Tendencias21

El fin del mundo ya tiene calendario: en 500 millones de años no habrá vida en la Tierra

Un astrofísico y un palentólogo de la Universidad de Washington han aplicado a la Tierra los conocimientos actuales sobre la vida de las estrellas y los planetas y han establecido que el fin del mundo ya ha comenzado porque dentro de 500 millones de años desaparecerá toda forma de vida sobre la Tierra. No consideran posible adaptarse a los futuros cambios ni que lleguemos a sobrevivir en otros planetas. Por Eduardo Martínez.

El fin del mundo ya tiene calendario: en 500 millones de años no habrá vida en la Tierra

Científicos norteamericanos aseguran que el proceso que conducirá al fin del mundo ya ha comenzado porque, según sus cálculos, la vida desaparecerá completamente de la Tierra dentro de 500 millones de años.

Es lo que afirman el astrofísico Donald Brownlee y el palentólogo Peter Ward, de la Universidad de Washington, en su última obra The Life and Death of Planet Earth.

Ambos comparan la duración de la vida en la Tierra con la esfera de un reloj. Consideran que en la actualidad son las cuatro y media de la madrugada de la Tierra, que corresponden a cuatro mil quinientos millones de años.

Según explican en un comunicado de la Universidad de Washington, cuando sean las cinco de la madrugada, tanto el reino animal como el vegetal habrán llegado a su fin, después de mil millones de años de vida.

A las ocho de la mañana de este imaginario día cósmico, se evaporarán los océanos y a mediodía, después de 12 mil millones de años de existencia, nuestro planeta será engullido por el Sol.

Horizonte de 7.500 millones de años

En ese momento, para el que faltan todavía 7.500 millones de años, el astro rey se habrá convertido en un gigante que, después de envolver a Mercurio y Venus, destruirá toda huella de la presencia humana, así como dispersará las moléculas y átomos de la Tierra a través del espacio, que probablemente formarán en el futuro una nueva estrella.

Estas hipótesis se basan en los conocimientos actuales sobre la vida de las estrellas y de los planetas, que se han aplicado en una simulación al planeta Tierra.

El libro en el que explican esta teoría del fin del mundo es la continuación de otra obra muy conocida, Rara Tierra, en la que especulaban con que la vida en su forma más simple es relativamente frecuente en el Universo, pero no en su forma compleja, como la que existe en la Tierra, que es el resultado de una extraña combinación de factores.

Según los autores, estos cálculos deben servir para que comprendamos mejor como funcionan las cosas en el Universo y aceptemos con realismo hacia dónde vamos como especie inteligente de un planeta del sistema solar.

Valorar la vida

Asimismo, esta reflexión sobre la evolución previsible del mundo que vivimos debe ser un estímulo para que valoremos el tesoro que hoy tenemos y adoptemos una relación más respetuosa con nuestro entorno.

Las posibilidades de que la especie humana sobreviva a este eventual cataclismo son escasas, según los autores, porque las condiciones para la vida desaparecerán completamente de la Tierra y los océanos serán inhabitables por el calor.

En este supuesto, Marte sería el planeta más próximo al Sol, al que orbitaría como lo hace en la actualidad la Luna en torno a la Tierra.

Por otro lado, la posibilidad de colonizar y habitar un planeta más allá de la Tierra la consideran también difícil, por el obstáculo que representa encontrar ese espacio.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario