Tendencias21
El lenguaje de los colores es universal

El lenguaje de los colores es universal

Todas las personas reaccionan emocionalmente de la misma forma ante los mismos colores, aunque vivan en países diferentes y tengan culturas distintas.

La especie humana reacciona emocionalmente de la misma forma ante los mismos colores, ha descubierto una investigación publicada en la revista Psychological Science.

El estudio internacional fue dirigido por Domicele Jonauskaite y la profesora Christine Mohr de la Universidad de Lausana, Suiza. El equipo incluyó investigadores de 30 países.

La literatura científica sobre la relación que existe entre los colores y las emociones es amplia. Identifica claramente los colores con determinadas reacciones emocionales: el rojo se asocia con el amor y la ira, el amarillo con la alegría, el negro y el gris con la tristeza y el blanco con la serenidad.

Lenguaje universal

La nueva investigación, realizada con a 4.598 participantes de 30 países, confirma que esa asociación es compartida por todas las personas, independientemente de su cultura y lugar de nacimiento: el lenguaje emocional de los colores es universal.

No obstante, hay matices: por ejemplo, el color blanco está mucho más asociado con la tristeza en China que en otros países, y lo mismo se aplica con el color púrpura en Grecia.

«Esto puede deberse a que en China se usa ropa blanca en los funerales y el color púrpura oscuro se usa en la Iglesia Ortodoxa Griega durante los períodos de luto», explica Oberfeld-Twistel, uno de los investigadores, en un comunicado de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz (JGU).

Otro matiz es el clima: el amarillo tiende a estar más asociado con la emoción de la alegría en los países que ven menos luz solar, mientras que la asociación es más débil en las naciones que tienen mayor exposición a los rayos solares.

La geografía matiza

La Inteligencia Artificial aplicada a esta investigación descubrió también otra particularidad: las diferencias de matices emocionales respecto a los colores aumentan cuando las personas están geográficamente alejadas entre sí, y también cuando los idiomas que hablan son asimismo muy diferentes.

Y la sorpresa final: el marrón es el color menos emocional que existe. La mayoría de los participantes, en una variedad de países diferentes, sintieron poca o ninguna emoción mientras miraban el color marrón.

Oberfeld-Twistel señala que es difícil decir exactamente cuáles son las causas de las similitudes y diferencias globales sobre las reacciones emocionales ante los diferentes colores.

«Existe una gama de posibles factores que influyen: idioma, cultura, religión, clima, la historia del desarrollo humano, el sistema de percepción humano», explica.

Consenso global

A pesar de todo, la investigación estableció un consenso global significativo sobre las reacciones emocionales de todas las personas ante los mismos colores.

Nunca se ha realizado un estudio similar de este alcance, dice el Oberfeld-Twistel: «nos permitió obtener una visión general completa y establecer que las asociaciones de color y emoción son sorprendentemente similares en todo el mundo».

Los científicos informan que se les pidió a los participantes que completaran un cuestionario en línea, que implicaba asignar hasta 20 emociones a doce matices de colores diferentes.

También se pidió a los participantes que especificaran la intensidad con la que asociaban el término de color con la emoción.

Luego, los investigadores calcularon los promedios nacionales de los datos y los compararon con el promedio mundial y obtuvieron la revelación que aporta este estudio.

Aplicaciones

El resultado de esta investigación puede tener diversas aplicaciones, especialmente en el campo de la psicología, dado que los colores pueden hacernos sentir felices o tristes, y pueden hacernos sentir también inquietos o relajados. Sobre esto trabaja la así llamada psicología del color.

Las reacciones emocionales ante los colores tienen su origen en efectos psicológicos, condicionamientos biológicos e impronta cultural. Ahora sabemos que estos efectos responden a un patrón compartido por toda la especie humana.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que, aunque estos resultados son reveladores, la relación total entre los colores y las emociones sigue siendo un misterio.

Los autores del estudio dicen que se necesita mucha más investigación antes de que se puedan sacar conclusiones sobre cuándo o cómo estas asociaciones (y matices) se arraigaron en la naturaleza humana.

Referencia

Universal Patterns in Color-Emotion Associations Are Further Shaped by Linguistic and Geographic Proximity. Domicele Jonauskaite et al. Psychological Science, September 8, 2020. DOI:https://doi.org/10.1177/0956797620948810.

Foto superior: Simon Berger. Unplash.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21