Tendencias21
El tamaño del cerebro depende de la dieta

El tamaño del cerebro depende de la dieta

El cerebro de las abejas es más grande cuando siguen una dieta con menor diversidad de alternativas y más especializada, a contramano de lo que sucede con las aves y otros animales.

Una investigación realizada por un equipo internacional de científicos ha logrado determinar algunos patrones en el comportamiento de las abejas que marcan la relación entre el volumen de su cerebro y la dieta que llevan a lo largo de su ciclo vital. Los detalles del estudio se resumen en un artículo del sitio Phys.org y fueron publicados por la revista Proceedings of the Royal Society B.

Los especialistas hallaron que mientras la dieta es más especializada y acotada el tamaño del cerebro es mayor, en tanto que el mismo disminuye cuando los insectos mantienen una alimentación más variada. Esto es diametralmente opuesto a lo que sucede con las aves y con la mayoría de las especies animales.

En una explicación inicial y a la espera de nuevas investigaciones, los científicos creen que la inusual relación entre el tamaño del cerebro y la dieta en las abejas tiene que ver con sus hábitos alimenticios y el esfuerzo necesario para conseguir el sustento. Algunos comportamientos favorecen un mayor desarrollo cerebral, mientras que otros lo limitan.

Sostienen que las abejas poco selectivas, que toman su alimento de cualquier flor en el campo, necesitan menos energía y procesamiento cerebral. Por el contrario, las abejas que siguen una dieta basada en especies florales muy específicas y concretas, precisan de cerebros más grandes y con mayores “prestaciones” en cuanto a procesamiento de información para hallar el alimento.

Saber más sobre el cerebro de los insectos

Entendiendo que existen múltiples investigaciones en torno al cerebro de mamíferos, aves y otras especies animales, mientras que se observa un vacío con respecto al conocimiento del cerebro de los insectos, los científicos tomaron la decisión de analizar en profundidad el cerebro de una gran cantidad de especies de abejas.

Concretamente se abocaron a 93 especies que pueden hallarse en España, Estados Unidos y los Países Bajos. Estudiaron 395 cerebros de abejas, extrayendo el cerebro de cada ejemplar y comparándolo con el de otras especies. A través de esta metodología, intentaron hallar patrones que permitan describir diferencias y similitudes.

Algunos aspectos ya habían sido corroborados en las aves y otros animales, observándose nuevamente en las abejas. Es el caso de la cantidad de generaciones de abejas por año. Los insectos con una única generación anual tienen cerebros más grandes con respecto a las variedades de abejas con más de una generación al año.

Comportamiento social y dieta

Por otro lado, al analizar el comportamiento social descubrieron que no existe una relación directa entre el tamaño del cerebro de las abejas y su condición de insectos solitarios o su participación en colmenas. Esto se debe a que la interacción social de las abejas es muy acotada, a diferencia de lo que sucede con otras especies.

En las colmenas desarrollan funciones específicas como el cuidado de las crías o la recolección de polen, sin que exista espacio para otras relaciones sociales más complejas que pudieran requerir un mayor procesamiento cerebral.

Este resultado era esperado por los investigadores, porque ya se había constatado en estudios previos, por ejemplo en el caso de las avispas, que los insectos sociales tienden a registran un menor desarrollo cerebral que aquellos que siguen una vida solitaria, a contramano de lo que se ha comprobado en los mamíferos, por ejemplo.

La razón es que cada insecto que forma parte de un gran colectivo tiende a comportarse como una pequeña célula de un organismo mayor, limitando de esta manera su desarrollo individual.

La gran sorpresa para los investigadores llegó al estudiar las dietas de las abejas, descubriendo como se indicó previamente que las pautas alimenticias más especializadas desembocan en cerebros más grandes, aunque todavía no se ha podido concluir si esto significa que las abejas con mayor volumen cerebral son más inteligentes que el resto.

Referencia

Feeding specialization and longer generation time are associated with relatively larger brains in bees. Ferran Sayol et al. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences (2020). DOI:https://doi.org/10.1098/rspb.2020.0762

Foto: Sandy Millar. Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente