Tendencias21
Descubren uno  de los secretos del Amanecer Cósmico

Descubren uno de los secretos del Amanecer Cósmico

Los astrónomos han descubierto cómo los agujeros negros supermasivos se formaron y crecieron rápidamente hace 12.500 millones de años: fue gracias a enormes reservorios de gas frío que les suministraron alimento en el Amanecer Cósmico.

Descubren uno de los secretos del Amanecer Cósmico

Utilizando el Very Large Telescope de ESO, un equipo de astrónomos ha observado reservorios de gas frío alrededor de algunas de las primeras galaxias del universo.

Estos halos de gas son el alimento perfecto para agujeros negros supermasivos, situados en el centro de estas galaxias, que ahora se ven como eran hace más de 12.500 millones de años.

Este almacén de alimento podría explicar cómo estos monstruos cósmicos crecieron tan rápido durante un período de la historia del universo conocido como el Amanecer Cósmico.

“Ahora podemos demostrar, por primera vez, que las galaxias primordiales tienen suficiente comida en su entorno para mantener tanto el crecimiento de agujeros negros supermasivos como la intensa formación de estrellas”, afirma Emanuele Paolo Farina, del Instituto Max Planck de Astronomía de Heidelberg, Alemania, quien dirigió la investigación, publicada  en la revista The Astrophysical Journal.

«Esto añade una pieza fundamental al rompecabezas que los astrónomos están armando para describir cómo se formaron las estructuras cósmicas hace más de doce mil millones de años».

Primeros monstruos

Una de las preguntas que se han hecho siempre los astrónomos es cómo pudieron los agujeros negros supermasivos crecer tanto y en una etapa tan temprana de la historia del universo.

“La presencia de estos primeros monstruos, con masas de varios miles de millones de veces la masa de nuestro Sol, es un gran misterio”, dice Farina.

Esto significa que los primeros agujeros negros, que podrían haberse formado a partir del colapso de las primeras estrellas, deben haber crecido muy rápido. Pero, hasta ahora, no se habían detectado «alimentos para agujeros negros» —gas y polvo— en cantidades lo suficientemente grandes como para explicar este rápido crecimiento.

Para complicar aún más las cosas, observaciones previas llevadas a cabo con ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), revelaron una gran cantidad de polvo y gas en estas primeras galaxias que alimentaron la rápida formación de estrellas. Estas observaciones de ALMA sugirieron que podría haber pocas sobras para alimentar a un agujero negro.

Resolviendo el misterio

Para resolver este misterio, Farina y sus colegas utilizaron el instrumento MUSE, instalado en el Very Large Telescope (VLT) de ESO, en el desierto chileno de Atacama, para estudiar cuásares, objetos extremadamente brillantes alimentados por agujeros negros supermasivos que se encuentran en el centro de galaxias masivas.

El trabajo se centró en el estudio de 31 cuásares, vistos como eran hace más de 12.500 millones de años, en un momento en que el universo todavía era un bebé y contaba con tan solo unos 870 millones de años de edad. Esta es una de los sondeos de cuásares más grandes realizado en esta etapa temprana de la historia del universo.

Los astrónomos descubrieron que 12 de los cuásares estudiados estaban rodeados por enormes reservorios de gas: halos de frío y denso gas de hidrógeno que se extienden 100.000 años luz desde los agujeros negros centrales y con miles de millones de veces la masa del Sol.

También las galaxias

El equipo, de Alemania, Estados Unidos, Italia y Chile, también descubrió que estos halos de gas estaban estrechamente unidos a las galaxias, proporcionando la fuente de alimento perfecta para mantener tanto el crecimiento de agujeros negros supermasivos como la intensa formación estelar.

La investigación fue posible gracias a la excelente sensibilidad de MUSE (Multi Unit Spectroscopic Explorer, explorador espectroscópico multiunidad), instalado en el VLT de ESO, que, según Farina, fue un «cambio en las reglas del juego» en el estudio de los cuásares.

“En cuestión de unas horas por objeto observado, pudimos adentrarnos en el entorno de los agujeros negros más masivos y voraces presentes en el joven universo”, añade.

Mientras que los cuásares son brillantes, los reservorios de gas que hay a su alrededor son mucho más difíciles de observar. Pero MUSE puede detectar el débil resplandor del gas de hidrógeno en los halos, permitiendo a los astrónomos revelar finalmente los alijos de comida que potencian los agujeros negros supermasivos en el universo primitivo.

En el futuro, el ELT (Extremely Large Telescope) de ESO, ayudará a los científicos a revelar aún más detalles sobre galaxias y agujeros negros supermasivos en los primeros dos mil millones de años después del Big Bang.

“Con el poder del ELT, podremos profundizar aún más en el universo primitivo para detectar muchas más nebulosas de gas”, concluye Farina.

Referencia

The REQUIEM Survey. I. A Search for Extended Lyα Nebular Emission Around 31 z > 5.7 Quasars. Emanuele Paolo Farina et al.  The Astrophysical Journal, Volume 887, Number 2. DOI:https://doi.org/10.3847/1538-4357/ab5847

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21
  • Muchos exoplanetas similares a la Tierra pueden tener vida 3 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que muchos de los 1.500 exoplanetas similares a la Tierra que han sido identificados pueden tener poderosos campos magnéticos que los protegen de la radiación cósmica y favorecen las condiciones para la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las bacterias intestinales practican sexo para obtener vitamina B12 2 febrero, 2022
    Se sabía que las bacterias intestinales necesitan vitamina B12, pero una nueva investigación muestra que estas bacterias transfieren genes a través del "sexo" para adquirir sus vitaminas. Los microbios intestinales beneficiosos comparten la capacidad de adquirir este preciado recurso entre sí a través de un proceso llamado "sexo bacteriano".
    Pablo Javier Piacente
  • La materia oscura podría generar ondas capaces de ser detectadas 2 febrero, 2022
    La materia oscura macroscópica que viaja a través de las estrellas podría producir ondas de choque potencialmente detectables, según una nueva investigación. La nueva técnica se concentra en los denominados “asteroides oscuros” y las ondas de choque que generan.
    Pablo Javier Piacente
  • Un segundo asteroide troyano acompaña a la Tierra en su órbita alrededor del Sol 2 febrero, 2022
    Los astrónomos han confirmado que en el llamado punto de Lagrange L4, un segundo asteroide troyano orbita alrededor del Sol en la misma trayectoria que la Tierra. Aunque estaba allí desde hace 600 años, fue descubierto en 2020 sin que hasta ahora haya podido certificarse su existencia.
    Redacción T21
  • La señal maravillosa que descendió del cielo de Londres en 1195 fue un extraño fenómeno atmosférico 2 febrero, 2022
    Investigadores británicos han confirmado que el relato de un monje medieval de "una señal maravillosa que descendió cerca de Londres" en el año 1195 corresponde a la descripción de un rayo globular, un extraño fenómeno atmosférico que todavía no se conoce muy bien.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una ciudad fue misteriosamente abandonada a fines del siglo XIV en América del Norte y aún no sabemos por qué 1 febrero, 2022
    Cahokia fue una vibrante ciudad habitada por unas 15.000 personas durante más de 200 años, en la zona que hoy ocupa el Estado estadounidense de Illinois. Sin embargo, a fines del siglo XIV estaba desierta: la ciencia aún no ha logrado explicar por qué fue abandonada. 
    Pablo Javier Piacente