Tendencias21

El castigo y la culpabilidad se determinan en zonas distintas del cerebro

Un estudio de EE.UU. ha comprobado que si una persona es culpable o no, y la cantidad de castigo que se merece, son decisiones separadas que se toman en distintas zonas del cerebro. La cantidad de castigo depende de cómo de voluntario ha sido el delito, pero también del daño causado. Los científicos han conseguido interferir en esta decisión sin afectar a la otra.

El castigo y la culpabilidad se determinan en zonas distintas del cerebro

Los jurados de los casos penales normalmente deciden si alguien es culpable, entonces un juez determina el nivel adecuado de castigo. Una nueva investigación confirma que estas dos evaluaciones independientes de culpa y castigo, aunque relacionadas, se calculan en diferentes partes del cerebro. De hecho, los investigadores descubrieron que pueden interrumpir y cambiar una decisión sin afectar a la otra.

Un nuevo trabajo de investigadores de la Universidad de Vanderbilt (Tennessee) y la Universidad de Harvard (Massachusetts), ambas de EE.UU., confirma que un área específica del cerebro, la corteza prefrontal dorsolateral, es crucial para las decisiones de castigo. Los investigadores predijeron y comprobaron que mediante la alteración de la actividad cerebral en esta área del cerebro, podrían cambiar la forma en que las personas castigaban a acusados ​​hipotéticos sin cambiar la cantidad de culpa atribuida a los acusados.

«Fuimos capaces de cambiar significativamente la cadena de toma de decisiones y reducir el castigo por crímenes sin afectar a la culpabilidad», dice René Marois, profesor de psicología en Vanderbilt y co-autor principal del estudio, en la información de su universidad. «Esto refuerza la evidencia de que la corteza prefrontal dorsolateral integra información de otras partes del cerebro para determinar el castigo y muestra una clara disociación neuronal entre las decisiones de castigo y los juicios de responsabilidad moral.»

La investigación se ha publicado en la revista Neuron.

El experimento

Los investigadores utilizaron la estimulación magnética transcraneal repetitiva (EMTr) en un área específica de la corteza prefrontal dorsolateral para alterar brevemente la actividad en esta región del cerebro y por lo tanto modificar la cantidad de castigo que imponía una persona.

«Muchos estudios muestran la función integradora de la corteza prefrontal dorsolateral en tareas cognitivas relativamente simples, y creemos que este proceso relativamente básico constituye la base para formas más complejas de comportamiento y toma de decisiones, tales como la aplicación de normas», dice el autor principal Joshua Buckholtz, ahora profesor de psicología en la Universidad de Harvard.

Los investigadores llevaron a cabo experimentos con 66 hombres y mujeres voluntarios. Se pidió a los participantes tomar decisiones de castigo y culpabilidad en una serie de escenarios en los que el sospechoso cometía un delito. Los escenarios variaban según los daños causados ​​(que van desde la pérdida de bienes a un daño grave y muerte) y cómo de culpable era el sospechoso del acto (totalmente responsable o no, debido a circunstancias atenuantes.)

La mitad de los sujetos recibieron EMTr activa, mientras que la otra mitad recibieron una versión simulada o placebo de EMTr.

Nivel de daño

En todos los participantes y todos los ensayos, tanto la culpabilidad como el nivel de daño fueron predictores significativos de la cantidad de castigo considerada apropiada por los participantes. Pero los sujetos que recibieron EMTr activa eligieron castigos significativamente más bajos para los sospechosos totalmente culpables que aquellos sujetos que recibieron EMTr simulada, sobre todo en escenarios en los que el daño era bajo o moderado. Los análisis adicionales indicaron que el efecto se debió a que la integración de las señales de daño y culpabilidad estaba deteriorada.

«Interrumpir temporalmente la función de la corteza prefrontal dorsolateral parece alterar cómo usa la gente la información sobre el daño y la culpabilidad para tomar estas decisiones. En otras palabras, el castigo requiere que las personas equilibren estas dos influencias, y la manipulación con EMTr interfería en este equilibrio, especialmente bajo condiciones en las que estos factores son disonantes, como cuando la intención es clara, pero el resultado del daño es leve», dice Buckholtz.

Implicaciones futuras

El principal objetivo del equipo de investigación con este trabajo era ampliar el conocimiento de cómo el cerebro evalúa y luego integra la información relevante para las decisiones de culpa y castigo. También se trata de avanzar en el estudio interdisciplinar creciente del derecho y la neurociencia.

«Esta investigación nos da una visión más profunda sobre cómo las personas toman decisiones legalmente relevantes, y en particular cómo las diferentes partes del cerebro contribuyen a las decisiones sobre el crimen y el castigo. Esperamos que estas ideas ayuden a construir una base para una mejor comprensión, y quizás un día a combatir mejor la toma de decisiones sesgada en el sistema legal», dice co-autor Owen Jones, profesor de derecho y ciencias biológicas en Vanderbilt y director de la Red de Investigación de la Fundación MacArthur para el Derecho y Neurociencia.

Referencia bibliográfica:

Joshua W. Buckholtz, Justin W. Martin, Michael T. Treadway, Katherine Jan, David H. Zald, Owen Jones, René Marois: From Blame to Punishment: Disrupting Prefrontal Cortex Activity Reveals Norm Enforcement Mechanisms. Neuron (2015). DOI: 10.1016/j.neuron.2015.08.023.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un nuevo mapa del universo revela más de 4,4 millones de galaxias 5 marzo, 2022
    Un espectacular mapa, elaborado por el radiotelescopio europeo LOFAR, muestra una imagen en alta resolución de una parte del universo.  Recoge más de 4,4 millones de galaxias, de las que un millón eran completamente desconocidas, que están a miles de millones de años luz de la Tierra.  
    Redacción T21
  • Rocas extrañas y el agua de mar habrían hecho habitable a la Tierra 4 marzo, 2022
    Una nueva teoría en torno a los primeros 500 millones de años de la Tierra indica que nuestro planeta pasó de ser una bola de fuego a una esfera repleta de vida gracias a rocas "extrañas" que interactuaron con el agua de mar de la manera correcta, para impulsar la existencia de materia biológica.
    Pablo Javier Piacente
  • El incendio en la central de Zaporiyia se produjo lejos de la zona nuclear 4 marzo, 2022
    El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de España ha aclarado que el incendio que se declaró hoy en la central nuclear de Zaporiyia se produjo en un simulador alejado de la zona nuclear, como consecuencia del impacto de un misil. El incendio, sofocado por el personal de las instalaciones, no ha afectado a su funcionamiento. […]
    Efe/T21
  • Las estrellas de neutrones podrían confirmar que la energía oscura es solo una ilusión 4 marzo, 2022
    La primera simulación de una fusión de estrellas de neutrones binarias podría servir para comprobar que la energía oscura es solo una ilusión. Según los científicos, los datos indicarían que fenómenos como la expansión acelerada del Universo no se explicarían por la acción de la energía oscura, sino por algunas modificaciones aún desconocidas de la […]
    Pablo Javier Piacente
  • No hay tiempo para dormir la siesta en la naturaleza 4 marzo, 2022
    El estudio del sueño en una manada de babuinos salvajes revela que sacrificar el sueño para satisfacer demandas apremiantes es común en la naturaleza, e incluso que podría ser parte de nuestra historia evolutiva humana.
    Redacción T21
  • Descubren cómo "respira" una estrella de neutrones mientras deglute a su compañera 3 marzo, 2022
    Los científicos han descubierto que las estrellas de neutrones pueden emitir al mismo tiempo vientos cálidos y fríos, en diferentes longitudes de onda, mientras se “alimentan” del material de otra estrella. Es la primera vez que se advierte este comportamiento en estos objetos cósmicos extremos.
    Pablo Javier Piacente
  • El supuesto agujero negro más cercano a la Tierra en realidad no existe 3 marzo, 2022
    En 2020, un equipo de astrónomos informó que a solo 1.000 años luz de distancia de la Tierra, en el sistema HR 6819, se encontraba el agujero negro más cercano a nosotros. Ahora, una nueva investigación parece haber comprobado que en realidad no existe ningún agujero negro en esa zona del cosmos. El estudio previo […]
    Pablo Javier Piacente
  • Stonehenge funcionaba como calendario solar hace 4.500 años 3 marzo, 2022
    Stonehenge era un calendario solar hace 4.500 años: los megalitos representan 12 meses de 30 días, más un mes extra de cinco días y un día bisiesto cada cuatro años. Las semanas eran de 10 días y el año se iniciaba con el solsticio de invierno.
    N+1/T21
  • La ciencia española rompe su silencio sobre Ucrania 3 marzo, 2022
    El Ministerio de Ciencia está revisando la colaboración científica española con Rusia como consecuencia de la invasión de Ucrania, al mismo tiempo que tres instituciones científicas de referencia en España recomiendan que se suspenda esa colaboración. Las academias europeas y del Grupo de los Siete, así como destacados astrónomos mundiales, se suman a la condena […]
    Redacción T21
  • Los entornos complejos provocaron el avance de la creatividad humana 2 marzo, 2022
    Según un nuevo estudio, los avances del ser humano moderno durante la Edad de Piedra Media en el sur de África son solamente la "punta del iceberg" del período que forjó el desarrollo del cerebro y la creatividad humana. Al parecer, los olvidados y sacrificados pueblos que habitaron zonas desérticas más al norte habrían conseguido […]
    Pablo Javier Piacente