Tendencias21

Dos hormonas combinadas potencian comportamientos poco éticos

Investigadores estadounidenses han constatado que niveles elevados de dos hormonas al mismo tiempo vuelven a la gente más tramposa. Se trata de la testosterona y del cortisol. La primera es la hormona sexual principal masculina, y la segunda se libera como respuesta al estrés.

Dos hormonas combinadas potencian comportamientos poco éticos

Las hormonas juegan un papel en el engaño, pues lo refuerzan y fomentan, al igual que otros comportamientos poco éticos, ha revelado un estudio de la Universidad de Harvard y de la Universidad de Texas en Austin (EEUU).

Los autores de la investigación analizaron en concreto dos hormonas: la testosterona y el cortisol. La primera es la hormona sexual principal masculina, y la segunda se libera como respuesta al estrés.  Ambas son secretadas por el sistema endocrino, que es el conjunto de órganos y tejidos del organismo que genera todas nuestras hormonas. 
  Según el estudio, los niveles de testosterona y cortisol elevados predicen la probabilidad de hacer trampa. Además, si se produce un cambio en dichos niveles hormonales durante el acto de hacer trampas, el comportamiento tramposo saldrá reforzado.
 

«A pesar de que la ciencia que estudia la relación entre hormonas y comportamiento se remonta a principios del siglo XIX, sólo recientemente se ha revelado hasta qué punto la influencia del sistema endocrino es potente y omnipresente en nuestro comportamiento», explica Robert Josephs, uno de los autores de la investigación, en un comunicado  de la Universidad de Texas en Austin difundido por Newswise

 Valor y razón 

Josephs y sus colaboradores pidieron a 117 participantes que completaran un examen de matemáticas, que lo evaluaran ellos mismos y que informaran del número de problemas que habían completado correctamente. Cuanto más problemas tuvieran bien, mayor cantidad de dinero ganarían, les dijeron.   

Antes y después de esta prueba, los científicos tomaron muestras salivales de todos los participantes, para medir los niveles de hormonas en sus organismos. Hallaron así lo siguiente: que aquellos individuos con niveles elevados de testosterona y cortisol fueron más propensos a exagerar el número de problemas que habían resuelto correctamente. 

«La testosterona elevada disminuye el temor al castigo, al mismo tiempo que aumenta nuestra sensibilidad a la recompensa. El cortisol elevado, por su parte, está vinculado a un estado de estrés crónico que puede ser extremadamente debilitante «, explica Josephs. 

Así funcionarían las dos hormonas juntas: «La testosterona proporcionaría el coraje para hacer trampa, mientras que un cortisol elevado daría una razón para hacer trampa», añade el investigador.  

El alivio de hacer trampas 

Además, tras hacer el examen, aquellos participantes que engañaron a los científicos mostraron niveles bajos de cortisol y reportaron reducciones en su angustia emocional previa, como si hacer trampa les hubiese reportado algún tipo de alivio. 

Esta reducción del estrés vino acompañada por una potente estimulación del sistema de recompensa del cerebro, compuesto por una serie de estructuras que nos hacen sentir bien después de ciertas actividades. Este cambio fisiológico tuvo como consecuencia, señala Josephs, «de reforzar el comportamiento poco ético» de los participantes. 

Peligrosa combinación

Los científicos también hallaron que los niveles elevados de solo cortisol o solo testosterona no predijeron el comportamiento poco ético, de lo que deducen que reducir los niveles de alguna de ellas puede prevenir estos comportamientos. 

De hecho, esto es lo que han demostrado investigaciones previas: que técnicas de reducción del estrés (y en consecuencia, de los niveles de cortisol en el organismo), como el yoga o la meditación, pueden tener este efecto; al igual que lo hacen tareas en las que las recompensas van dirigidas a grupos humanos y no a individuos (por lo que no aumentan la competitividad y, en consecuencia, fomentan una reducción de la testosterona).  

Los científicos creen que estos hallazgos podrían ayudar a diseñar nuevos enfoques para evitar el engaño o las trampas, sin tener que acudir a apelaciones basadas en la ética y la moral o a amenazas de castigo.

Riesgo financiero 

Un estudio  de este mismo mes sobre estas dos hormonas, en este caso realizado por de la Universidad de Alicante, del Imperial College de Londres y de la Universidad de Cambridge, ha señalado que el cortisol y la testosterona no solo son peligrosos en los exámenes. 

También pueden serlo en los mercados financieros, pues hacen que la gente corra mayores riesgos en este campo. En esta investigación, el efecto de dichas hormonas se midió suministrando dosis extra de ambas a los voluntarios.   

Estos resultados se corresponden con los de otro estudio  realizado en la misma línea por científicos de la Universidad de Granada, en el que se constató que una mayor exposición del feto a la testosterona en el vientre materno influía en el comportamiento económico  del futuro, induciendo al adulto a asumir mayores riesgos.  

Referencia bibliográfica:

Jooa Julia Lee, Francesca Gino, Ellie Shuo Jin, Leslie K. Rice, Robert A. Josephs. Hormones and Ethics: Understanding the Biological Basis of Unethical Conduct. Journal of Experimental Psychology: General (2015). DOI: 10.1037/xge0000099.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • No hay tiempo para dormir la siesta en la naturaleza 4 marzo, 2022
    El estudio del sueño en una manada de babuinos salvajes revela que sacrificar el sueño para satisfacer demandas apremiantes es común en la naturaleza, e incluso que podría ser parte de nuestra historia evolutiva humana.
    Redacción T21
  • Descubren cómo "respira" una estrella de neutrones mientras deglute a su compañera 3 marzo, 2022
    Los científicos han descubierto que las estrellas de neutrones pueden emitir al mismo tiempo vientos cálidos y fríos, en diferentes longitudes de onda, mientras se “alimentan” del material de otra estrella. Es la primera vez que se advierte este comportamiento en estos objetos cósmicos extremos.
    Pablo Javier Piacente
  • El supuesto agujero negro más cercano a la Tierra en realidad no existe 3 marzo, 2022
    En 2020, un equipo de astrónomos informó que a solo 1.000 años luz de distancia de la Tierra, en el sistema HR 6819, se encontraba el agujero negro más cercano a nosotros. Ahora, una nueva investigación parece haber comprobado que en realidad no existe ningún agujero negro en esa zona del cosmos. El estudio previo […]
    Pablo Javier Piacente
  • Stonehenge funcionaba como calendario solar hace 4.500 años 3 marzo, 2022
    Stonehenge era un calendario solar hace 4.500 años: los megalitos representan 12 meses de 30 días, más un mes extra de cinco días y un día bisiesto cada cuatro años. Las semanas eran de 10 días y el año se iniciaba con el solsticio de invierno.
    N+1/T21
  • La ciencia española rompe su silencio sobre Ucrania 3 marzo, 2022
    El Ministerio de Ciencia está revisando la colaboración científica española con Rusia como consecuencia de la invasión de Ucrania, al mismo tiempo que tres instituciones científicas de referencia en España recomiendan que se suspenda esa colaboración. Las academias europeas y del Grupo de los Siete, así como destacados astrónomos mundiales, se suman a la condena […]
    Redacción T21
  • Los entornos complejos provocaron el avance de la creatividad humana 2 marzo, 2022
    Según un nuevo estudio, los avances del ser humano moderno durante la Edad de Piedra Media en el sur de África son solamente la "punta del iceberg" del período que forjó el desarrollo del cerebro y la creatividad humana. Al parecer, los olvidados y sacrificados pueblos que habitaron zonas desérticas más al norte habrían conseguido […]
    Pablo Javier Piacente
  • Usarán rayos cósmicos para "escanear" a la Gran Pirámide de Guiza 2 marzo, 2022
    Con el propósito de descubrir a fondo los detalles de su estructura interna, un grupo de científicos utilizará los avances en física de alta energía (HIP) para escanear la Gran Pirámide de Guiza con muones de rayos cósmicos. El monumento, fiel representante de la grandeza del período de esplendor de la civilización egipcia, es la […]
    Pablo Javier Piacente
  • La nostalgia es mucho más que añorar el pasado 2 marzo, 2022
    La nostalgia no solo puede aliviar el dolor físico, sino que también combate la soledad, mejora la resiliencia y potencia la creatividad de las personas. Genera optimismo, autoestima y afecto social.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia ucraniana está bajo los escombros de la guerra 2 marzo, 2022
    La ciencia de Ucrania ha quedado paralizada por la guerra, al mismo tiempo que el cerco a la ciencia rusa aumenta después de que el emblemático MIT suspendiera su colaboración con el pretendido Silicon Valley de Moscú. La ciencia española guarda silencio, mientras misiles rusos han impactado un depósito de residuos radiactivos en Kiev, sin […]
    Redacción T21
  • Un antiguo deslizamiento de tierra en el Mar Rojo podría desencadenar un futuro tsunami 1 marzo, 2022
    Un deslizamiento de tierra submarino, que probablemente provocó olas de 10 metros de altura que azotaron la costa egipcia hace aproximadamente 500 años, podría servir para predecir un futuro tsunami en Medio Oriente. Si ese sector de tierra se moviliza nuevamente, los modelos sugieren que podría desencadenar un segundo tsunami dos veces más grande que […]
    Pablo Javier Piacente