Tendencias21
Johanesburgo: muchos árboles, poco bosque

Johanesburgo: muchos árboles, poco bosque

La cumbre de Johanesburgo ha aportado pocas soluciones a los problemas medioambientales, a pesar del largo camino recorrido desde la Cumbre de Río de 1992. Diez años después se acaba de reconocer que los obstáculos políticos, sociales y financieros para encaminar al mundo al desarrollo sustentable y equitativo han sido casi insuperables. Por Víctor L. Urquidi.

Johanesburgo: muchos árboles, poco bosque

La Cumbre de Río en 1992 fue un auténtico parteaguas en materia de políticas ambientales y desarrollo. Durante largos 20 años, las Naciones Unidas, a partir de la conferencia de Estocolmo, habían puesto en marcha el Programa para el Medio Ambiente (PNUMA), dirigido en lo principal a los renuentes países en vía de desarrollo.

Algunos países industrializados emprendieron medidas de control de emisiones e indujeron conciencia ambiental con ayuda de las ONG y de los medios. La OCDE acometió programas de política ambiental. La insuficiencia de todo esto originó desde 1984, con la creación de la Comisión Brundtland, una vuelta a una visión de conjunto, como la que en 1972 había empezado a recomendar el Club de Roma.

El Informe Nuestro Futuro Común, publicado en 1987, definió un nuevo paradigma para el futuro del planeta y sus habitantes: el desarrollo sustentable y equitativo. Para asegurar mejor calidad de vida a las generaciones futuras, sería preciso desplazar la dependencia energética hacia el empleo de insumos que fueran renovables y no de origen fósil, conservar la biodiversidad, economizar agua, combustibles y electricidad, proteger los bosques y los suelos, así como muchos materiales, y generar producción “limpia”.

Como dijera Ignacy Sachs, había que instalar el “desarrollo sin destrucción”. Ya no el consabido “más de lo mismo”, por el que algunos países clamaron en Estocolmo, causa de la ciega degradación de los recursos del planeta. El mejoramiento ambiental iría unido, además, a la necesidad de reducir la desigualdad social y a mejorar la calidad de vida, tanto la rural como la urbana.

En Río se propusieron cuatro convenios marco para unir a la comunidad internacional en el control del efecto de invernadero y acometer los problemas del cambio climático, proteger la biodiversidad, los bosques y los suelos. La Agenda 21 fue el “manual” para las acciones necesarias en todos los aspectos de las políticas ambientales y el inicio de la estrategia del desarrollo sustentable.

Camino intransitable

En Johannesburgo, a escasos 10 años de Río, se acaba de reconocer que los obstáculos políticos, sociales y financieros para encaminar al mundo al desarrollo sustentable y equitativo han sido casi insuperables.

Como ha dicho Maurice Strong, se cuenta con las tecnologías para emprenderlo, pero no con la voluntad política nacional y global. Ha de reconocerse el empuje de la Unión Europea, y algunos resultados parciales positivos, pero en las demás regiones, incluso en América del Norte, la voluntad ha fallado y los resultados han sido mediocres; en muchos casos han sido nulos, sobre todo en África.

El PNUMA ha expuesto con precisión el deterioro ambiental del planeta en sus recientes informes, hechos en consulta con las comunidades científicas, de los que destacan el GEO-2 y el último, el GEO-3, publicado en mayo pasado. Es de subrayar que muchos umbrales están siendo vulnerados, entre ellos el del cambio climático y su complemento correlativo, la protección del área forestal. De la equidad social, ni hablar: en la mayor parte de los países sigue empeorando.

Por ello, la Cumbre de Johannesburgo, aún reconociendo algunos avances ambientales, no podía menos que centrarse en el fenómeno de la pobreza y la desigualdad, y su relación con la falta de acceso al agua potable, los servicios sanitarios, la salud básica, la educación y la capacitación, aparte de la urgencia de crear buena comunicación e información, y promover el buen desempeño de las sociedades (poderes públicos y sociedad civil) en pro de la política ambiental.

La enorme expansión demográfica en los países en desarrollo, que no fue materia de consideración en la Cumbre de Río, aparece cada vez más como factor causante de desequilibrios ambientales. El desarrollo sustentable y equitativo no puede prosperar en medio de la miseria y la ignorancia. Tampoco está plena y aisladamente en manos de los gobiernos o de los sectores empresariales, y otros productivos de bienes y servicios como el gigantesco sector informal, hacerlo posible. Se requiere crear y mantener la solidaridad democrática, fortalecer la labor de todos.

Cuatro conclusiones

Sin embargo, ¿qué puede concluirse de los documentos de la Cumbre de Johanesburgo?

En primer lugar, se da respaldo débil de orden político, expresado en una declaración perfectamente olvidable.

En segundo lugar, se aprobó un Plan de Acción, de 132 artículos, que más parece la Sección de Páginas Amarillas de algunos directorios telefónicos; se repiten innumerables recomendaciones ya hechas en la Agenda 21, se introducen asuntos muy concretos de interés para unos cuantos países, al lado de los grandes anuncios sobre convenios internacionales; y se carece de cualquier visión global de conjunto (muchos árboles, poco bosque), de la interrelación de todos los fenómenos.

En tercer lugar, se otorga respaldo, no validado por evaluación alguna, a diversas acciones de las Naciones Unidas como las de la Comisión del Desarrollo Sustentable del Consejo Económico y Social, los programas multilaterales del Banco Mundial, y las reuniones recientes como las del Milenio en Naciones Unidas, el comercio multilateral en Doha, Qatar, y el financiamiento para el desarrollo en Monterrey, México.

Por último, queda por fortuna el apoyo a la entrada en vigor del Protocolo de Kioto (sin Estados Unidos ni Australia) y a la creación del Grupo de los15 Países Megadiversos (iniciativa mexicana).

Buen intento

Llevará sin duda bastante tiempo formar programas con base en el Plan de Acción, pues habrá que jerarquizar los temas globales y regionales de interés general y poner en su lugar las decenas de propuestas concretas, para traducirlas en actividades tanto públicas como de participación con los sectores empresariales y civiles, como se ha recomendado.

En Johannesburgo se reforzó sin duda la validez del concepto de desarrollo sustentable y equitativo, pero no se señaló cómo llegar a implantar semejante estrategia. Johannesburgo fue un buen intento, mas sus resultados serán decepcionantes. Se necesitará poner mucho más ahínco en las acciones regionales, como lo ha demostrado Europa y, por cierto, lo recomendó la delegación de Dinamarca.

Pero, ¿dónde están la CEPAL, las comisiones regionales de Naciones Unidas en Asia y Africa, la Unión Africana y los grupos subregionales de África, el ASEAN, la APEC, el TLCAN, la CARICOM, el MERCOSUR, el BID, etc., para dar el liderazgo necesario? En el fondo quedó sin definir el cómo integrar las políticas ambientales con las políticas destinadas a reducir la pobreza y la desigualdad, que era el tema central de la conferencia.

En resumen, se prestó atención a los árboles, pero se perdió de vista la dimensión y la complejidad interna del bosque, en una perspectiva de largo plazo.

Víctor L. Urquidi, Miembro del Club de Roma y de El Colegio de México, es economista especializado en Medio Ambiente.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente