Tendencias21
El cerebro podría tener su propia microbiota

El cerebro podría tener su propia microbiota

Científicos norteamericanos han descubierto bacterias intestinales en el cerebro humano que aparentemente desempeñan las mismas funciones inmunológicas. Tal vez configuren también nuestra identidad, al igual que la microbiota intestinal.

El cerebro podría tener su propia microbiota

La microbiota intestinal humana contiene 100 billones de microorganismos, incluyendo como mínimo 1.000 especies diferentes de bacterias que comprenden más de 3 millones de genes. Forma parte de la identidad de cada ser humano, ya que sólo una tercera parte es común a todas las personas, mientras que los otros dos tercios de la también llamada flora intestinal son exclusivos de cada persona.

La microbiota intestinal es fundamental para el equilibrio de nuestro organismo: no sólo ayuda a digerir ciertos alimentos, sino también a combatir las agresiones de otros microorganismos. Desempeña un papel importante en el sistema inmune, actuando como una barrera protectora.

La sorpresa relativa a esta flora intestinal surgió la semana pasada en la 2018 Neuroscience Meeting celebrada en San  Diego, California, organizada por la Society for Neurosciences, la organización de científicos y médicos más grande del mundo dedicada a comprender el cerebro y el sistema nervioso.

En esta reunión, los científicos del Departamento de Psiquiatría y Neurobiología del Comportamiento de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alabama en Birmingham, Rosalinda Roberts, Courtney Walker y Charlene Farmer, revelaron que habían descubierto bacterias intestinales en el cerebro humano.

En su exposición señalaron que, aunque se piensa que la microbiota intestinal puede influir en la función y el comportamiento del cerebro, sin embargo se desconoce cómo ocurre. “Se ha dicho que las bacterias pueden ingresar al cerebro a través de la barrera hematoencefálica y/o a través de los nervios que inervan el intestino”, explican en su conferencia.

Relación íntima

Sin embargo, ellos apreciaron algo diferente: la presencia de bacterias intestinales en el cerebro humano en condiciones no infecciosas o no traumáticas. Encontraron bacterias en los 34 cerebros que estudiaron. La mitad provenían de personas sanas y la otra mitad de personas con esquizofrenia.

Mostraron imágenes tomadas con microscopios de alta resolución en las que aparecen bacterias que aparentemente penetran y habitan las células de cerebros humanos sanos. Según la revista Science, este descubrimiento sugiere que existe una relación inesperadamente íntima entre estos microbios y el cerebro.

Las bacterias que encontraron eran en su mayoría de filogenia intestinal. Y no se explican cómo han llegado al cerebro, dado que está protegido por la infranqueable barrera hematoencefálica (BHE).

Esta barrera permite el paso del agua, algunos gases y de moléculas solubles en lípidos, así como el transporte selectivo de moléculas, tales como glucosa y aminoácidos, que son cruciales para la función neuronal.

Sin embargo, la barrera hematoencefálica impide la entrada de lipófilicos o neurotoxinas gracias a los astrocitos,  las principales y más numerosas células gliales que interactúan con las neuronas y las apoyan. Los astrocitos son el lugar preferido por las bacterias intestinales para asentarse en el cerebro, según han observado estos científicos.

Las bacterias y los virus que logran penetrar esta barrera hematoencefálica pueden causar una inflamación potencialmente mortal. Algunas investigaciones han sugerido que los microbios intestinales, de llegar al penetrar en el cerebro, podrían afectar al estado de ánimo y al comportamiento, e incluso provocar enfermedades neurológicas, aunque de forma indirecta.

Sin indicios de daños

Sin embargo, los científicos no apreciaron signos de inflamación que sugirieran que las bacterias intestinales detectadas en el cerebro estuvieran causando daño. Piensan que han podido pasar al cerebro a través de la sangre presente en los nervios del intestino o incluso por la nariz. Y todavía no pueden decir mucho sobre si son útiles o perjudiciales.

También señalan que la densidad de la presencia de bacterias varía según la región del cerebro, siendo abundantes en la sustancia negra (una de las partes del cerebro pertenecientes a los ganglios basales), en el hipocampo y en la corteza prefrontal, pero con escasa cantidad en el núcleo estriado, ya en el interior de los hemisferios cerebrales.

Si estas bacterias intestinales constituyen una presencia benéfica, tanto dentro como alrededor de las células cerebrales, podrían desempeñar un papel clave en la regulación de la actividad inmunológica del cerebro, concluyen los científicos.

El cerebro tendría así una flora parecida a la que tenemos en el intestino que desempeñaría funciones parecidas y, tal vez, forme parte también de la configuración de nuestra identidad personal, al igual que la flora intestinal.

Referencia

594.08 / YY23 – The human brain microbiome; there are bacteria in our brains! 2018 Neuroscience. Session 594 – Neuroimmunology: Regulating Systems.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 2 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Pistas químicas resuelven uno de los misterios de los violines Stradivarius 2 noviembre, 2022
    Unas pistas químicas han resuelto uno de los misterios que convierten a los Stradivarius en los mejores violines del mundo: la madera contiene un tratamiento a base de proteínas que podría influir en el sonido del instrumento, dándole su inconfundible claridad.
    CERIC/T21
  • Las matemáticas descubren cuál es la mejor defensa para un equipo de fútbol 2 noviembre, 2022
    Físicos argentinos han desarrollado un modelo informático fabricado con imágenes reales de partidos de fútbol que calcula la mejor defensa para un equipo: lo que marca la diferencia no es la cooperación para los pases, sino la distancia entre los jugadores.
    N+1/T21
  • Identifican en Marte el impacto de meteorito más grande registrado en el Sistema Solar 1 noviembre, 2022
    Un seismo que sacudió el planeta rojo en 2021 fue el resultado del impacto de un meteorito masivo, según revelaron los científicos de la NASA. Se trata del impacto de meteorito más grande registrado hasta hoy en todo el Sistema Solar: el cráter producido mide 150 metros de ancho y 21 metros de profundidad. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un enorme asteroide potencialmente peligroso para la Tierra 1 noviembre, 2022
    Un asteroide cercano y potencialmente peligroso es el más grande identificado en los últimos 8 años, según los investigadores. Con casi un kilómetro y medio de ancho, desarrolla una órbita que, en el futuro, podría acercarlo lo suficiente a la Tierra como para plantear un grave problema y poner a prueba los sistemas de defensa […]
    Pablo Javier Piacente
  • Podría haber 4 quintillones de objetos extraterrestres en nuestro sistema solar 1 noviembre, 2022
    En nuestro sistema solar podría haber hasta 4 quintillones de objetos tecnológicos extraterrestres. La mayoría serían muy pequeños para ser detectados, pero otros podrían ser como el misterioso Oumuamua, según astrónomos de Harvard.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los científicos chillan: nos estamos quedando sin futuro 1 noviembre, 2022
    La rebelión científica está viviendo una escalada de acciones que advierte del triste final que espera a nuestra civilización si seguimos mirando hacia otro lado ante la crisis planetaria: la indiferencia social, el negacionismo de los intereses creados y la inconciencia de las instituciones, nos están dejando sin futuro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 31 octubre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna nunca se separará de la Tierra, aunque se aleja progresivamente 31 octubre, 2022
    Un nuevo estudio que analizó las capas de roca en un parque australiano ha descubierto que la Luna estaba 60.000 kilómetros más cerca de la Tierra hace 2.500 millones de años, y que, aunque se está alejando de nuestro planeta 3,8 centímetros por año, nunca se separará de la Tierra.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubrimiento histórico en Suecia 31 octubre, 2022
    Los arqueólogos submarinos han descubierto un naufragio largamente buscado en el lecho marino cerca de Estocolmo. Se trata del Äpplet, de casi 400 años de antigüedad, que fue uno de los buques de guerra más grandes de su tiempo. Había sido botado en 1629 y hundido en 1659. Tiene su historia.
    Redacción T21