Tendencias21

La materia oscura propicia la formación de agujeros negros en el centro de las galaxias

Se sabe que cada galaxia masiva contiene en su centro un agujero negro. ¿Qué relación hay entre ambos? Un nuevo estudio sobre 3.000 galaxias elípticas proporciona información sobre esta conexión. Tras ella estaría la ‘mano invisible’ de la materia oscura, que influiría en el crecimiento de esos agujeros negros, revela un estudio del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian de Estados Unidos (CfA).

La materia oscura propicia la formación de agujeros negros en el centro de las galaxias

Un agujero negro es una región finita del espacio en cuyo interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada como para generar un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella.

Se sabe que cada galaxia masiva contiene en su centro un agujero negro. Además, cuanto más robusta es una galaxia, mayor es el agujero negro que contiene (aunque estos agujeros negros son siempre millones de veces más pequeños que sus galaxias huéspedes).  ¿Qué relación hay entre ambos?

Un nuevo estudio sobre galaxias elípticas proporciona información sobre esta conexión. Tras ella estaría la ‘mano invisible’ de la materia oscura, que influiría de alguna manera en el crecimiento del agujero negro.

«Parece que hay un vínculo misterioso entre la cantidad de materia oscura que una galaxia tiene y el tamaño de su agujero negro central, a pesar de que los dos operan en escalas muy diferentes», afirma el autor principal de la investigación, Akos Bogdan, del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian de Estados Unidos (CfA), en un comunicado de dicho centro.

Agujeros y halos

Observaciones previas habían encontrado una relación entre la masa del agujero negro central de la galaxia y la masa total de las estrellas de las galaxias elípticas.

Sin embargo, investigaciones más recientes habían sugerido una estrecha correlación entre las masas del agujero negro y del halo de materia oscura de cada galaxia. No estaba claro, por tanto, cuál era la relación dominante.

En nuestro universo, la materia oscura supera a la materia normal -las cosas que vemos cada día a nuestro alrededor- por un factor de seis a uno (se calcula que constituye un 27% de la materia del cosmos). Pero conocemos esta materia oscura solo a través de sus efectos gravitatorios, pues resulta indetectable con los medios tecnológicos actuales.

Cada galaxia está rodeada por un halo de materia oscura que pesa tanto como un billón de soles y  que se extiende hasta cientos de miles de años luz.

Hallazgo en las galaxias elípticas

Para investigar la relación entre los halos de materia oscura y los agujeros negros supermasivos, Bogdan y su colaborador, Andy Goulding (de la Universidad de Princeton, EEUU), estudiaron más de 3.000 galaxias elípticas.

Usaron el movimiento de las estrellas de estas galaxias como indicador del peso de los agujeros negros del centro de cada una de ellas. Además, con mediciones de rayos X del gas caliente que rodeaba a las galaxias, determinaron el peso del halo de materia oscura de estas (cuanto más materia oscura tenga una galaxia, mayor cantidad de gas caliente puede mantener).

De este modo, hallaron una relación clara entre la masa del halo de materia oscura y la masa del agujero negro, una relación más fuerte que la que existe entre las masas de los agujeros negros y de las estrellas de las galaxias en que se encuentran.

La materia oscura, diseñadora de galaxias

Es probable que esta relación tenga que ver con la forma elíptica que siguen las galaxias en su desarrollo, afirman los investigadores.
 
U
na galaxia elíptica se forma cuando se unen galaxias menores, y las estrellas y la materia oscura de todas ellas se combinan. Debido a que la materia oscura es mayor que todo lo demás, esta moldea la galaxia elíptica recién formada, y guía el crecimiento del agujero negro central.

«En efecto, el acto de fusión crea un modelo gravitacional que la galaxia, las estrellas y el agujero negro siguen para componerse», concluye Bogdan.

Referencia bibliográfica:

Ákos Bogdán, Andy D. Goulding. Connecting dark matter halos with the galaxy center and supermassive black hole. The Astrophysical Journal (2015). DOI: 10.1088/0004-637X/800/2/124.
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La psicopatía no es un trastorno mental, sino una ventaja adaptativa 17 marzo, 2022
    Investigadores canadienses han revelado que la psicopatía carece de ciertas características para ser considerada un trastorno mental, por lo que debería considerarse más como una función genética concreta desarrollada mediante mecanismos evolutivos.
    Pablo Javier Piacente
  • Una nueva misión espacial penetrará en los oscuros túneles de la Luna 17 marzo, 2022
    La Luna está repleta de pozos que, según los científicos, podrían conducir a enormes túneles: se cree que incluso podrían servir como habitáculos naturales en futuras colonias humanas. La ESA ha diseñado un vehículo explorador especializado para moverse en esos túneles.
    Pablo Javier Piacente
  • Un experimento con antimateria desafía a la ciencia 17 marzo, 2022
    Un experimento desarrollado en el CERN ha descubierto que la antimateria muestra en determinadas condiciones un comportamiento diferente al de los átomos de materia, lo que señala el camino para encontrar nuevas leyes físicas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Más misterios en las profundidades de la Tierra 17 marzo, 2022
    Las dos colosales estructuras masivas que bordean el núcleo externo de la Tierra originan la Anomalía del Atlántico Sur y el intenso vulcanismo africano, pero para sorpresa de los geólogos, su composición y estructura son diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La comunicación humana comenzó mediante gestos y no con gruñidos 16 marzo, 2022
    La simpleza y efectividad de los gestos como estrategia de comunicación formaría parte de nuestra herencia genética y social más profunda: los primeros seres humanos los eligieron para comunicarse, antes de disponer del habla y el lenguaje. De esta forma, queda atrás la idea de que nuestros ancestros se comunicaban en principio con gruñidos.
    Pablo Javier Piacente
  • Los colores de los microbios ayudarán a descubrir vida en exoplanetas 16 marzo, 2022
    Los microbios que viven en zonas subárticas han permitido a los científicos crear el primer catálogo de colores de firmas biológicas, que podrá aplicarse en la superficie de planetas helados y sus lunas para descubrir la existencia de vida más allá del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • Reptile Database elimina toda referencia a artículos de científicos rusos 16 marzo, 2022
    Más de 1.000 artículos de herpetólogos rusos y soviéticos han sido eliminados de la base de datos Reptile Database, como consecuencia de la invasión de Ucrania. La base opera desde la República Checa, que en 1968 sufrió la invasión del Pacto de Varsovia, similar a la que padece hoy Ucrania.
    Redacción T21
  • Todos los organismos vivos producen metano 16 marzo, 2022
    Una nueva investigación ha descubierto que todos los organismos liberan metano. La formación de este potente gas de efecto invernadero se desencadena por especies reactivas de oxígeno y se potencia mediante el estrés oxidativo adicional.
    MPG/T21
  • Revelan cómo las tierras secas se convirtieron en oasis hace más de 3 millones de años 15 marzo, 2022
    Durante el Plioceno, cuando la Tierra experimentó condiciones similares a las actuales de concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera, el retroceso de la capa de hielo y la expansión de los bosques convirtieron las antiguas tierras secas subtropicales en oasis. Es la explicación más convincente hasta el momento sobre el proceso iniciado hace […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una pequeña estrella crea un monumental rayo de materia y antimateria 15 marzo, 2022
    Un gigantesco haz de materia y antimateria emana de una estrella colapsada de solo 16 kilómetros de ancho: el fenómeno podría ayudar a comprender la influencia en nuestra galaxia de los positrones, el equivalente a los electrones en la antimateria. 
    Pablo Javier Piacente