Tendencias21
La dirección del tiempo se vuelve confusa a escala de una sola molécula

La dirección del tiempo se vuelve confusa a escala de una sola molécula

La dirección del tiempo se vuelve confusa e indefinida a escala de una sola molécula, según una nueva investigación que ha analizado el flujo del tiempo en procesos en los que la entropía no es continua. Esta investigación ha determinado que, aunque la entropía general se incremente como media a nivel microscópico, esto no sucede así en cada uno de los momentos del experimento, es decir, que no siempre el tiempo tiene una dirección definida: del pasado al presente, del presente al futuro. Por Yaiza Martínez.

La dirección del tiempo se vuelve confusa a escala de una sola molécula

El concepto de tiempo es para nosotros muy intuitivo, y fácilmente distinguimos el pasado del presente o del futuro. No ha sido tan sencillo para los pensadores. En la Edad Antigua ya encontramos las primeras reflexiones humanas sobre el tiempo. Platón, por ejemplo, decía que el tiempo es la imagen móvil de la eternidad. Posteriormente, Newton lo describió como algo absoluto, verdadero y matemático, que transcurre uniformemente. En los años veinte del siglo pasado, Einstein llegó a considerarlo como una mera ilusión.

Estas ideas reflejan la inmensa complejidad que supone el tiempo, tema que ha sido objeto de reflexión para muchos filósofos y de investigación para muchos científicos. Son precisamente los científicos los que, ahora, tratan de solventar el hecho de que la ciencia aún no proporcione una definición clara de lo que es el tiempo.

Edward Feng, ingeniero químico de la Universidad de California en Berkeley, y Gavin Crooks, físico del Lawrence Berkeley National Laboratory explican en un artículo aparecido en la revista Physical Review Letters que “las teorías fundamentales de la física –la mecánica clásica, la electrodinámica, la mecánica cuántica, la relatividad general, etc.- son simétricas al respecto de la inversión del tiempo”(esto es, que el pasado, el presente y el futuro no difieren para ellas).

Según Crooks y Feng, “la única teoría científica fundamental que marca una dirección preferente para el tiempo es la de la segunda ley de la termodinámica, que asevera que la entropía del Universo aumenta a medida que el tiempo fluye hacia el futuro (la entropía es la cantidad de energía no disponible de un sistema)”.

Procesos sin vuelta atrás

Esta explicación proporciona una orientación, una flecha del tiempo. Nuestra percepción de éste sería, por tanto, una consecuencia directa de la flecha temporal termodinámica.

A grandes rasgos, la termodinámica es una rama de la física que estudia los efectos de la temperatura, presión y volumen de los sistemas físicos a un nivel macroscópico. La cantidad de entropía de cualquier sistema aislado termodinámicamente tiende a aumentar con el tiempo. Por ejemplo, una gota de tinta dispersada en el agua no dará «marcha atrás» en su movimiento y no volverá a recogerse en su volumen inicial.

En definitiva, el tiempo tiene para esta ley una orientación definida. Según los científicos, que la entropía del universo aumente con el tiempo supone que existe una dirección, una flecha del tiempo, una asimetría temporal (que permite distinguir el pasado del futuro: la gota de tinta en su volumen inicial y la gota de tinta dispersada en agua) que se corresponde con nuestra propia percepción del tiempo.

Entropía a nivel microscópico

Esto está claro a nivel macroscópico. Tal y como ejemplariza la revista Physorg.com, cuando se derrama un vaso de leche, la asimetría temporal es obvia para cualquier observador: primero el vaso estaba lleno de leche y después vacío.

Sin embargo, a escala microscópica, dado que la cantidad de energía implicada en los procesos es tan pequeña, resulta más difícil afirmar que la entropía está aumentando, y que por lo tanto el tiempo se mueve “hacia delante” (hacia el futuro), en lugar de hacia atrás (hacia el pasado).

Feng y Crooks afirman haber creado un método para medir con exactitud la asimetría temporal de lo microscópico. De hecho han comprobado que, a escala microscópica y durante algunos intervalos, la entropía puede disminuir realmente. Y que, aunque la entropía general se incremente como media, en cada uno de los momentos del experimento esto no sucede, es decir, que no siempre el tiempo tiene una dirección clara: del pasado al presente, del presente al futuro.

Para estudiar el tiempo a escala minúscula, los científicos empezaron investigando el incremento de la disipación de energía (entropía) en diversas distribuciones. Y descubrieron que, durante algunos intervalos, la entropía realmente se reducía.

Incluso aunque existiese un aumento medio de la entropía, la dirección del tiempo no resultó evidente en cada momento del experimento, es decir, que la asimetría temporal no estaba asegurada, sino que algunas disposiciones presentaron un tiempo simétrico (que no diferencia el presente del pasado o el futuro). «Mientras el tiempo avanza descaradamente en el mundo macroscópico, la dirección del tiempo se vuelve confusa a escala de una única molécula», resumió Feng.

Posibles aplicaciones

Además del interés teórico que sin duda tiene esta investigación, el método ideado por Feng y Crooks podría tener otras aplicaciones, como calcular las diferencias de energía libre en experimentos con sistemas alejados del equilibrio.

Los científicos explican que comprender la relación entre la asimetría temporal y la entropía también resultaría crucial para el desarrollo de futuras máquinas moleculares. «Nuestra definición resalta esta peculiaridad. Esperamos que esto sirva a los científicos a la hora de estudiar moléculas biológicas”, señala Feng.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente