Tendencias21

La interacción entre regiones cerebrales revela por qué ayudamos a los demás

La diferencia entre ayudar a los demás por empatía o por reciprocidad no está en las regiones del cerebro que se activan, sino en la interacción entre ellas. Así lo ha demostrado un estudio hecho en Suiza, que ha observado también que las personas egoístas ayudan más por empatía, mientras que las prosociales lo hacen más por reciprocidad.

La interacción entre regiones cerebrales revela por qué ayudamos a los demás

A menudo, es difícil entender por qué las personas se comportan de la manera que lo hacen, porque sus verdaderos motivos permanecen ocultos. Investigadores de la Universidad de Zúrich (Suiza) han demostrado cómo se pueden identificar los motivos de la gente, ya que se caracterizan por una interacción específica entre diferentes regiones del cerebro. También muestran cómo los motivos de empatía aumentan el comportamiento altruista en personas egoístas.

Para entender los comportamientos humanos, es crucial entender los motivos detrás de ellos, dice la nota de prensa de la universidad. Hasta ahora, no había una manera directa de identificar los motivos. Simplemente observar el comportamiento u obtener explicaciones de los individuos por sus acciones no da resultados fiables, puesto que los motivos son considerados como algo privado y las personas pueden no estar dispuestos a revelarlos, o incluso no son conscientes de ellos.

La psicóloga y neurocientífica Grit Hein, y Ernst Fehr, del Departamento de Economía, se asociaron con Yosuke Morishima, Susanne Leiberg y Sunhae Sul y encontraron que la manera en que las regiones cerebrales se comunican entre sí se altera en función de los motivos que conducen un determinado comportamiento elegido. Esta interacción entre las regiones del cerebro les permitió identificar los motivos subyacentes. Estos motivos no pudieron ser descubiertos observando las elecciones de la persona, ni basándose en las regiones del cerebro que se activan durante la toma de decisiones.

Estudio

Durante el estudio, los participantes fueron colocados en un escáner de resonancia magnética funcional, y tomaron decisiones altruistas impulsados ​​por un motivo de empatía (el deseo de ayudar a una persona con la que uno se siente empatía) o un motivo de reciprocidad (el deseo de corresponder a la bondad anterior de un individuo).

Según informa Sinc, un participante interactuaba con otras dos personas asociadas con el investigador, situadas una a cada lado del voluntario. En el primer grupo, el participante observaba cómo un compañero recibía descargas eléctricas, lo que provocaba en él una respuesta de empatía, ya que “compartía” su dolor.

En el segundo grupo, el sujeto observaba cómo su pareja sacrificaba dinero para salvarle de una de esas descargas eléctricas, y así generaba la necesidad de devolverle el favor. En ambos grupos, había un tercer participante que manejaba el control en el experimento pero al que no se le inducía la empatía ni la reciprocidad.

La clave está en la interacción

Después de la primera parte del experimento, todos los participantes llevaron a cabo una tarea de asignación económica. Podían perder dinero a cambio de dárselo a sus compañeros (comportamiento altruista) o ganar dinero a costa de que los otros lo perdiesen (comportamiento egoísta).

Como los científicos esperaban, los participantes dieron más dinero a la pareja con quien habían sentido empatía o reciprocidad que a la persona encargada del control.

Simplemente mirar la actividad funcional de regiones específicas del cerebro no pudo revelar el motivo que subyacía en las decisiones. A grandes rasgos, las mismas áreas del cerebro se iluminaron en los dos casos. «Sin embargo, utilizando análisis por Modelado Causal Dinámico, pudimos investigar la interacción entre estas regiones del cerebro y encontramos diferencias marcadas entre los casos de empatía y los de reciprocidad», explica Hein Grit.

«El impacto de los motivos sobre la interacción entre las diferentes regiones del cerebro era tan fundamentalmente diferente que podría ser utilizado para clasificar el motivo de una persona con gran precisión».

Diferencias

Los actos altruistas realizados por empatía delataban una conexión ligeramente negativa entre la ínsula anterior y el estriado ventral del cerebro, mientras que los actos impulsados por reciprocidad activaban la conexión entre estas regiones.

Los individuos más egoístas, por otro lado, mostraban una conexión baja o nula entre el córtex del cíngulo anterior y la ínsula anterior; mientras que aquellos sujetos denominados prosociales mostraban una conectividad positiva entre estas áreas.

Otro resultado importante fue que los motivos se procesan de manera diferente en las personas egoístas y en las prosociales. En las personas egoístas, la empatía, y no la reciprocidad, aumentaba el número de decisiones altruistas. Después de activar el motivo de empatía, el individuo egoísta se parecía a las personas con preferencias prosociales en términos de conectividad cerebral y comportamiento altruista. Por el contrario, las personas prosociales se comportaron de manera aún más altruista después de la activación de la reciprocidad, pero no con la empatía.

Referencia bibliográfica:

G. Hein, Y. Morishima, S. Leiberg, S. Sul, E. Fehr: The brains functional network architecture reveals human motives. Science (2016). DOI: 10.1126/science.aac7992.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia