Tendencias21

El cerebro dispone de un diccionario visual para palabras difíciles

Un área específica del lóbulo temporal compara la información que se recibe visualmente con una base de datos de palabras. De esta forma, podemos identificar las palabras reales de las inventadas y reconocer el significado de aquellas poco usuales.

La corteza fusiforme media, un sector del lóbulo temporal, funciona como el diccionario visual del cerebro: integra la información recibida visualmente con una base de datos, para de esa manera distinguir las palabras utilizadas habitualmente de otras más complejas. El hallazgo, concretado por investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston, será útil para comprender mejor los procesos cognitivos relacionados con la lectura.

La capacidad humana para desarrollar la lectoescritura ha sido uno de los puntos trascendentales que marcaron el crecimiento y evolución de la civilización, permitiendo el acceso y la difusión del conocimiento. Según un comunicado, un grupo de neurocientíficos estadounidenses ha logrado identificar el núcleo cerebral que hace posible el reconocimiento de las palabras al leer y que incluso determina el ritmo y la velocidad de la lectura.

En el marco de la investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista Nature Human Behavior, los expertos hallaron que un área del lóbulo temporal denominada corteza fusiforme media es la responsable de gestionar el diccionario visual del cerebro. En líneas generales, compara aquello que recibimos de forma visual con una enorme base de datos de palabras. Mediante este análisis, logra determinar si estamos leyendo una palabra conocida y real de una inventada, como así también si se trata de términos de uso habitual o de vocablos extraños.

El uso de las palabras y la rapidez de la lectura

Los investigadores explicaron que la rapidez de acción de esta región del cerebro se encuentra directamente relacionada con la frecuencia de uso que tiene la palabra visualizada en el lenguaje cotidiano. En consecuencia, si leemos un término usado habitualmente como “casa”, los patrones neuronales implicados lo reconocerán más rápidamente que si deben identificar el nombre científico de un ave, por ejemplo, y no somos especialistas en el tema.

Para llegar a obtener sus conclusiones, los científicos emplearon grabaciones de pacientes con electrodos implantados temporalmente en el cerebro, mientras se sometían a tratamientos para la epilepsia. Los registros se utilizaron para crear una representación visual del procesamiento neuronal de las palabras escritas. A partir de este trabajo, pudieron comprender el funcionamiento de la corteza fusiforme media y entender su trascendencia dentro de los procesos de lectura.

Hallaron que en este sector del cerebro se reciben las palabras visualizadas y se comparan con una enorme base de datos de palabras aprendidas previamente. Al identificar los vocablos, el cerebro los redirecciona hacia otras áreas que culminan el ciclo y otorgan significado real y concreto a la información. Para los especialistas, el proceso indicado puede explicar las diferencias de velocidad en la lectura que se observan entre las personas.

El papel de la corteza fusiforme media

Para Nitin Tandon, uno de los expertos que participó en el estudio, “como la frecuencia de uso de las palabras es uno de los principales factores que determina la rapidez para leer de las personas, es probable que la corteza fusiforme media actúe como un cuello de botella en cuanto a la velocidad de lectura”, indicó.

Durante los experimentos realizados, los científicos lograron comprobar que al interrumpir momentáneamente la actividad en la corteza fusiforme media utilizando breves pulsos eléctricos, se genera una incapacidad temporal para leer, una dislexia. Sin embargo, no se producen alteraciones en otras funciones del lenguaje como la comprensión del habla, por ejemplo.

Si el cerebro es una increíble maquinaria biológica que ha permitido el sorprendente desarrollo humano, la habilidad de lectura es una parte trascendental en ese avance. Ahora, el descubrimiento de los patrones neuronales y las redes cerebrales que sustentan esta capacidad arroja luz sobre una de las condiciones que nos definen como humanidad.

Referencia

Spatiotemporal dynamics of orthographic and lexical processing in the ventral visual pathway. Woolnough, O., Donos, C., Rollo, P.S. et al. Nature Human Behaviour (2020).DOI:https://doi.org/10.1038/s41562-020-00982-w

Foto de portada: Romain Vignes en Unsplash.

Video y podcast: editados por Pablo Javier Piacente en base a elementos y fuentes libres de derechos de autor.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario