Tendencias21

Horizontes turbulentos para el desarrollo tecnológico

En un futuro viviremos más de cien años, y podremos elegir el color de pelo y ojos de nuestros hijos, tal como señala el transhumanismo. La innovación científica no sólo afectará a nuestra salud y desarrollo, sino también a nuestra pirámide demográfica y a las bases de nuestra estructura social. Pero sin una renovación de los valores, sin una nueva inyección de Amor y de Belleza en nuestras culturas y en nuestras vidas, algo que no nos puede aportar la tecnología, ¿qué interés tienen unos años de más? Por Blas Lara (*)

Horizontes turbulentos para el desarrollo tecnológico

El Transhumanismo es un movimiento ideológico surgido en la euforia tecnológica de las últimas décadas del siglo XX. Reactualiza el  viejo sueño prometeico (Esquilo siguiendo un antiguo mito griego): el hombre que se quiere liberar de las servidumbres de su especie. Un hombre nuevo, un Uebermensch.

Zeus castigó al insumiso Prometeo a ser encadenado mientras que un buitre le devora el hígado. ¿Tendremos que pagar muy caros  los sueños locos de la ciencia y la tecnología contemporáneas, por sus consecuencias hoy imprevisibles? ¿Jugaremos de nuevo a los aprendices de brujo, como con la energía atómica?  ¿Y si hubiera quizás en España un demasiado ingenuo optimismo respecto a los aportes de la ciencia y la tecnología?

Existe un Laboratorio «secreto» en California llamado Calico (California Life Co.) una de cuyas ambiciones abiertamente declaradas es como ellos dicen: «Matar a la muerte». (Google financia Calico).

No hay la menor duda de que los progresos de la biotecnología y de la inteligencia artificial  cambiarán al hombre y también al entorno en que vivimos. Eso es cierto. ¿Pero en qué sentido y hasta dónde cambiarán al hombre? La enfermedad y la muerte son nuestros eternos desafíos.

Porque es natural que se luche contra la enfermedad y contra la muerte, se pretenderá erradicar  la enfermedad, particularmente el cáncer, y se buscará aumentar la longevidad de las personas. (Algún utopista sueña con aumentar la vida indefinidamente).

Hace unos años la revista Science dio a conocer los mecanismos del resveratrol, un activador de la sirtuine1 que tiene el efecto de reactivar las «baterías» celulares que son los mitocondrios. La eficacia del resveratrol contra el envejecimiento ya ha sido experimentada en los ratones.

Efectos sociales de la transformación del Hombre

1. La pirámide demográfica se tambaleará con todas sus consecuencias

El considerable aumento del segmento demográfico de personas de edad tendrá efectos inimaginables, y no solamente económicos. Pensiones y beneficios sociales se verán irremediablemente afectados para cubrir las necesidades de las nuevas legiones de mayores quizás mentalmente debilitados por la edad y para proteger a los rescatados de enfermedades en temprana edad, gracias a la medicina. Nuestros centros médicos se convertirán en fábricas de minusválidos con algunos años más de esperanza de vida.

2. Habrá que renovar las estructuras y las jerarquías sociales

Las estructuras políticas y sociales tendrán que ser totalmente replanteadas y renovadas. El individuo particular  ahora más presente y más activo a través de las redes tendrá mucho que decir, cuando fue durante siglos políticamente casi mudo. Deberá ser escuchado. Participará más en la gestión de la sociedad. Por eso habrá que imaginar nuevos canales de escucha e instrumentos de coparticipación a la gestión de la cosa pública.

Programación de la especie y sus peligros

La vida no es igualitaria. Cada niño que viene al mundo trae consigo su lotería genética. Las técnicas de la bioquímica prometen combatir el azar a veces cruel de la herencia. Se podrá además elegir la talla, el sexo, el color de los ojos, etc. del futuro bebé. Naturalmente, así será para el que se pueda pagar la programación de su progenitura. Una inédita aristocratización de una parte de la humanidad  y como consecuencia una agravación de las desigualdades.

Las prótesis cognitivas 

De la misma manera que el cuerpo humano beneficiará de los adelantos, se pregunta uno si con el progreso científico nuestras facultades mentales se ampliarán más allá de lo que osaríamos imaginar. ¿Llegará a aparecer en el curso de la evolución biológica de las especies  « una singularidad biotecnológica », dotada de una inteligencia que superará en todos los aspectos a la de la actual especie humana?

Se ha escrito sobre los límites de la inteligencia de las máquinas. Ese fue el título de mi tesis doctoral publicada en Friburgo en los años 60. Allí puse manifiesto los límites, un problema filosófico emparentado, aunque no totalmente coincidente, con los límites internos de los formalismos (Gödel).

Delimité entonces las barreras infranqueables que no puede traspasar la inteligencia del hombre o de la máquina.

Pero lo que ahora toca es profundizar en los detalles de lo que sí podrá hacer el Hombre nuevo con la prótesis de la máquina. Esa es la cuestión que se plantea hoy en tiempos del transhumanismo. Debemos al paso conjeturar sobre las consecuencias para la generación de nuestros nietos.

Horizontes turbulentos

¿Para qué queremos un Hombre transhumano? ¿Vivirá mejor en esa sociedad envejecida y densamente conectada? Un ejemplo: Larry Page de Calico pretende que si vencemos al cáncer, la esperanza de vida aumentará unos tres años. Para el individuo concreto, un enfermo, es una conquista  probablemente importante. ¿Pero es que sería eso un avance significativo para la especie? Sin otras rectificaciones el mundo envejecerá inexorablemente.

Piénsese además que todos estos progresos conducen a una sociedad más uniforme, más estandarizada, mucho menos interesante.

Sin renovación de los valores que nos sostienen tanto a la persona como a la sociedad…
Sin una nueva inyección de Amor y de Belleza en nuestras culturas y en nuestras vidas, algo que no nos puede aportar la tecnología. Sin razones para vivir una vida que vaya más allá de la puramente vegetativa… ¿Qué interés tienen unos años de más?

(*) Blas Lara, catedrático de la universidad de Lausanne, fue Jefe del departamento de Informática, Investigación Operativa y Estadística de Nestlé (Vevey). Es el editor del blog Negociación de Tendencias21.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21
  • La muerte los llama y ellos se juntan 13 febrero, 2024
    Un experimento desarrollado en "granjas de cadáveres" permitió comprobar que la descomposición de cuerpos humanos y de otras especies atrae siempre a las mismas variedades de microorganismos y hongos, sin importar el clima, la estación del año o la ubicación en el globo. Un mejor conocimiento de esta comunidad "universal" de descomponedores permitirá importantes avances […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente