Tendencias21
Hallan un entorno posiblemente habitable en los alrededores de un volcán marciano

Hallan un entorno posiblemente habitable en los alrededores de un volcán marciano

Investigadores de la Universidad de Brown, en Estados Unidos, han descubierto que bajo las laderas del tercer volcán más alto de Marte, Arsia Mons, pudo haber agua líquida en el pasado y, tal vez, incluso en el presente. El calor generado por las erupciones de Arsia, volcán cubierto por el hielo glacial, habría creado grandes lagos de agua líquida bajo el hielo, señalan las evidencias geológicas recopiladas. Y donde hay agua, podría haber formas de vida microbiana, como sucede en glaciares de la Tierra, afirman los investigadores.

Hallan un entorno posiblemente habitable en los alrededores de un volcán marciano

Arsia Mons es el tercer volcán más alto de Marte y una de las montañas más grandes del sistema solar. Se calcula que es casi el doble de alto que el Monte Everest. Ahora, se ha descubierto además que sus laderas podrían haber acogido un entorno marciano habitable hace solo 210 millones de años.

En aquel entonces, el calor generado por las erupciones de Arsia, volcán cubierto por el hielo glacial, habría creado grandes lagos de agua líquida bajo el hielo, un agua líquida que habría permanecido en ese estado durante cientos o miles de años, pudiendo acoger formas de vida microscópicas.

Esto es lo que ha revelado un trabajo reciente realizado por investigadores de la Universidad de Brown (Estados Unidos), en el que se ha calculado la cantidad de agua que pudo haber habido en los alrededores del volcán Arsia Mons, y el tiempo que esa agua habría permanecido en estado líquido.

Combinación de hielo y calor

Este nuevo análisis de los accidentes geográficos que rodean Arsia muestra que las erupciones a lo largo del flanco noroeste del volcán se produjeron al mismo tiempo que un glaciar cubría la región, hace unos 210 millones de años, informa la Universidad de Brown en un comunicado.

El calor de esas erupciones habría derretido grandes cantidades de hielo para formar lagos en el interior de los glaciares, esto es, cuerpos de agua similares a las burbujas de líquido que se forman en un cubo de agua medio congelada.

Esos lagos cubiertos de hielo de Arsia habrían albergado cientos de kilómetros cúbicos de agua del deshielo, según cálculos de Kat Scanlon, una estudiante de graduado de la Universidad Brown que ha dirigido el presente trabajo. Y donde hay agua, existe la posibilidad de que haya también un entorno habitable.

Si bien 210 millones años puede parecer una fecha remota, la zona Arsia Mons es mucho más joven que los ambientes analizados por Curiosity y otros vehículos de Marte, que probablemente tienen más de 2.5 mil millones de años.

El hecho de que la región de Arsia sea relativamente joven hace de ella un objetivo interesante para una posible futura exploración de la existencia de formas de vida. «Si nunca se encontraron signos de vida pasada en esos sitios marcianos más antiguos, el próximo lugar que debería analizarse es Arsia», afirma Scanlon.

Teoría previa

Los científicos han especulado desde la década de 1970 que el flanco noroeste de Arsia pudo haber estado cubiertos por hielo glacial.

Esta teoría recibió un gran impulso en 2003, cuando el geólogo Jim Head, de la Universidad de Brown, y David Marchant, de la Universidad de Boston, mostraron que el terreno alrededor de Arsia era sorprendentemente similar a las formaciones terrestres originadas con el retroceso de glaciares, en los valles secos de la Antártida.

La hipótesis cobró asimismo fuerza gracias a los modelos climáticos recientemente desarrollados para Marte, y que tienen en cuenta los cambios en la inclinación del eje del planeta.

Estos modelos sugieren que, durante los períodos de mayor inclinación, el hielo que ahora se encuentra en los polos habría migrado hacia el ecuador. Eso habría hecho que gigantes montañas de Marte se desplazaran hacia latitudes medias (Ascraeus Mons, Pavonis y Monte Arsia).

Pruebas encontradas

En colaboración con Head, Marchant y Lionel Wilson, del Centro Ambiental Lancaster del Reino Unido, Scanlon buscó evidencias de que la lava volcánica caliente pudo haber fluido en la región, al mismo tiempo que el glaciar estaba presente. Encontró numerosas pruebas.

Usando datos del Orbitador de Reconocimiento de Marte de la NASA, halló por una parte formaciones de lava similares a las que se forman en la Tierra cuando la lava emerge de una erupción, en el fondo de un océano.

También encontró los mismos tipos de crestas y montículos que se forman en la Tierra cuando un flujo de lava se ve limitada por el hielo glacial. La presión de la capa de hielo restringe el flujo de lava, y el agua del deshielo glacial enfría la lava hasta convertirla en fragmentos de vidrio volcánico que forman montículos, y crestas con empinadas laderas y cimas planas.

El análisis arrojó asimismo evidencias de un río formado durante un jökulhlaup es.wikipedia.org/wiki/Jökulhlaup, término islandés que describe los eventos violentos producidos por el contacto entre erupciones volcánicas y glaciares, y que conllevan enormes inundaciones y desprendimiento de bloques de hielo que —junto con el material derretido— transforman el paisaje geográfico.

A partir del tamaño de estas formaciones, Scanlon pudo estimar por último cuánta lava había interactuado con el glaciar. Usando una termodinámica básica, pudo incluso calcular la cantidad de agua de deshielo que esa lava produjo.

Descubrió que dos de los depósitos de lava habrían generado lagos con alrededor de 40 kilómetros cúbicos de agua líquida cada uno. Otra de las formaciones habrían dado lugar a alrededor de 20 kilómetros cúbicos de agua líquida.

Miles de años de agua líquida

Incluso en las condiciones frías de Marte, esa agua cubierta de hielo habría permanecido en estado líquido durante mucho tiempo. Los cálculos de Scanlon sugieren más concretamente que los lagos podrían haber durado cientos e incluso varios miles de años.

El periodo habría sido suficiente como para que los lagos fueran colonizados por formas de vida microbianas. «Ha habido muchas investigaciones en la Tierra – aunque no tantas como nos gustaría – sobre los tipos de microbios que viven en lagos glaciares», explica Scanlon . «Han sido estudiados, principalmente, como análogos para Europa (la luna de Saturno), un cuerpo celeste que es un lago cubierto de hielo».

Pero, a la luz de esta investigación, parece posible que esas mismas clases de entornos existieran en Marte en un pasado relativamente reciente. Incluso existe la posibilidad, añade Jim Head, de que parte de ese hielo glacial todavía siga allí. «Los restos de cráteres y cordilleras sugieren la presencia de restos de hielo glaciar enterrados bajo las rocas y los escombros del suelo «, afirma.

Referencia bibliográfica:

Kathleen E. Scanlon, James W. Head, Lionel Wilson, David R. Marchant. Volcano–ice interactions in the Arsia Mons tropical mountain glacier deposits. Icarus (2014). DOI: 10.1016/j.icarus.2014.04.024.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente