Tendencias21
El aprendizaje de una nueva habilidad modifica el cerebro

El aprendizaje de una nueva habilidad modifica el cerebro

El aprendizaje de una nueva habilidad modifica el cerebro: genera nuevos patrones neuronales que nos permiten dominar un deporte, un instrumento o un oficio. Ahora es posible que personas con lesiones cerebrales recuperen funciones perdidas.

El aprendizaje de una nueva habilidad modifica el cerebro

Investigadores de la Universidad de Pittsburgh y de la Universidad Carnegie Mellon han descubierto lo que sucede en el cerebro cuando dominamos una habilidad nueva. Sus resultados se publican en PNAS.

Cuando dejamos de ser novatos y nos convertimos en expertos de algo, nuestro cerebro cambia: nuevos patrones de actividad neuronal emergen con el aprendizaje que hemos necesitado para dominar esa habilidad.

Los investigadores han comprobado que existe un vínculo indiscutible entre esos nuevos patrones de actividad neuronal y las nuevas habilidades de comportamiento que hemos adquirido.

El conocimiento más preciso de este circuito neural subyacente puede mejorar la calidad de vida de las personas que han sufrido una lesión cerebral, al permitirles volver a aprender más fácilmente las tareas diarias perdidas por el accidente.

Con monos Rhesus

La investigación se desarrolló con monos Rhesus, usados tradicionalmente en investigaciones científicas, que son capaces entre otras habilidades de reconocerse en un espejo.

A estos monos los investigadores le aplicaron un interfaz cerebro-ordenador, que registra las ondas cerebrales y las envía a un ordenador para ser procesadas e interpretadas.

En el experimento, los investigadores se concentraron en la actividad neuronal de una parte de la corteza motora primaria, situada en la parte posterior del lóbulo frontal, mientras los monos jugaban a mover el cursor en una pantalla de ordenador.

Este juego inicial no necesita una actividad cerebral especial porque las neuronas se activan espontáneamente.

A continuación,  indujeron a los monos a aprender una habilidad relacionada con el movimiento del cursor y compararon los patrones cerebrales registrados antes y después del aprendizaje.

Este aprendizaje requirió de los monos varias sesiones de prácticas y un entrenamiento. Pero después de una semana, los investigadores descubrieron que los monos aprendieron a controlar el cursor.

El aprendizaje de una nueva habilidad modifica el cerebro

Nuevos patrones neuronales

“Esto es sorprendente porque  sabíamos desde el principio que los monos no tenían los patrones de actividad neuronal necesarios para realizar esta habilidad. Efectivamente, cuando observamos la actividad neuronal nuevamente después de entrenarlos, vimos que habían aparecido nuevos patrones de actividad neuronal, y que estos nuevos patrones fueron los que permitieron al mono realizar la nueva tarea», explica Aaron Batista, uno de los investigadores, en un comunicado.

Estos hallazgos sugieren que el proceso para que los humanos dominen una nueva habilidad también podría implicar la generación de nuevos patrones de actividad neuronal, señalan los investigadores.

Por ejemplo, cuando nos proponemos aprender a interpretar una compleja pieza musical en el piano, nuestro cerebro carece de los patrones neuronales adecuados para conseguir la proeza.

Sin embargo, «creemos que la práctica extendida crea una nueva conectividad sináptica que lleva directamente al desarrollo de nuevos patrones de actividad que permiten nuevas habilidades», explica Steven Chase, otro de los investigadores.

“Creemos que este trabajo se aplica a cualquiera que quiera aprender, ya sea una persona con parálisis que quiere recuperar su actividad cerebral, o un sobreviviente de un derrame cerebral que quiera recuperar la función motora normal. Si podemos mirar directamente al cerebro durante el aprendizaje motor, creemos que podemos diseñar estrategias de neurofeedback que faciliten el proceso que conduce a la formación de nuevos patrones de actividad neuronal», añade.

Neuroterapia

El neurofeedback es una neuroterapia que  modifica la función cerebral actuando directamente sobre ella, a través del registro y la regulación de la actividad eléctrica cerebral.

La investigación se realizó como parte del Centro para las Bases Neuronales de la Cognición, un programa de investigación y educación interinstitucional que aprovecha las fortalezas de la Universidad de Pittsburg (Pitt) en neurociencia básica y clínica y bioingeniería, con las competencias  de Carnegie Mellon (CMU) en neurociencia cognitiva y computacional.

El proyecto fue desarrollado conjuntamente por Aaron Batista, profesor asociado de bioingeniería en la Escuela de Ingeniería Swanson de Pitt; Byron Yu, profesor asociado de ingeniería eléctrica e informática e ingeniería biomédica en CMU; y Steven Chase, profesor asociado de ingeniería biomédica y del Instituto de Neurociencia en CMU. El trabajo de bioingeniería fue liderado por Emily Oby.

Referencia

New neural activity patterns emerge with long-term learning. Emily R. Oby et al. PNAS June 10, 2019. DOI:https://doi.org/10.1073/pnas.1820296116
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los abismos oceánicos están profusamente poblados de vida prístina 7 febrero, 2022
    Los abismos oceánicos triplican la diversidad microbiana de los niveles superiores de los mares terrestres, pero la mayor parte de esa vida es desconocida por la ciencia: lo revela el análisis de casi 1.700 muestras y dos mil millones de secuencias de ADN recogidas en todo el mundo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El universo temprano estaba siete veces más caliente que el actual 7 febrero, 2022
    El universo temprano tenía una temperatura siete veces mayor que la actual, han comprobado los astrofísicos: utilizaron una nube de vapor de agua proyectada por una lejana galaxia para observar el estado del Universo en sus primeras etapas. Nueva puerta para el estudio de la energía oscura.
    Redacción T21
  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21