Tendencias21
El cerebro humano se recicló para que podamos leer

El cerebro humano se recicló para que podamos leer

Una investigación realizada por neurocientíficos estadounidenses indica que una zona específica del cerebro humano, dedicada en principio para el reconocimiento de objetos, se recicló con el paso del tiempo para destinarse a la lectura.

Un grupo de investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) ha descubierto que el cerebro humano debió someterse a un proceso de reciclado para adquirir la habilidad de lectura, transformando un área dedicada a reconocer objetos en otra capaz de cumplir la función de procesamiento ortográfico, que permite el reconocimiento de letras y palabras escritas.

Según una nota de prensa, los resultados del estudio realizado en el MIT aportan evidencia concreta sobre la transformación operada en un área de la denominada corteza inferotemporal del cerebro. Dicha región es la que había sido destinada en primer término a la identificación de objetos y que posteriormente se convirtió en el centro de procesamiento que hace factible la capacidad de leer.

Desde siempre intrigó a la ciencia el tiempo tan corto que le llevó al ser humano desarrollar la lectura, una de las condiciones que lo diferencian de otras especies. Solamente desde hace algunos miles de años cuenta con esta capacidad, pero resulta intrigante la forma en la cual se hizo posible, porque se trata de un tiempo muy acotado para que el cerebro humano haya podido desarrollar un área específica con ese fin.

Teniendo en cuenta esto, los especialistas del MIT desarrollaron una hipótesis que indicaba que algunas zonas del cerebro humano dedicadas a tareas visuales debieron reconvertirse para permitir el procesamiento ortográfico y, de esta forma, hacer posible las habilidades de lectura y escritura ante la ausencia de una nueva región orientada a este propósito.

Reciclado de un sector de la corteza inferotemporal

Ahora, la nueva investigación realizada por los neurocientíficos aporta evidencias que comprueban esta hipótesis. En principio, los estudios de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) han identificado una zona denominada área visual de forma de palabra (VWFA). La misma se ilumina en el momento en el cual se realiza el procesamiento de una palabra escrita.

El área VWFA se ubica en el sector del cerebro humano llamado corteza inferotemporal (IT), que como se indicó anteriormente también se encuentra involucrado en la identificación de objetos y otras tareas visuales. Siendo el reconocimiento visual su primera función, todo indica que con el tiempo y por algún tipo de mecanismo de adaptación comenzó a compartir en el sector VWFA las cuestiones relacionadas al procesamiento ortográfico y a la lectoescritura.

Para profundizar aún más, los investigadores buscaron determinar si el mismo proceso puede verificarse en el caso de los primates no humanos, porque aunque no puedan leer se sabe que reconocen letras dentro de palabras y logran señalarlas. De esta forma, registraron la actividad neuronal en la corteza inferotemporal de monos macacos al mostrarles letras y palabras.

Resultados y datos contundentes

Posteriormente, analizaron los datos obtenidos con un modelo informático llamado clasificador lineal. Los resultados fueron contundentes: el área destinada en principio al reconocimiento visual también era la encargada en los monos de reconocer letras en las palabras y hasta de discriminar palabras de otras estructuras que no lo eran.

En consecuencia, tanto los datos de resonancia magnética funcional en cerebros humanos como la información obtenida en primates no humanos permite comprobar que el sector destinado a la lectura se originó a partir de un reciclado o rápida evolución de regiones de la corteza IT orientadas en un principio al procesamiento visual.

Sin dudas, esta investigación abre un interesante campo de trabajo hacia el futuro para intentar desentrañar aún más los misterios referidos al origen de las habilidades de lectoescritura, que permitieron un avance contundente y vertiginoso de la civilización humana.

Referencia

The inferior temporal cortex is a potential cortical precursor of orthographic processing in untrained monkeys.Rajalingham, R., Kar, K., Sanghavi, S. et al. Nature Communications (2020).DOI:https://www.doi.org/10.1038/s41467-020-17714-3

Foto: Tamarcus Brown. Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

1 comentario

  • Sabemos leer pero seguimos siendo muy basicos en discernir lo que nos conviene, y la mayoria de las veces decidimos por impulsos instintivos, y aun en contra de nuestras propias conveniencias de supervivencia.

RSS Lo último de Tendencias21

  • Partículas invisibles de polvo cósmico habrían propagado la vida por toda la Vía Láctea 20 febrero, 2024
    Una nueva investigación sostiene que el polvo cósmico podría ser responsable de la propagación de la vida por toda la galaxia, mediante un proceso conocido como panspermia. Esta no es una idea nueva, pero en este trabajo se ha calculado qué tan rápido podría suceder: gracias a la presión de la radiación solar, pequeños granos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un misterioso encuentro cósmico modificó la órbita de la Tierra hace millones de años 20 febrero, 2024
    Alrededor de 56 millones de años atrás, en el límite entre el Paleoceno y el Eoceno, la temperatura de la Tierra se elevó hasta 8 grados Celsius. Una nueva investigación postula que un encuentro superficial entre el Sistema Solar y otra estrella podría haber cambiado la órbita de la Tierra, con la intensidad suficiente como […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un antibiótico que puede superar a muchas cepas de bacterias resistentes 20 febrero, 2024
    Investigadores de la Universidad de Harvard han creado un antibiótico que puede superar muchas bacterias resistentes a los medicamentos. Estas cepas se han convertido en una amenaza mortal y creciente para la salud mundial.
    Redacción T21
  • Los satélites espía proporcionan información sobre los cambios históricos en los ecosistemas 20 febrero, 2024
    Más de un millón de imágenes desclasificadas de antiguos programas de espionaje estadounidenses podrían utilizarse para la investigación y conservación ecológica, a partir de los recientes avances tecnológicos en el procesamiento y análisis de imágenes. Llamamiento científico para aprovechar esta oportunidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Algunos virus antiguos moldearon nuestros cuerpos y cerebros 19 febrero, 2024
    Los virus antiguos que infectaron a los vertebrados hace cientos de millones de años desempeñaron un papel fundamental en la evolución de nuestros cerebros avanzados y cuerpos de gran tamaño, según un nuevo estudio. De acuerdo a los científicos, una secuencia genética adquirida de retrovirus es crucial para la producción de mielina, y ese código […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe