Tendencias21
Fabricarán vendajes inteligentes usando células biológicas guiadas con electricidad

Fabricarán vendajes inteligentes usando células biológicas guiadas con electricidad

La ingeniería de tejidos se sirve, entre otros métodos, de la combinación de células para mejorar o reemplazar funciones biológicas. Un equipo de especialistas de la Universidad de Berkeley en California (EEUU) ha logrado ahora combinar dichas células utilizando una corriente eléctrica. El avance supone un paso adelante hacia la creación de vendajes «inteligentes» que, además de proteger heridas, ayudarían a curarlas. Por Yaiza Martínez.

Fabricarán vendajes inteligentes usando células biológicas guiadas con electricidad

La ingeniería de tejidos es una rama de la bioingeniería que se sirve, entre otros métodos, de la combinación de células para mejorar o reemplazar funciones biológicas.

En este campo, la ciencia ha conseguido ya avances notables, como el de crear grandes cantidades de hueso humano maduro para trasplantes o el de mejorar el crecimiento celular para su aplicación a la regeneración de tejidos.

Un equipo de especialistas en esta disciplina, de la Universidad de Berkeley en California (EEUU), ha dado ahora un nuevo paso con el descubrimiento de una curiosa forma de combinar células. Utilizando una corriente eléctrica, los científicos lograron dirigir a voluntad el flujo de un conjunto celular.

El logro podría establecer las bases para la creación de formas más controladas de ingeniería de tejidos y para la creación de vendajes «inteligentes» que, además de proteger heridas, ayudarían a curarlas.

En los experimentos realizados por los científicos de la UCBerkeley, y descritos en la revista Nature Materials, se usó una lámina de células epiteliales, que son las que recubren todas las superficies libres del organismo y constituyen el revestimiento interno de las cavidades, órganos y conductos de nuestro cuerpo.

Los científicos constataron que, mediante la aplicación de una corriente eléctrica de alrededor de cinco voltios por centímetro, podían estimular la migración de las células a lo largo del campo eléctrico, de corriente continua.

Con la electricidad, los investigadores consiguieron desplazar los grupos celulares hacia la izquierda o hacia la derecha; que estos se separasen o que convergieran, e incluso que hicieran giros colectivos formando una “U”. También lograron crear formas elaboradas con las células, como un triceratops o el oso que hace de mascota de la Universidad.

“Pastoreando” células

«Estos son las primeras evidencias de que los campos de corriente continua se pueden utilizar para guiar deliberadamente la migración de una lámina de células epiteliales «, explica el principal autor del estudio, Daniel Cohen, en un comunicado de la UCBerkeley.

«Hay muchos sistemas naturales cuyas propiedades y comportamientos surgen de las interacciones de un gran número de unidades individuales: las dunas de arena, las bandadas de pájaros… incluso las células de nuestros tejidos. Del mismo modo que los perros pastores controlan el comportamiento de una manada de ovejas, podríamos manipular a las células biológicas para la ingeniería de tejidos», sigue diciendo Cohen.

Ya se había demostrado que la galvanotaxis o desplazamiento en función de las corrientes eléctricas podía servir para células individuales, pero aún no se había aclarado de qué forma podía influir en el movimiento celular colectivo.

«La posibilidad de dirigir el movimiento de una masa de células tendría gran utilidad como herramienta científica en ingeniería de tejidos», señala otro de los autores del estudio, el ingeniero Michel Maharbiz. «En lugar de manipular una célula a la vez, podríamos desarrollar algunas reglas simples de diseño que proporcionasen una señal global para controlar los conjuntos de células».

Este trabajo es fruto de un proyecto liderado por Maharbiz, en el que se pretende desarrollar nanomateriales electrónicos y sistemas bioelectrónicos flexibles para uso médico.

En agosto de 2012, el proyecto recibió una beca de dos millones de dólares de la National Science Foundation estadounidense para la creación de dichos nanomateriales, que se prevé puedan implantarse en el cuerpo para ayudar a la cicatrización de heridas, y que sean posteriormente reabsorbidos por el organismo de manera segura.

) Aplicaciones médicas

Nuestros cuerpos están llenos de iones que fluyen y soluciones salinas, por lo que no es de extrañar que las señales eléctricas jueguen un papel importante en nuestra fisiología, en procesos como las transmisiones neuronales o la estimulación muscular.

Pero «el fenómeno eléctrico que estamos explorando se distingue de estos procesos, en que la corriente producida proporciona una señal para la migración de las células», explica Maharbiz.

Los autores del estudio están explorando el papel de las señales bioeléctricas en el proceso de cicatrización de heridas, en base a un descubrimiento de 1843, que constató que las lesiones el cuerpo provocan un cambio en el campo eléctrico de la zona herida.

Mediante la cartografía de los cambios en el campo eléctrico cuando se produce una lesión y cuando ésta se sana, los investigadores podrían desarrollar una tecnología que ayude a acelerar y mejorar el proceso de sanación.

«Estos datos demuestran claramente que el tipo de control celular que necesitaríamos para un vendaje inteligente sería posible. La siguiente parte de nuestro trabajo se centrará en la adaptación de esta tecnología para su uso en lesiones reales «, concluye Cohen.

En 2010, científicos de la Universidad de Bath, en el Reino Unido, también crearon un vendaje inteligente, aunque no tenía nada que ver con la manipulación celular. Éste simplemente era capaz de liberar bactericidas sobre las heridas en presencia de patógenos, para destruirlos.

Referencia bibliográfica:

Daniel J. Cohen, W. James Nelson, Michel M. Maharbiz. Galvanotactic control of collective cell migration in epithelial monolayers. Nature Materials (2014). DOI: 10.1038/nmat3891.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente