Tendencias21

La genética descubre el secreto del exterminador de anfibios

Una investigación genética ha podido establecer que el temible hongo Batrachochytrium dendrobatidis, que amenaza a la población mundial de anfibios, es originario de la península coreana y que comenzó a expandirse en los años 70 del siglo pasado como consecuencia del comercio internacional de especies.

La genética descubre el secreto del exterminador de anfibios

Existe un hongo, Batrachochytrium dendrobatidis, también conocido como Bd o el hongo quítrido de los anfibios, que amenaza la población mundial de anfibios, a los que causa una enfermedad llamada quitridiomicosis, responsable de la disminución del 30 por ciento de algunas especies de anfibios en todo mundo durante los últimos 15 años.

Desde 1980 se está registrando un dramático declive en las poblaciones de anfibios de todo el mundo,​ caracterizado por colapsos en las poblaciones y extinciones masivas localizadas.

El hongo Bd ataca a la piel, dañando así la defensa inmunológica de los anfibios. Dada su virulencia, está incluido en la lista 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, establecida por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Hasta ahora se ha especulado con su posible difusión a través de humanos, o también a través de una rana empleada para efectuar los test de embarazos. Otras hipótesis han señalado que el hongo siempre ha estado en contacto con las poblaciones de anfibios y que sólo ahora, cuando están afectadas por el impacto humano en sus ecosistemas, es cuando su debilidad se ha hecho más patente.

Hongo asiático

Un nuevo estudio publicado en la revista Science establece sin embargo que el hongo causante de esquilmar las poblaciones de anfibios de todos los continentes, procede del Asia Occidental. También que la colonización de este hongo se produjo a lo largo del siglo XX, favorecida por el comercio internacional de anfibios, según informa el CNRS en un comunicado.

Por este motivo, los investigadores insisten en la necesidad de reforzar la bioseguridad a través de las fronteras y proponen incluso la prohibición del comercio de anfibios como animales de compañía, para asegurar la supervivencia de las especies más vulnerables.

Las enfermedades infecciosas pueden provocar epizootias (una enfermedad contagiosa que ataca a un número elevado e inusual de animales al mismo tiempo y lugar y se propaga con rapidez), así como la desaparición de especies salvajes en todo el mundo.

La gripe aviar, por ejemplo, es responsable de la muerte de millones de pájaros, y la enfermedad de la nariz blanca pone en peligro a numerosas especies de murciélagos en Norteamérica.

Desaparición de anfibios

Los anfibios no han escapado a esta tendencia: desde hace más de 20 años, se viene apreciando la desaparición de muchas de estas especies, sin que las causas hayan sido bien establecidas.

Se ha hablado de muchas enfermedades virales y bacterianas como causantes de estas desapariciones, pero el verdadero causante  de esta mortalidad masiva, tanto en Australia, como en todo América, en los países caribeños como en España y en Europa, está claramente identificado desde hace tiempo: el hongo Batrachochytium dendrobatidis (BdGPL).

Aunque han pasado 20 años desde su identificación, el período de su expansión mundial ha permanecido ignorado, estableciéndose hipotéticamente entre 100 años y los 26.000 años. El origen geográfico de este hongo ha sido asimismo muy debatido todo este tiempo.

El nuevo estudio ha despejado la incógnita. Sus autores recogieron en todos los continentes muestras de los hongos que atacan a los anfibios, tanto a los anuros (sapos y ranas sin cola), como a los urodelos (salamandras y tritones con cola) y a los gimnofiones (carentes de patas).

Secuencia genética

La secuencia genética de estos hongos permitió identificar 177 individuos genéticamente idénticos, a los que se sumaron 57 ya descritos por la literatura científica, obteniendo así 234 individuos genéticamente idénticos disponibles para el análisis filogenético.

El estudio de las relaciones de parentesco entre los individuos genéticos permitió determinar que todos procedían de una línea genética procedente de la península coreana, origen último del temible Batrachochytrium dendrobatidis.

La investigación genética permitió determinar también que el ancestro de la línea genética que condujo al Batrachochytrium dendrobatidis tiene una antigüedad de entre 50 y 120 años.

Analizando datos históricos de las primeras descripciones de este hongo, especialmente en Australia, Centroamérica y Europa (Sierra de Guadarrama en Madrid y los Pirineos), esta investigación estima su origen en 1975, pudiendo anticiparse hasta 1939 y prolongarse hasta 1989.

La descripción de la estructura genética muestra también que Batrachochytrium dendrobatidis ha intercambiado material genético cuando las líneas entran en contacto con transferencias intercontinentales, generando así una nueva diversidad genómica.

También pone de manifiesto que la virulencia de estas expresiones génicas es variable y que Batrachochytrium dendrobatidis es la más agresiva para los renacuajos y sus metamorfosis.

Referencia

Recent Asian origin of chytrid fungi causing global amphibian declines. Science, Vol. 360, Issue 6389, pp. 621-627. DOI: 10.1126/science.aar1965

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una serie de "tornados celulares" esculpen nuestros órganos 14 febrero, 2022
    Una compleja organización espontánea de las células a modo de “tornados” produce fuerzas que logran modelar tejidos y órganos: de esta manera, las células van cincelando lentamente la forma de las estructuras internas del cuerpo humano.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan rayos X de alta energía provenientes de Júpiter 14 febrero, 2022
    Júpiter emite rayos X en longitudes de onda de alta energía: emanadas de las auroras permanentes del planeta gigante, y detectadas por el telescopio de rayos X NuSTAR de la NASA, las emisiones son la luz más energética identificada hasta el momento que provenga de cualquier planeta en el Sistema Solar, con excepción de la […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un chip que se puede configurar como el cerebro humano 14 febrero, 2022
    Investigadores de la Universidad de Purdue en Estados Unidos han desarrollado un chip electrónico que actualiza por sí mismo sus circuitos electrónicos. Es capaz de aprender continuamente y de servir de base a un ordenador que operaría como el cerebro biológico.
    Redacción T21
  • La vida pudo haber surgido en el espacio y no solo en la Tierra 14 febrero, 2022
    Una investigación que ha recreado en laboratorio las condiciones que prevalecen en las nubes moleculares cósmicas ha comprobado que los mecanismos básicos de la vida pueden desarrollarse en las condiciones extremas del espacio y que la vida no es una condición única de planetas como la Tierra.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una mutación genética podría explicar la longevidad de los centenarios 13 febrero, 2022
    Una variante genética que abunda en las personas centenarias se perfila como el gen de la longevidad: retrasa el envejecimiento, disminuye la inflamación y prolonga la vida sana. Esta ingeniosa proteína podría reforzar las estrategias contra la senescencia.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El cerebro puede ver después de un accidente cerebrovascular 12 febrero, 2022
    Los ojos pueden seguir viendo después de un accidente cardiovascular, pero el cerebro dañado no puede interpretar las señales visuales. Una rehabilitación personalizada podría conseguir la recuperación de la visión.
    Redacción T21
  • El núcleo interno de la Tierra presenta un estado entre líquido y sólido 11 febrero, 2022
    Los físicos han sostenido durante mucho tiempo que el núcleo interno de la Tierra es sólido, pero un nuevo estudio sugiere que se encuentra en un punto intermedio entre sólido y líquido, un descubrimiento que podría arrojar luz sobre algunos de los secretos más profundos del planeta.
    Pablo Javier Piacente
  • Algoritmos para calcular la complejidad de un planeta podrían revelar la vida extraterrestre 11 febrero, 2022
    Un procedimiento aritmético aplicado a una serie de algoritmos podría ser la llave para descubrir la vida extraterrestre: al medir la complejidad de un planeta tomando determinados datos e imágenes, identifica a los mejores “candidatos” a albergar vida. 
    Pablo Javier Piacente
  • Puede haber muchos más planetas habitables a 4,22 años luz de la Tierra 11 febrero, 2022
    La confirmación de un tercer planeta orbitando Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sol, indica que seguramente habrá más mundos en zona de habitabilidad a solo 4,22 años luz de la Tierra.
    Redacción T21
  • Humanos y neandertales vivieron juntos al sur de Francia hace 54.000 años 11 febrero, 2022
    El homo sapiens habitó Europa hace al menos 54.000 años, 10.000 años antes de lo que se había documentado hasta ahora, y compartió con los extintos neandertales una cueva del sur de Francia al menos durante miles de años.
    Redacción T21