Tendencias21

La atmósfera de la Tierra era la mitad de densa hace 2.700 millones de años

La atmósfera de la Tierra temprana, hace 2.700 millones de años, era la mitad de densa que la actual, y no más, como se creía. Así lo revelan burbujas de aire atrapadas en lava basáltica formada en aquel entonces, según han descubierto investigadores de EE.UU. Este descubrimiento debería cambiar radicalmente la visión de aquel tiempo, consideran.

La atmósfera de la Tierra era la mitad de densa hace 2.700 millones de años

La idea de que la Tierra joven tenía una atmósfera más densa resulta ser incorrecta. Una nueva investigación de la Universidad de Washington (Seattle, EE.UU.) ha utilizado burbujas atrapadas en rocas de 2.700 millones años de edad para mostrar que el aire de aquel tiempo ejercía como máximo la mitad de presión que la atmósfera actual.

Los resultados, publicados en la revista Nature Geoscience, revierten la idea comúnmente aceptada de que la joven Tierra tenía una atmósfera gruesa para compensar una luz solar más débil. El hallazgo también tiene implicaciones sobre los gases que había en ese ambiente, y sobre cómo funcionaban la biología y el clima en el planeta temprano.

«Durante mucho tiempo, la gente ha pensado que la presión atmosférica pudo haber sido más alta en aquel entonces, porque el Sol era más débil», dice el autor principal Sanjoy Som, que hizo el trabajo como parte de su doctorado en ciencias de la Tierra y el espacio. «Nuestro resultado es el contrario de lo que esperábamos.»

La idea de utilizar burbujas atrapadas en lava enfriada como un «paleobarómetro» para determinar el peso del aire en la juventud de nuestro planeta se le ocurrió hace décadas al co-autor Roger Buick, profesor de de ciencias de la Tierra y el espacio. Otros habían utilizado la técnica para medir la elevación de lavas de unos pocos millones de años de edad. Para medir la presión de aire atrás en el tiempo, los investigadores necesitaban un sitio donde la lava antigua se hubiera formado sin duda ninguna a nivel del mar.

Su terreno de estudio, en Australia, fue descubierto por el co-autor Tim Blake, de la Universidad de Australia Occidental. Allí, el río Beasley ha expuesto lava basáltica de 2.700 millones de años. El flujo de lava más bajo tiene «dedos» de lava que se introducen en fragmentos vítreos, lo que demuestra que la lava fundida se sumergió en el agua de mar. El equipo perforó los flujos de lava suprayacentes para examinar el tamaño de las burbujas.

Una corriente de roca fundida que forma lava se enfría rápidamente desde la parte superior y desde la inferior, y las burbujas atrapadas en la parte inferior son más pequeñas que las de arriba. La diferencia de tamaño registra la presión atmosférica que sufría la lava mientras se enfriaba.

Resultados

Las medidas aproximadas realizadas sobre el terreno indicaron un ambiente sorprendentemente ligero. Exploraciones más rigurosas con rayos X de varios flujos de lava confirmaron el resultado: Las burbujas indican que la presión atmosférica en aquel momento era menos de la mitad de la actual.

La Tierra hace 2.700 millones de años acogía sólo microbios unicelulares, la luz del sol era aproximadamente una quinta parte más débil, y la atmósfera no contenía oxígeno. Pero este hallazgo apunta a condiciones aún más de otro mundo de lo que se pensaba. Un ambiente más ligero podría afectar a la fuerza del viento y otros patrones climáticos, e incluso alterar el punto de ebullición de los líquidos.

«Todavía estamos tratando de abordar la magnitud de esto», dice Buick en la información de la UW. «Nos va a tomar un tiempo digerir todas las posibles consecuencias.»

Nitrógeno

Otras evidencias geológicas muestran claramente agua líquida en la Tierra de entonces, por lo que la atmósfera primitiva debió de haber contenido más gases de efecto invernadero que atraparan el calor, como el metano y el dióxido de carbono, y menos nitrógeno.

El nuevo estudio es un avance sobre el trabajo previo del equipo de la Universidad de Washington sobre las gotas de agua «fosilizadas», que fue el primero en poner en duda la idea de una atmósfera antigua más densa. El resultado refuerza también la constatación de 2015 de Buick de que los microbios estaban sacando nitrógeno de la atmósfera de la Tierra hace unos 3.000 millones de años.

«Los niveles de gas nitrógeno han variado a través de la historia de la Tierra, al menos en la historia temprana, de una manera que la gente ni siquiera se ha imaginado hasta ahora», dice el co-autor David Gatling. «La gente tendrá que reescribir los libros de texto.»

Los investigadores buscarán ahora otras rocas adecuadas para confirmar los hallazgos y aprender cómo pudo variar la presión atmosférica a lo largo del tiempo.

Aunque las pistas sobre la Tierra primitiva son escasas, aún es más fácil estudiar que los planetas de fuera de nuestro sistema solar, así que esto ayudará a entender las posibles condiciones y la vida en otros planetas donde las atmósferas pueden ser delgadas y sin oxígeno, al igual que la de la Tierra primitiva .

Sanjoy Som es consejero delegado de Blue Marble Space, una organización no lucrativa que se centra en la investigación interdisciplinaria de la ciencia espacial, la concienciación internacional, la educación científica y la difusión pública. La investigación fue financiada por la NASA.

Referencia bibliográfica:

Sanjoy M. Som, Roger Buick, James W. Hagadorn, Tim S. Blake, John M. Perreault, Jelte P. Harnmeijer & David C. Catling: Earth’s air pressure 2.7 billion years ago constrained to less than half of modern levels. Nature Geoscience (2016). DOI:10.1038/ngeo2713.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La nostalgia es mucho más que añorar el pasado 2 marzo, 2022
    La nostalgia no solo puede aliviar el dolor físico, sino que también combate la soledad, mejora la resiliencia y potencia la creatividad de las personas. Genera optimismo, autoestima y afecto social.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia ucraniana está bajo los escombros de la guerra 2 marzo, 2022
    La ciencia de Ucrania ha quedado paralizada por la guerra, al mismo tiempo que el cerco a la ciencia rusa aumenta después de que el emblemático MIT suspendiera su colaboración con el pretendido Silicon Valley de Moscú. La ciencia española guarda silencio, mientras misiles rusos han impactado un depósito de residuos radiactivos en Kiev, sin […]
    Redacción T21
  • Un antiguo deslizamiento de tierra en el Mar Rojo podría desencadenar un futuro tsunami 1 marzo, 2022
    Un deslizamiento de tierra submarino, que probablemente provocó olas de 10 metros de altura que azotaron la costa egipcia hace aproximadamente 500 años, podría servir para predecir un futuro tsunami en Medio Oriente. Si ese sector de tierra se moviliza nuevamente, los modelos sugieren que podría desencadenar un segundo tsunami dos veces más grande que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La primera luz que iluminó al Universo no provino del espacio 1 marzo, 2022
    Una señal interpretada como la primera luz que iluminó el cosmos en el llamado "amanecer cósmico" puede no haber provenido de los confines del Universo, según ha descubierto un nuevo estudio. En concreto, puede que ni siquiera se haya originado en el espacio: sería un error o una distorsión producida por el instrumento utilizado en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un sensor cuántico revoluciona la arqueología, la geología y la seguridad 1 marzo, 2022
    Un sensor cuántico puede dibujar con una precisión inédita el subsuelo terrestre: no solo localiza objetos y estructuras, sino que también predice terremotos y erupciones volcánicas en la décima parte del tiempo requerido por otras tecnologías.
    Redacción T21
  • Descubren los secretos de la muerte cerebral 1 marzo, 2022
    Una nueva investigación ha podido observar en directo por primera vez lo que pasa en el cerebro humano en el momento de la muerte: unas ondas cerebrales especializadas nos preparan en segundos la película de la vida que se ha relatado en las experiencias cercanas a la muerte.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El canto tiene su propia firma neuronal en el cerebro 28 febrero, 2022
    Un nuevo estudio ha profundizado sobre la relación del cerebro con la música, al descubrir que el canto tiene una firma neuronal distinta en comparación con el habla o la música instrumental. De esta forma, se avanza en una mayor comprensión en torno a la cognición musical humana, que nos diferencia claramente de otras especies.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un mineral con forma de flor en la superficie de Marte 28 febrero, 2022
    Una extraña estructura en forma de flor fue detectada por el rover Curiosity en Marte. Aunque su forma puede engañar al observador, este objeto es en realidad una formación mineral, con estructuras delicadas formadas por la precipitación mineral del agua. 
    Pablo Javier Piacente
  • La ciencia alemana interrumpe la colaboración con Rusia 28 febrero, 2022
    Alemania ha roto la colaboración científica con instituciones estatales y empresas comerciales en Rusia con efecto inmediato, como consecuencia de la invasión de Ucrania, al mismo tiempo que expresa su solidaridad y apoyo a los científicos ucranianos.
    Redacción T21
  • Los filamentos cósmicos son como el cementerio de los elefantes para las galaxias 28 febrero, 2022
    Los filamentos cósmicos que dan forma al universo son como el cementerio de los elefantes para las galaxias: no solo determinan su evolución desde que nacen hasta que forman cúmulos, sino que también son el lugar donde llegan al final de sus vidas.
    EPFL/T21