Tendencias21

Explican por qué la respiración rítmica calma la ansiedad

Respirar despacio nos relaja porque la frecuencia respiratoria y la actividad cerebral que controla la tensión emocional se sincronizan en la misma longitud de onda. Una explicación de por qué funcionan el yoga y la meditación para tratar la ansiedad y una nueva vía para tratar el estrés postraumático.

Explican por qué la respiración rítmica calma la ansiedad

Una investigación desarrollada en la Universidad de Filadelfia ha descubierto que, cuando los ratones se paran en seco ante situaciones de peligro y disminuyen el ritmo respiratorio, esta frecuencia respiratoria se corresponde con una oscilación en la corteza prefrontal prelímbica, la estructura cerebral crítica para la expresión de conductas de miedo.

Además, observaron conexiones anatómicas y funcionales entre la vía olfatoria y la corteza prefrontal prelímbica del cerebro, así como que la interrupción de las señales olfativas reduce significativamente la oscilación cerebral y conduce a la paralización de los movimientos, lo que se conoce como comportamiento de congelación.

El comportamiento de congelación, la frecuencia respiratoria y la actividad eléctrica de la corteza prefrontal prelímbica  se coordinan en la misma longitud de onda, ha establecido esta investigación.

Eso significa, según los investigadores, que las señales olfativas pueden modular la actividad rítmica de la corteza prefrontal prelímbica del cerebro y el comportamiento de congelación, lo que arroja nueva luz sobre la importancia de los olores sobre determinados comportamientos.

Es decir, según se desprende de esta investigación, no sólo los sonidos alertan de un peligro, sino que también los olores pueden provocar un comportamiento de congelación para evitar ser detectados por un depredador. Los olores influyen en las regiones cerebrales que provocan el comportamiento de congelación porque su flujo disminuye al reducirse el ritmo respiratorio.

De esta forma ha podido establecerse que los patrones de la respiración están asociados con las regiones cerebrales que controlan el estado de ánimo y la emoción, concluye este estudio, publicado en la revista Nature Communications.

Explicación para el yoga y la meditación

Los investigadores señalan en un comunicado de la Universidad de Pensilvania que esta conexión de patrones en las interacciones entre la respiración y el cerebro puede explicar por qué las prácticas como la meditación y el yoga, que se basan en la respiración rítmica, pueden ayudar a las personas a superar las enfermedades basadas en la ansiedad.

Según explica  Minghong Ma, una de las investigadoras, «queríamos saber por qué y cómo el comportamiento del miedo, la respiración controlada y los centros del olfato del cerebro estaban conectados”, con la finalidad de descubrir nuevos métodos para tratar el estrés postraumático.

En estudios anteriores, Ma descubrió que los extremos de las neuronas que se prolongan hasta la nariz tienen sensores de olor y también la capacidad de detectar la velocidad de la respiración, por lo que concluyen que la nariz tiene una doble función: no sólo detectar los olores, sino también detectar el ritmo respiratorio.

Sabiendo que los humanos tienen la capacidad de controlar voluntariamente los patrones de respiración, la pregunta es: ¿cómo respiramos de manera diferente en diferentes situaciones emocionales?

Ma explica: «evolutivamente tiene sentido. Si un ratón en estado salvaje detecta el peligro por el olfato, por ejemplo, puede congelarse y disminuir la respiración como un instinto de supervivencia. Ahora queremos saber cómo podemos aplicar ese conocimiento a los humanos. Sería interesante descubrir qué patrones de respiración son más efectivos para influenciar la actividad cerebral humana y los estados emocionales».

Referencia

Olfactory inputs modulate respiration-related rhythmic activity in the prefrontal cortex and freezing behavior. Andrew H. Moberly et alia. Nature Communications, Volume 9, Article number: 1528 (2018). DOI:10.1038/s41467-018-03988-1

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Crean un chip que se puede configurar como el cerebro humano 14 febrero, 2022
    Investigadores de la Universidad de Purdue en Estados Unidos han desarrollado un chip electrónico que actualiza por sí mismo sus circuitos electrónicos. Es capaz de aprender continuamente y de servir de base a un ordenador que operaría como el cerebro biológico.
    Redacción T21
  • La vida pudo haber surgido en el espacio y no solo en la Tierra 14 febrero, 2022
    Una investigación que ha recreado en laboratorio las condiciones que prevalecen en las nubes moleculares cósmicas ha comprobado que los mecanismos básicos de la vida pueden desarrollarse en las condiciones extremas del espacio y que la vida no es una condición única de planetas como la Tierra.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una mutación genética podría explicar la longevidad de los centenarios 13 febrero, 2022
    Una variante genética que abunda en las personas centenarias se perfila como el gen de la longevidad: retrasa el envejecimiento, disminuye la inflamación y prolonga la vida sana. Esta ingeniosa proteína podría reforzar las estrategias contra la senescencia.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El cerebro puede ver después de un accidente cerebrovascular 12 febrero, 2022
    Los ojos pueden seguir viendo después de un accidente cardiovascular, pero el cerebro dañado no puede interpretar las señales visuales. Una rehabilitación personalizada podría conseguir la recuperación de la visión.
    Redacción T21
  • El núcleo interno de la Tierra presenta un estado entre líquido y sólido 11 febrero, 2022
    Los físicos han sostenido durante mucho tiempo que el núcleo interno de la Tierra es sólido, pero un nuevo estudio sugiere que se encuentra en un punto intermedio entre sólido y líquido, un descubrimiento que podría arrojar luz sobre algunos de los secretos más profundos del planeta.
    Pablo Javier Piacente
  • Algoritmos para calcular la complejidad de un planeta podrían revelar la vida extraterrestre 11 febrero, 2022
    Un procedimiento aritmético aplicado a una serie de algoritmos podría ser la llave para descubrir la vida extraterrestre: al medir la complejidad de un planeta tomando determinados datos e imágenes, identifica a los mejores “candidatos” a albergar vida. 
    Pablo Javier Piacente
  • Puede haber muchos más planetas habitables a 4,22 años luz de la Tierra 11 febrero, 2022
    La confirmación de un tercer planeta orbitando Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sol, indica que seguramente habrá más mundos en zona de habitabilidad a solo 4,22 años luz de la Tierra.
    Redacción T21
  • Humanos y neandertales vivieron juntos al sur de Francia hace 54.000 años 11 febrero, 2022
    El homo sapiens habitó Europa hace al menos 54.000 años, 10.000 años antes de lo que se había documentado hasta ahora, y compartió con los extintos neandertales una cueva del sur de Francia al menos durante miles de años.
    Redacción T21
  • Una molécula intestinal despierta el hambre de amor 10 febrero, 2022
    Los investigadores encontraron que los alimentos ricos en proteínas desencadenan la liberación de la hormona diurética 31, o "Dh31". Esta molécula de señalización, que se libera del tracto gastrointestinal en las moscas.de la fruta, genera una serie de reacciones que culminan en la transición de la alimentación al apareamiento: después de comer, las moscas quieren […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un láser puede enviar una nave espacial a Marte en 45 días 10 febrero, 2022
    Un láser ubicado en la Tierra podría impulsar a una nave espacial y hacerla llegar a la atmósfera marciana en un mes y medio, gracias al calentamiento de plasma de hidrógeno. Detenida en la atmósfera de Marte, la nave acercaría suministros para los asentamientos humanos en el planeta rojo.
    Pablo Javier Piacente