Tendencias21
Un nuevo reloj atómico impulsará la navegación espacial

Un nuevo reloj atómico impulsará la navegación espacial

La NASA ha puesto en órbita un reloj atómico que es 50 veces más preciso que los relojes atómicos actuales y permitirá que la navegación a Marte sea más autónoma: muestra una variación de solo 1 segundo cada 10 millones de años.

Un nuevo reloj atómico impulsará la navegación espacial

La NASA ha puesto en órbita un reloj atómico del tamaño de una tostadora que usa iones de mercurio y es 50 veces más preciso que los relojes atómicos que en la actualidad equipan a los satélites: muestra una variación de solo 1 segundo cada 10 millones de años.

La NASA controlará su actividad en órbita alrededor de la Tierra a una altitud de 720 km, casi el doble que la Estación Espacial Internacional. El reloj se llama Deep Space Atomic Clock y se lanzó esta semana a bordo del cohete Falcon Heavy de SpaceX.

Los relojes atómicos son la columna vertebral de la navegación por satélite. Cuanto más preciso sea el reloj, mejores serán los datos de ubicación.

El nuevo modelo de reloj atómico actualiza la generación de relojes satelitales y permitirá que la navegación a lugares distantes como Marte sea más autónoma.

Para determinar la distancia de una nave espacial a la Tierra, se envía una señal a la nave espacial, que luego la devuelve a la Tierra. El tiempo que requiere la señal para hacer ese viaje de ida y vuelta revela la distancia de la nave espacial a la Tierra, porque la señal viaja a una velocidad conocida (la velocidad de la luz).

Al enviar múltiples señales y tomar muchas mediciones a lo largo del tiempo, es posible calcular la trayectoria de una nave espacial: dónde está y hacia dónde se dirige.

Relojes de cuarzo

En la actualidad, la mayoría de los relojes, desde los de pulsera hasta los instalados en satélites, miden el tiempo usando un oscilador de cristal de cuarzo.

Estos dispositivos aprovechan el hecho de que los cristales de cuarzo vibran a una frecuencia precisa cuando se les aplica un ligero voltaje. Las vibraciones del cristal actúan como el péndulo de un reloj antiguo, marcando el paso del tiempo.

Sin embargo, para conocer la posición de una nave espacial,  se necesitan relojes que puedan medir el tiempo en fracciones de mil millonésimas de segundo.

Las naves espaciales también necesitan relojes que sean extremadamente estables. «Estabilidad» se refiere a la consistencia con que un reloj mide una unidad de tiempo: su medida de la duración de un segundo, por ejemplo, debe ser la misma (mejor que una mil millonésima de segundo) en días y semanas.

Según los estándares de navegación espacial, los relojes de cristal de cuarzo no son muy estables. En seis semanas, un reloj de cuarzo puede perder hasta una milésima de segundo, lo que para orientar la navegación puede suponer un desvío de hasta 300 kilómetros.

Cuarzo y átomos

Los relojes atómicos, sin embargo, combinan un oscilador de cristal de cuarzo con un conjunto de átomos para lograr una mayor estabilidad.

Los relojes atómicos se utilizan a bordo de satélites GPS que orbitan la Tierra, pero incluso deben enviarse actualizaciones dos veces al día para corregir la deriva natural de los relojes.

Esas actualizaciones provienen de relojes atómicos más estables en el suelo que son grandes (a menudo del tamaño de un refrigerador) y no están diseñados para satisfacer las demandas físicas de ir al espacio.

Aunque los relojes atómicos más antiguos datan de los años 50, los relojes atómicos de iones de mercurio solo se han desarrollado en los últimos 20 años.

El Deep Space Atomic Clock se basa  también en átomos de mercurio cargados eléctricamente, confinados en una trampa electromagnética. Cuando se excitan, estos iones oscilan, produciendo «tics» ópticos.

Según la NASA, este reloj atómico es hasta 50 veces más preciso que los osciladores de cesio y rubidio que están actualmente en órbita. Y es tan estable como los relojes atómicos terrestres que calculan la navegación.

Esto significa que, en lugar del actual sistema de señalización de ida y vuelta, el Deep Space Atomic Clock podría usarse para realizar cálculos de navegación directamente a bordo de la nave, después de recibir una señal desde la Tierra.

En consecuencia, permitirá una gestión más rápida de incidencias en los viajes espaciales y un mayor refinamiento de las trayectorias, así como el seguimiento simultáneo de muchas naves espaciales mientras exploran el sistema solar.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Animales del tamaño de un grano de arena formaron las primeras neuronas hace 800 millones de años 1 junio, 2024
    Las primeras neuronas se habrían originado hace 800 millones de años en animales ancestrales que pastaban discretamente en los mares poco profundos de la antigua Tierra. Tenían unas células similares a las neuronas actuales que evolucionaron hasta alumbrar la cognición en animales complejos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Se acerca un desfile de planetas en los cielos nocturnos 31 mayo, 2024
    Este lunes 3 de junio, y en algunos casos antes, será posible apreciar en distintas partes de la Tierra un espectáculo único: durante una breve ventana de observación, los planetas Mercurio, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno podrán apreciarse a simple vista o con un grado menor de dificultad a lo habitual en el cielo […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un antiguo océano de magma ha dejado sus huellas en el interior profundo de la Tierra 31 mayo, 2024
    Aproximadamente a 3.000 kilómetros de profundidad, cerca del límite entre el núcleo y el manto terrestres, existe una misteriosa banda de material llamada "capa D", que durante mucho tiempo ha fascinado a los científicos por su forma irregular. Un nuevo estudio sugiere que se habría formado a partir de un antiguo océano de magma, que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los antiguos egipcios ya trataban el cáncer 31 mayo, 2024
    Es posible que los antiguos egipcios hayan estado en los inicios de la investigación del cáncer: hace más de 4.000 años aparentemente intentaron eliminar los crecimientos de tejido canceroso y las metástasis, según revelan los restos de un cráneo de esa época.
    Redacción T21
  • Una criatura acuática sin cerebro esconde los orígenes del apetito 30 mayo, 2024
    Los científicos revelaron que un sistema muy simple, como la red nerviosa difusa del pólipo de agua dulce denominado Hidra, ya es capaz de detectar algo tan complejo como el estado metabólico interno: puede regular lo relacionado al hambre y la sensación de saciedad. Es otra prueba del enorme poder de la evolución, que lleva […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide dio a luz a dos pequeñas lunas 30 mayo, 2024
    Dos lunas diminutas conforman el primer satélite binario de contacto descubierto orbitando un asteroide, que se escindió de su roca espacial madre. El progenitor es el asteroide “Dinky”, observado por la nave espacial Lucy de la NASA. Conocer más sobre este tipo de asteroides es crucial para saber cómo se formaron la Tierra y otros […]
    Pablo Javier Piacente
  • La medicina genómica es una de las grandes esperanzas de salud para la humanidad 30 mayo, 2024
    Con la medicina genómica podremos vivir más años y además será una longevidad con la mejor calidad de vida posible. Debe incorporarse cuanto antes al sistema de salud español, ya que España es un puente entre Europa, UK y Latinoamérica para la genómica y la medicina personalizada.
    Alejandro Sacristán (Enviado especial)
  • Los satélites Starlink podrían confundirse con fenómenos UAP 29 mayo, 2024
    Una nueva investigación revela que bajo algunas situaciones, los satélites Starlink de SpaceX pueden producir “llamaradas extremas”, haciéndolos parecer intensamente brillantes. El efecto produciría una ilusión óptica capaz de confundirse con los llamados Fenómenos Anómalos No Identificados (UAP), o ex-OVNIS, e incluso transformarse en un riesgo para la aviación.
    Pablo Javier Piacente
  • Logran integrar hologramas hiperrealistas en gafas convencionales 29 mayo, 2024
    Sobre la base de la tecnología holográfica actual, un equipo de expertos en pantallas ópticas ha inventado una forma de mejorar las pantallas 3D y hacerlas lo suficientemente pequeñas como para integrarlas en gafas normales: podrían generar los hologramas más realistas de la historia.
    Pablo Javier Piacente
  • El futuro de las políticas climáticas de la UE se decide el 9 de junio 29 mayo, 2024
    Ante la alarma de las 27 academias científicas europeas, un informe evalúa la acción de todos los partidos políticos europeos y demuestra quiénes son los «vándalos» ambientales, pero también los “constructores” y los “hipócritas” entre los partidos políticos españoles en el Parlamento europeo.
    Rafael Jiménez Aybar, Agnès Delage Amat y Fernando Prieto (*)