Tendencias21

Dos hormonas combinadas potencian comportamientos poco éticos

Investigadores estadounidenses han constatado que niveles elevados de dos hormonas al mismo tiempo vuelven a la gente más tramposa. Se trata de la testosterona y del cortisol. La primera es la hormona sexual principal masculina, y la segunda se libera como respuesta al estrés.

Dos hormonas combinadas potencian comportamientos poco éticos

Las hormonas juegan un papel en el engaño, pues lo refuerzan y fomentan, al igual que otros comportamientos poco éticos, ha revelado un estudio de la Universidad de Harvard y de la Universidad de Texas en Austin (EEUU).

Los autores de la investigación analizaron en concreto dos hormonas: la testosterona y el cortisol. La primera es la hormona sexual principal masculina, y la segunda se libera como respuesta al estrés.  Ambas son secretadas por el sistema endocrino, que es el conjunto de órganos y tejidos del organismo que genera todas nuestras hormonas. 
  Según el estudio, los niveles de testosterona y cortisol elevados predicen la probabilidad de hacer trampa. Además, si se produce un cambio en dichos niveles hormonales durante el acto de hacer trampas, el comportamiento tramposo saldrá reforzado.
 

«A pesar de que la ciencia que estudia la relación entre hormonas y comportamiento se remonta a principios del siglo XIX, sólo recientemente se ha revelado hasta qué punto la influencia del sistema endocrino es potente y omnipresente en nuestro comportamiento», explica Robert Josephs, uno de los autores de la investigación, en un comunicado  de la Universidad de Texas en Austin difundido por Newswise

 Valor y razón 

Josephs y sus colaboradores pidieron a 117 participantes que completaran un examen de matemáticas, que lo evaluaran ellos mismos y que informaran del número de problemas que habían completado correctamente. Cuanto más problemas tuvieran bien, mayor cantidad de dinero ganarían, les dijeron.   

Antes y después de esta prueba, los científicos tomaron muestras salivales de todos los participantes, para medir los niveles de hormonas en sus organismos. Hallaron así lo siguiente: que aquellos individuos con niveles elevados de testosterona y cortisol fueron más propensos a exagerar el número de problemas que habían resuelto correctamente. 

«La testosterona elevada disminuye el temor al castigo, al mismo tiempo que aumenta nuestra sensibilidad a la recompensa. El cortisol elevado, por su parte, está vinculado a un estado de estrés crónico que puede ser extremadamente debilitante «, explica Josephs. 

Así funcionarían las dos hormonas juntas: «La testosterona proporcionaría el coraje para hacer trampa, mientras que un cortisol elevado daría una razón para hacer trampa», añade el investigador.  

El alivio de hacer trampas 

Además, tras hacer el examen, aquellos participantes que engañaron a los científicos mostraron niveles bajos de cortisol y reportaron reducciones en su angustia emocional previa, como si hacer trampa les hubiese reportado algún tipo de alivio. 

Esta reducción del estrés vino acompañada por una potente estimulación del sistema de recompensa del cerebro, compuesto por una serie de estructuras que nos hacen sentir bien después de ciertas actividades. Este cambio fisiológico tuvo como consecuencia, señala Josephs, «de reforzar el comportamiento poco ético» de los participantes. 

Peligrosa combinación

Los científicos también hallaron que los niveles elevados de solo cortisol o solo testosterona no predijeron el comportamiento poco ético, de lo que deducen que reducir los niveles de alguna de ellas puede prevenir estos comportamientos. 

De hecho, esto es lo que han demostrado investigaciones previas: que técnicas de reducción del estrés (y en consecuencia, de los niveles de cortisol en el organismo), como el yoga o la meditación, pueden tener este efecto; al igual que lo hacen tareas en las que las recompensas van dirigidas a grupos humanos y no a individuos (por lo que no aumentan la competitividad y, en consecuencia, fomentan una reducción de la testosterona).  

Los científicos creen que estos hallazgos podrían ayudar a diseñar nuevos enfoques para evitar el engaño o las trampas, sin tener que acudir a apelaciones basadas en la ética y la moral o a amenazas de castigo.

Riesgo financiero 

Un estudio  de este mismo mes sobre estas dos hormonas, en este caso realizado por de la Universidad de Alicante, del Imperial College de Londres y de la Universidad de Cambridge, ha señalado que el cortisol y la testosterona no solo son peligrosos en los exámenes. 

También pueden serlo en los mercados financieros, pues hacen que la gente corra mayores riesgos en este campo. En esta investigación, el efecto de dichas hormonas se midió suministrando dosis extra de ambas a los voluntarios.   

Estos resultados se corresponden con los de otro estudio  realizado en la misma línea por científicos de la Universidad de Granada, en el que se constató que una mayor exposición del feto a la testosterona en el vientre materno influía en el comportamiento económico  del futuro, induciendo al adulto a asumir mayores riesgos.  

Referencia bibliográfica:

Jooa Julia Lee, Francesca Gino, Ellie Shuo Jin, Leslie K. Rice, Robert A. Josephs. Hormones and Ethics: Understanding the Biological Basis of Unethical Conduct. Journal of Experimental Psychology: General (2015). DOI: 10.1037/xge0000099.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21