Tendencias21
Detectado en el polo sur un potente antineutrino de origen extraterrestre

Detectado en el polo sur un potente antineutrino de origen extraterrestre

Un telescopio enterrado bajo el hielo del polo sur ha detectado por primera vez un antineutrino altamente energético de origen inconfundiblemente extraterrestre que llegó a nuestro planeta en 2016.

Los científicos han identificado por primera vez un antineutrino altamente energético procedente del cosmos, producido probablemente en un remoto agujero negro supermasivo.

Fue detectado por IceCube, un telescopio de neutrinos situado en la estación Amundsen-Scott del Polo Sur geográfico, en el lado más meridional del planeta.

IceCube es un experimento de Astrofísica de partículas dotado de más de 5.000 módulos digitales ópticos suspendidos en un kilómetro cúbico de hielo enterrado en el subsuelo polar.

El 6 de diciembre de 2016, un rayo cósmico de alta energía se incrustó en el polo sur terrestre y llegó hasta IceCube después de penetrar kilómetro y medio de hielo antártico.

A esa profundidad de la capa de hielo, el potente rayo cósmico, constituido por una partícula de alta energía llamada antineutrino, se estrelló contra un electrón y produjo una partícula que rápidamente se descompuso en una lluvia de partículas secundarias.

Algo insólito

La interacción fue capturada por los digitales ópticos de IceCube y permitirá escudriñar rincones del universo que todavía resultan desconocidos para la astronomía actual. Los resultados se han publicado en la revista Nature.

Lo que observaron los científicos es que se había producido algo insólito: la interacción entre un electrón y un antineutrino, que es la versión de antimateria de un neutrino, dotado de una carga energética inalcanzable en la Tierra.

De esta forma se dieron cuenta de que habían visto un evento de Resonancia de Glashow, un fenómeno predicho por el premio Nobel de Física, Sheldon Glashow, en 1960. Eso significa que habían conseguido otra confirmación del Modelo Estándar de física de partículas.

Glashow propuso en 1960 que un antineutrino podría interactuar con un electrón para producir una partícula que todavía no se conocía, siempre que la interacción se hubiera producido a nivel de energías tan altas que ni siquiera se alcanzan en el Sol.

El antineutrino que creó el evento de resonancia de Glashow viajó una gran distancia antes de llegar a IceCube. Este gráfico muestra su recorrido; la línea de puntos azul es la ruta del antineutrino. (No a escala) Crédito: IceCube Collaboration.

Más allá del CERN

Cuando fue descubierta en 1983, esa partícula predicha por Glashow se denominó bosón W negativo y fue observada ahora mediante un proceso conocido como resonancia, tal como había sido descrito por el premio nobel norteamericano más de veinte años antes.

Hasta la fecha, esa resonancia de Glashow no se había podido verificar porque no se pueden alcanzar en la Tierra las altas energías necesarias para generar ese tipo de bosones.

Lo que ocurrió bajo la capa de hielo polar fue lo que no habíamos podido obtener con las tecnologías actuales: la interacción de un antineutrino con un electrón con la energía suficiente para generar la resonancia y la aparición de bosones.

Partículas imposibles

La satisfacción de los científicos por este descubrimiento no tiene límites: han detectado partículas con energías imposibles de crear en la Tierra.

“Este resultado prueba la viabilidad de la astronomía de neutrinos y la capacidad de IceCube para hacerlo, que desempeñará un papel importante en la futura física de astropartículas”, dice Christian Haack, uno de los investigadores, en un comunicado.

Y añade: «ahora podemos detectar eventos de neutrinos individuales que son inconfundiblemente de origen extraterrestre».

El resultado también abre un nuevo capítulo de la astronomía de neutrinos porque comienza a desenredar los neutrinos de los antineutrinos, destacan los investigadores.

La astronomía de neutrinos observa fenómenos astronómicos detectando los neutrinos que surgen de las reacciones termonucleares débiles que tienen lugar en el interior de las estrellas.​ Su estudio podría ser la llave para resolver importantes interrogantes como el origen de la materia del Universo.

Más resonancias

Los protagonistas de este descubrimiento quieren detectar más resonancias de Glashow para realizar nuevas mediciones que amplíen la información obtenida en este primer registro.

Desde que IceCube comenzó a funcionar en mayo de 2011, el observatorio ha detectado cientos de neutrinos astrofísicos de alta energía y ha producido una serie de resultados significativos en astrofísica de partículas, incluido el descubrimiento de un flujo de neutrinos astrofísicos en 2013 y la primera identificación de una fuente de neutrinos astrofísicos en 2018.

Pero el evento de resonancia de Glashow es especialmente notable debido a su energía notablemente alta, concluyen los investigadores.

Referencia

Detection of a particle shower at the Glashow resonance with IceCube. The IceCube Collaboration. Nature volume 591, pages220–224(2021). DOI: https://doi.org/10.1038/s41586-021-03256-1

Foto superior: Imagen del observatorio del Polo Sur IceCube, con sensores ópticos situados bajo el hielo polar para detectar neutrinos. Crédito: IceCube Collaboration (foto de ICL por Yuya Makino, IceCube / NSF)

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21
  • La muerte los llama y ellos se juntan 13 febrero, 2024
    Un experimento desarrollado en "granjas de cadáveres" permitió comprobar que la descomposición de cuerpos humanos y de otras especies atrae siempre a las mismas variedades de microorganismos y hongos, sin importar el clima, la estación del año o la ubicación en el globo. Un mejor conocimiento de esta comunidad "universal" de descomponedores permitirá importantes avances […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente
  • Toda la biblioteca privada de Darwin ya está disponible en Internet 13 febrero, 2024
    La biblioteca privada de Charles Darwin ha sido completamente reconstruida y está disponible en Internet por primera vez, coincidiendo con el 215 cumpleaños del naturalista. El catálogo, de 300 páginas, contiene 7.400 títulos con un total de 13.000 volúmenes entre libros, escritos y revistas, que están al alcance de todo el mundo sin salir de […]
    Redacción T21