Tendencias21
La medición del tiempo trasciende nuestra galaxia

La medición del tiempo trasciende nuestra galaxia

Dos relojes atómicos ópticos, separados entre sí por 8.700 kilómetros, se han sincronizado usando como fuente para medir el tiempo estrellas situadas más allá de la Vía Láctea.

Utilizando radiotelescopios que observan estrellas distantes, los científicos han sincronizado dos relojes atómicos ópticos separados entre sí por 8.700 kilómetros.

Los relojes atómicos tradicionales se basan en la oscilación natural del átomo de cesio para medir el paso del tiempo: un segundo es el tiempo que transcurre durante 9.192.631.770 ciclos de la señal de microonda producida por estas oscilaciones.

Los relojes atómicos son extremadamente precisos, aunque pueden acumular un error de aproximadamente un segundo cada 30.000.000 de años. Están cada vez más extendidos: el año pasado, la NASA situó en órbita uno de estos relojes para impulsar la navegación espacial.

Los relojes atómicos ópticos utilizan la luz en lugar de las microondas para medir el paso del tiempo y son mucho más exactos que los de microondas: la luz les permite usar átomos o iones que oscilan a unas frecuencias 100.000 veces superiores a las de microondas, y medir el paso del tiempo a esa escala.

Hasta ahora, el tiempo universal coordinado (UTC), principal estándar de tiempo por el cual el mundo regula los relojes y el tiempo, se obtiene comparando los relojes atómicos que llevan incorporados los satélites de la constelación GPS, usados corrientemente para la navegación espacial.

Sin embargo, las conexiones satelitales que son esenciales para mantener una hora global sincronizada no se han mantenido al día con el desarrollo de los nuevos relojes atómicos ópticos: usan láseres que interactúan con átomos ultrafríos para dar un tic-tac mucho más ajustado al paso del tiempo.

Fuentes extragalácticas

En una nueva investigación, 33 astrónomos y expertos en relojería del National Institute of Information and Communications Technology  (NICT, Japón), del Istituto Nazionale di Ricerca Metrologica (INRIM, Italia), del Istituto Nazionale di Astrofisica (INAF, Italia) y del Bureau International des Poids et Mesures (BIPM, Francia), han sustituido las comunicaciones por satélite por fuentes de radio extragalácticas como señales de referencia para sincronizar dos relojes atómicos.

Los científicos diseñaron dos radiotelescopios portátiles, uno desplegado en Japón y el otro en Italia, para realizar la conexión con las fuentes de radio extragalácticas: utilizaron la técnica de Interferometría de Línea de Muy Larga Base (VLBI), que permite la observación simultánea de uno o varios objetos celestes.

Estos telescopios son capaces de realizar observaciones astronómicas en un gran ancho de banda, mientras que los platos de antena, de solo 2,4 metros de diámetro, permiten que sean portátiles.

Las antenas utilizadas en estas mediciones se pueden instalar directamente en laboratorios de todo el mundo que desarrollan relojes ópticos, destacan los investigadores en un comunicado.

Para alcanzar la sensibilidad requerida, las antenas de estos telescopios portátiles trabajaron con un radiotelescopio más grande, de 34 metros, situado en Kashima, Japón, durante las mediciones extragalácticas, tomadas entre el 14 de octubre de 2018 y el 14 de febrero de 2019.

Cuásares distantes

La conexión fue posible mediante la observación de cuásares (núcleos galácticos) situados a miles de millones de años luz de distancia: son fuentes de radio alimentadas por agujeros negros que pesan millones de masas solares.

Estas fuentes de radio están a tanta distancia de nosotros que pueden considerarse puntos fijos en el cielo y por ello son excelentes referentes para medir el paso del tiempo: los telescopios apuntan a una estrella diferente cada pocos minutos para compensar los efectos de la atmósfera en la medición temporal de eventos.

El objetivo de esta colaboración era sincronizar dos relojes ópticos situados en continentes diferentes. Estos relojes cargan cientos de átomos ultrafríos en una red óptica, una trampa atómica diseñada con luz láser, para medir el paso del tiempo.

Estos relojes utilizan diferentes especies atómicas, iterbio para el reloj situado en Italia, y estroncio para el reloj situado en Japón, para mediante la luz establecer medidas temporales de eventos.

Redefinir el segundo

Después de este experimento, estos dos relojes pioneros en utilizar cuásares lejanos para medir el tiempo son candidatos para una futura redefinición del segundo en el Sistema Internacional de Unidades (SI), destacan los investigadores.

“Hoy, la nueva generación de relojes ópticos está presionando para revisar la definición del segundo. El camino hacia una redefinición debe enfrentar el desafío de comparar relojes a nivel mundial, a escala intercontinental, con mejores rendimientos que los actuales”, explica al respecto Davide Calonico, coordinador de la investigación en INRIM.

Además de mejorar el cronometraje internacional, estos relojes atómicos vinculados al universo más lejano permiten explorar de otra forma, tanto la física fundamental como la relatividad general.

Asimismo, señalan los investigadores, permitirán explorar con una nueva perspectiva las variaciones del campo gravitacional de la Tierra e, incluso, la variación de las constantes fundamentales subyacentes a la física.

Referencia

Intercontinental comparison of optical atomic clocks through very long baseline interferometry. Marco Pizzocaro et al. Nature Physics (2020). DOI:https://doi.org/10.1038/s41567-020-01038-6

 

Foto superior: los tres telescopios utilizados en esta investigación y abajo los dos relojes ópticos conectados entre sí a través de estrellas situadas más allá de la Vía Láctea. Créditos: NTIC e INRIM.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La acidez cerebral podría estar relacionada con múltiples trastornos neurológicos 11 abril, 2024
    Un estudio en animales a gran escala vincula los cambios en el pH del cerebro con problemas cognitivos de amplio alcance, ligados a patologías como el autismo o el Alzheimer, entre otras. Los científicos creen que los problemas metabólicos en el cerebro podrían estar directamente relacionados con una variedad de trastornos neuropsiquiátricos y neurodegenerativos.
    Pablo Javier Piacente
  • Cultivan organoides cerebrales con conexiones neuronales similares a las de un cerebro real 11 abril, 2024
    Un equipo internacional de investigadores ha desarrollado una técnica para conectar tejidos cultivados en laboratorio que imitan al cerebro humano de una manera que se asemeja a los circuitos neuronales del cerebro real. El "sistema" de mini cerebros interconectados podría revolucionar nuestra comprensión de las funciones cerebrales.
    Pablo Javier Piacente
  • Los Estados se exponen a condenas judiciales por inacción climática 11 abril, 2024
    Suiza es el primer Estado condenado judicialmente por no resolver el desafío climático y violar los derechos humanos de las personas mayores. Hace un año, 16 niños y jóvenes obtuvieron una sentencia condenatoria contra el Estado de Montana por destruir con sus leyes el medioambiente. Cualquier Estado puede ser denunciado si no preserva el ambiente en […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Detectan extraños pulsos de radio procedentes de un magnetar que desconciertan a los científicos 10 abril, 2024
    Los astrónomos han detectado señales de radio inusuales procedentes de XTE J1810-197, un radiomagnetar o estrella de neutrones ultramagnética situada a 8.100 años luz de distancia de la Tierra, en la constelación de Sagitario. Los resultados son inesperados y sin precedentes: a diferencia de las señales de radio que se han detectado en otros magnetares, […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría ser el límite para todas las civilizaciones avanzadas en el Universo 10 abril, 2024
    Un nuevo estudio sugiere que el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) hacia una Superinteligencia Artificial (ASI) podría explicar por qué no hemos detectado aún otras civilizaciones avanzadas en el cosmos, a pesar de la alta probabilidad de su existencia: en vez de supernovas, plagas, guerras nucleares o eventos climáticos extremos que hayan sido un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Higgs ha podido dejar abierta la puerta a la Nueva Física 10 abril, 2024
    La muerte de Peter Higgs, que pasará a la historia como el descubridor del bosón que explica cómo se forma la materia, deja un legado en la historia de la física que todavía puede aportar algo más trascendente: la prueba definitiva de una Nueva Física más allá del Modelo Estándar.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren neuronas "zombis" en el cerebro, que serían claves en el proceso de aprendizaje 9 abril, 2024
    Las neuronas "zombis" son unidades vivas pero funcionalmente alteradas, que parecen "dormidas" en determinadas situaciones: los investigadores han revelado que cumplen un papel fundamental en el cerebelo, concretamente en aspectos relativos a la forma en la cual aprendemos.
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna se invirtió por completo hace más de 4 mil millones de años 9 abril, 2024
    Hace unos 4.220 millones de años, poco después de que la Luna se formara a partir de un trozo de la Tierra que se desprendió durante una colisión violenta a principios de la historia del Sistema Solar, nuestro satélite se dio vuelta y comenzó así una etapa clave de su desarrollo. Así lo ha comprobado […]
    Pablo Javier Piacente
  • Arte rupestre de hace 2.000 años podría representar música psicodélica 9 abril, 2024
    Aunque la música psicodélica moderna no nació hasta la década de 1960, las influencias psicodélicas se pueden encontrar en el arte rupestre de hace miles de años. Grabados precolombinos en piedra, de 2.000 años de antigüedad, reflejan figuras humanas bailando en estado de trance chamánico.
    Redacción T21
  • Descubren antiguas partículas de polvo espacial provenientes de otro sistema estelar 8 abril, 2024
    Los astrónomos han descubierto una rara partícula de polvo atrapada en un antiguo meteorito extraterrestre, que fue formado por una estrella distinta a nuestro Sol. El polvo se habría originado luego de una supernova: las partículas son como "cápsulas del tiempo celestes" y proporcionan una instantánea de la vida de su estrella madre.
    Pablo Javier Piacente