Tendencias21
El 87% del calentamiento de la superficie oceánica se debe a la acción humana

El 87% del calentamiento de la superficie oceánica se debe a la acción humana

Los cambios en el nivel del mar por la expansión térmica de las últimas décadas se deben en gran medida a causas humanas. En concreto, el 87% del calentamiento en los primeros 700 metros del océano, en promedio global, es responsabilidad del hombre, según una investigación del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea).

El 87% del calentamiento de la superficie oceánica se debe a la acción humana

Los cambios en el nivel del mar por la expansión térmica de las últimas décadas responden al forzamiento antropogénico y la variabilidad natural del sistema climático. En concreto, un 87% del calentamiento en los primeros 700 metros del océano, en promedio global, es responsabilidad del hombre.

Estos datos se revelan en el estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters por Marta Marcos, investigadora del Imedea (Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, CSIC-Universidad de las Islas Baleares) en el grupo de Nivel del Mar y Clima. “Para mejorar los datos obtenidos en estudios previos hemos utilizado los modelos climáticos de última generación disponibles para la comunidad científica internacional (CMIP5) y en los que se han basado las conclusiones del último informe del IPCC de 2013.

Hemos aplicado una técnica estadística que nos ha permitido evaluar qué parte de la subida de nivel del mar por efecto del calentamiento se debe a las variaciones de gases naturales (cambios en la radiación solar y los volcanes) y qué parte se debe a las emisiones de gases de origen humano. La comparación con las observaciones confirma que durante el período 1950-2005, esta técnica proporciona resultados más ajustados a las observaciones que el simple promedio de modelos climáticos habitualmente utilizados”.

A escala regional, señala la nota de prensa del Imedea, el impacto de las presiones antropogénicas sobre la expansión térmica del nivel del mar es muy variable. Este resultado no es sorprendente, ya que el aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero y los aerosoles está relacionado con cambios en las condiciones de viento y la circulación oceánica, entre otros procesos, que afectan a la absorción de calor del océano y a su distribución.

En el Atlántico Norte, por ejemplo, el impacto de la contribución antropogénica es particularmente grande (0,82 ± 0,31 mm/año en comparación con un valor global de 0,40 ± 0,07 mm/año).

Distintas escalas

Como señala el estudio, a escala regional, las diferencias entre las medias y las observaciones del conjunto multi-modelo son más grandes que en la escala global.

Desde el año 1970 el promedio global del nivel del mar ha estado subiendo a un ritmo de 2,0 ± 0,3 mm/año, de los cuales 0,8 ± 0,3 mm/año se deben al calentamiento del océano, y el resto al deshielo de capas polares y glaciares y a cambios en las reservas de agua terrestre. El aumento del nivel del mar provoca la inundación de los hábitats costeros de los seres humanos así como de las plantas y los animales, la erosión del litoral y la intensificación de tormentas que pueden devastar zonas de poca altitud. El aumento de la temperatura del mar también está asociado a la proliferación de especies invasoras y de enfermedades marinas.

Desentrañar estas contribuciones es esencial para cuantificar el impacto de la actividad humana en el pasado y anticipar el impacto de la expansión térmica en la subida del nivel del mar como consecuencia del calentamiento global.

Referencia bibliográfica:

Marcos, Marta; Amores, Ángel. Quantifying anthropogenic and natural contributions to thermosteric sea level rise. Geophysical Research Letters (2014). doi:10.1002/2014GL059766.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente