Tendencias21

La habitabilidad de los planetas puede cambiar con la evolución, sostiene una teoría

Científicos de la Universidad Rice (EE.UU.) sostienen que la habitabilidad de un planeta es algo evolutivo, y que no necesariamente uno que ahora mismo parezca no habitable, no podrá serlo en el futuro, al igual que la Tierra era habitable hace millones de años, a pesar de que sus condiciones eran muy distintas.

La habitabilidad de los planetas puede cambiar con la evolución, sostiene una teoría

Si las condiciones hubieran sido un poco diferentes hace un eón, es posible que hubiera vida abundante en Venus y nada en la Tierra.

La idea no es tan descabellada, de acuerdo con una hipótesis de científicos de la Universidad Rice (Houston, EE.UU.) y sus colegas, que han publicado sus pensamientos sobre los planetas capaces de alojar vida, las historias de estos planetas y la posibilidad de encontrar más con ella en Astrobiology.

Los investigadores sostienen que pequeños cambios evolutivos podrían haber alterado el destino de la Tierra y Venus, de maneras que puede que los científicos pronto sean capaces de modelar mediante la observación de otros sistemas solares, en particular los que están formándose, según explica el científico de la Tierra de Rice Adrian Lenardic.

El artículo, dice en la información de Rice, incluye «un poco de filosofía de la ciencia, así como de la propia ciencia, y sobre cómo podemos buscar en el futuro. Es un poco un giro diferente porque no hemos hecho realmente el trabajo de buscar señales de vida fuera de nuestro sistema solar, sin embargo. Se trata de cómo vamos a hacer el trabajo».

Lenardic y sus colegas sugieren que los planetas habitables pueden quedar fuera de la zona de habitabilidad, o Ricitos de Oro de los sistemas extra-solares, y que los planetas más lejanos o más cercanos a sus soles que la Tierra pueden albergar las condiciones necesarias para la vida.

La zona de habitabilidad se ha definido durante mucho tiempo como la banda del espacio alrededor de una estrella que no es demasiado caliente, ni demasiado frío, rocosa y con las condiciones adecuadas para el mantenimiento de aguas superficiales y una atmósfera respirable. Pero esa descripción, que hasta la fecha los científicos sólo han sido capaces de calibrar usando observaciones de nuestro propio sistema solar, puede ser demasiado limitante, dice Lenardic.

«Durante mucho tiempo hemos estado viviendo, efectivamente, en un experimento, nuestro sistema solar», dice. «Pero si se pudiera ejecutar de nuevo el experimento, ¿daría como resultado este sistema solar o no? Durante mucho tiempo, era una cuestión puramente filosófica. Ahora que estamos observando los sistemas solares y otros planetas alrededor de otras estrellas, podemos preguntarlo como cuestión científica».

Un ‘Venus’ con vida

«Si encontramos un planeta (en otro sistema solar) situado en la posición de Venus, con señales de vida, sabremos que lo que vemos en nuestro sistema solar no es universal», dice.

Ampliando la noción de zona habitable, los investigadores han determinado que la propia vida en la Tierra no es necesariamente una consecuencia segura de ese concepto. Un empujón más aquí o más allá en las condiciones que existían a principios de la formación del planeta pudo haberlo hecho inhóspito.

Por extensión, una pequeña variación parecida podría haber cambiado la suerte de Venus, el vecino más cercano de la Tierra, evitando que se convirtiera en un desierto ardiente con una atmósfera venenosa para los terrestres.

El documento también cuestiona la idea de que la tectónica de placas sea una razón crucial para que la Tierra albergue vida. «Hay un debate acerca de esto, pero la Tierra en sus primeros tiempos de vida, digamos que hace 2-3 millones de años, habría parecido a todos los efectos un planeta extraño», dice Lenardic. «Sabemos que el ambiente era completamente diferente, sin oxígeno. Hay un debate sobre que la tectónica de placas podría no haber estado funcionando.

«Sin embargo, no hay ninguna duda de que había vida entonces, incluso en este entorno tan diferente. La propia Tierra podría haber hecho una transición entre estados planetarios a medida que evolucionaba. Así que tenemos que preguntarnos mientras nos fijamos en otros planetas: ¿Hay que descartar que esté en una situación temprana similar a la de la Tierra, incluso si no hay señales de oxígeno y un funcionamiento tectónico potencial claramente diferente del que opera en nuestro planeta en la actualidad?

Evolución

«La habitabilidad es una variable evolutiva», dice. «La comprensión de cómo la vida y un planeta coevolucionan es algo que tenemos que pensar.»

Lenardic está poniendo en acción sus ideas, y este verano está tratando con los ingenieros que diseñan los futuros telescopios espaciales. Los instrumentos adecuados aumentarán en gran medida la capacidad de encontrar, caracterizar y construir una base de datos de los sistemas solares distantes y sus planetas, y quizás incluso encontrar signos de vida.

«Hay cosas que están en el horizonte que, cuando era un estudiante, era una locura pensar siquiera,» dice. «Nuestro trabajo es en muchas maneras imaginar, dentro de las leyes de la física, la química y la biología, cómo podrían ser las cosas en una variedad de planetas, no sólo aquellos a los que tenemos acceso ahora. Teniendo en cuenta que vamos a tener acceso a más observaciones, me parece que no debemos limitar nuestra imaginación cuando nos lleva a hipótesis alternativas». En el trabajo han participado también investigadores de Canadá y de otras universidades de EE.UU.

Referencia bibliográfica:

A. Lenardic, J.W. Crowley, A.M. Jellinek, M. Weller: The Solar System of Forking Paths: Bifurcations in Planetary Evolution and the Search for Life-Bearing Planets in Our Galaxy. Astrobiology (2016). DOI: 10.1089/ast.2015.1378.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente