el cielo con más sensibilidad que nunca, WISE ha sido capaz de atrapar raros especímenes cósmicos que se podrían haber escapado de otra forma.

El nuevo estudio informa de un total de 20 nuevas ELIRGs, incluyendo la galaxia más luminosa encontrada hasta la fecha. Estas galaxias, que son aún más luminosas que las galaxias infrarrojas ultraluminosas (ULIRGs) conocidas, no se encontraron antes debido a su distancia, y porque el polvo convierte su poderosa luz visible en una increíble efusión de luz infrarroja.

«Nos encontramos en un estudio relacionado con WISE que hasta la mitad de las galaxias más luminosas solamente se visualizan bien en luz infrarroja», dice Tsai.

WISE se puso en modo de hibernación en 2011 después de que escaneara todo el cielo en dos ocasiones, completando sus principales objetivos. En septiembre de 2013, WISE se reactivó, renombrada NeoWise, y se le asignó una nueva misión para ayudar a la NASA a identificar objetos potencialmente peligrosos cercanos a la Tierra.

Referencia bibliográfica:

Chao-Wei Tsai, Peter Eisenhardt, Jingwen Wu, Daniel Stern, Roberto Assef, Andrew Blain, Carrie Bridge, Dominic Benford, Roc Cutri, Roger Griffith, Thomas Jarrett, Carol Lonsdale, Frank Masci, Leonidas Moustakas, Sara Petty, Jack Sayers, S. Adam Stanford, Edward Wright, Lin Yan, David Leisawitz, Fengchuan Liu, Amy Mainzer, Ian McLean, Deborah Padgett, Michael Skrutskie, Christopher Gelino, Charles Beichman, Stéphanie Juneau: The Most Luminous Galaxies Discovered by WISE. The Astrophysical Journal (2015). arXiv:1410.1751

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una nueva terapia restablece las células a estados más juveniles 12 marzo, 2022
    Una nueva terapia de rejuvenecimiento celular revierte de forma segura los signos del envejecimiento en ratones, abriendo nuevas expectativas para prolongar o mejorar el envejecimiento saludable en seres humanos.
    Redacción T21
  • Los entornos urbanos no le gustan al cerebro 11 marzo, 2022
    Los entornos urbanos se caracterizan por estructuras visuales más rígidas que los ambientes naturales: debido a esto, el cerebro humano no se siente a gusto en la ciudad y logra una mayor relajación y equilibrio al entrar en contacto con las figuras fractales que se encuentran en la naturaleza.
    Pablo Javier Piacente
  • La guerra de Ucrania ya ha llegado al espacio 11 marzo, 2022
    El aislamiento científico de Rusia no solo compromete el futuro de la Estación Espacial Internacional, sino también a las comunicaciones por satélite o el control de la basura espacial. Las consecuencias de la guerra en cuanto a la investigación y la infraestructura espacial aún no pueden vislumbrarse en su totalidad, y podrían ser más peligrosas […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren más de diez aminoácidos en muestras del asteroide Ryugu 11 marzo, 2022
    Los científicos que han analizado las muestras de un asteroide recogidas a 15 millones de kilómetros de nuestro planeta, indican que estos objetos celestes podrían haber contribuido al surgimiento de la vida en la Tierra.
    N+1/T21
  • El cáncer se propaga por el miedo a la muerte de las células tumorales 11 marzo, 2022
    Una investigación ha descubierto que cuando las células cancerígenas se ven amenazadas de muerte, se reprograman para salvar su vida, migran a otros órganos del cuerpo y extienden el cáncer.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia española rompe también con la ciencia de la Federación Rusa y Bielorrusia 10 marzo, 2022
    La ciencia española ha decidido suspender las relaciones científicas con las instituciones análogas de la Federación Rusa, como consecuencia de la invasión de Ucrania, siguiendo los pasos del CERN y del CNRS de Francia, entre otras instituciones europeas. Al mismo tiempo, potenciará las relaciones académicas con Ucrania.
    Redacción T21
  • Hay música en la ciencia y ciencia en la música 10 marzo, 2022
    La ciencia y la música no son mundos separados: actúan en conjunto para permitirnos comprender el Universo y sus leyes y, al mismo tiempo, conmovernos con la magia de las creaciones humanas. 
    Pablo Javier Piacente
  • La comunicación con una civilización alienígena representa el mayor desafío de la humanidad 10 marzo, 2022
    La comunicación con una civilización extraterrestre podría ser más problemática de lo pensado hipotéticamente: una cultura alienígena mucho más inteligente, con una tecnología ampliamente superior o con estructuras conceptuales muy diferentes podría suponer un enorme desafío al momento de establecer una relación directa.
    Pablo Javier Piacente
  • Primeros pasos para una red cuántica global en la nube 10 marzo, 2022
    La Estación Espacial Internacional inicia este año un experimento para posibilitar la comunicación cuántica global a través de nodos espaciales que conectan transmisores y receptores cuánticos en tierra, separados entre sí por grandes distancias.
    JPL/T21
  • El cerebro poda los recuerdos antes de archivarlos en la memoria 10 marzo, 2022
    El cerebro codifica los recuerdos en función de la naturaleza de una experiencia y privilegia los asociados a fuertes emociones porque interpreta que están relacionados con nuestra supervivencia. Los poda como si fueran ramas de árboles antes de archivarlos.
    Eduardo Martínez de la Fe