Tendencias21
La mente humana busca sentido al sinsentido

La mente humana busca sentido al sinsentido

Las imágenes de los dramáticos hechos ocurridos el pasado 11 de marzo en Japón han sacudido a millones de personas. Cuando eventos como éste ocurren, aparece en el ser humano la tendencia a buscarles una causa sobrenatural. El psicólogo Jesse Bering, que ha estudiado esta propensión de la mente, explica en un artículo reciente que la capacidad de interpretar que agentes sobrenaturales están detrás de fenómenos aleatorios requiere de una habilidad cognitiva avanzada, y en realidad responde a la necesidad de encontrarle sentido a lo que no lo tiene, como fórmula de supervivencia. Por Yaiza Martínez.

La mente humana busca sentido al sinsentido

Las imágenes de los dramáticos hechos ocurridos el pasado 11 de marzo en Japón (el potente terremoto y su consecuente tsunami) han sacudido a millones de personas. Cuando fenómenos catastróficos como éste ocurren, aparece la tendencia a buscarles una causa sobrenatural.

Jesse Bering, psicólogo director del Institute of Cognition & Culture de la Universidad Queens de Belfast (Irlanda del Norte), especializado en ciencias cognitivas de la religión, ha publicado recientemente un artículo en la revista Scientific American en el que explica qué tipo de mente es capaz de “ver” en fenómenos naturales como el ocurrido en Japón “signos” o “agüeros” relacionados con las acciones humanas.

Condicionamiento sobrenatural

Bering explica que, en 2005, él y su colaboradora Becky Parker, de la Universidad de Arkansas, en Estados Unidos, realizaron un estudio que consistió en lo siguiente: a un grupo de niños de entre tres y nueve años se les dijo que un agente invisible (la Princesa Alice) les iba a ayudar a jugar a un juego de adivinación “comunicándoles de alguna manera cuál era la caja equivocada”, cuando los niños tenían que adivinar en cuál caja, entre dos cajas posibles, había una pelota escondida.

Otro grupo de niños de las mismas edades fue sometido a la misma prueba, pero sin decirles nada antes acerca de la Princesa Alice (es decir, sin “condicionamiento sobrenatural” previo).

Mientras los niños escogían, los investigadores simularon algunos eventos inesperados en la sala (por ejemplo, apagado y encendido de una luz, la caída repentina de un cuadro), y midieron la respuesta de los niños ante estos eventos (el efecto de éstos en su elección de la caja).

De esta forma, se constató que los únicos niños de los dos grupos estudiados que alteraron su comportamiento (por ejemplo, modificando su elección en el último momento como consecuencia de lo que ellos creían era una “señal” de la Princesa Alice) fueron los niños de siete años o más, y del grupo previamente condicionado por el relato del agente sobrenatural.

Estos mismos niños, además, fueron los únicos que posteriormente explicaron que sus reacciones habían sido causadas por los “avisos” de la Princesa Alice. Los más pequeños del grupo condicionado ni siquiera consideraron que la Princesa Alice hubiese pretendido dirigirse a ellos.

Habilidad cognitiva adquirida

Según Bering, las constataciones realizadas suponen, por un lado, que el concepto de la existencia de agentes sobrenaturales es necesario para que la gente interprete que eventos naturales pueden ser considerados como “mensajes” sobrenaturales.

En otras palabras, que al menos los niños no infieren de manera automática un significado a partir de fenómenos espontáneos, a no ser que hayan sido previamente condicionados de alguna forma con la idea de agentes sobrenaturales identificables, como la Princesa Alice, Dios, un espíritu, los ángeles, etc.

Por otro lado, el hecho de que las creencias supersticiosas afecten sólo al comportamiento de niños de cierta edad, y no a los más pequeños, supone que este tipo de creencias requieren de cierta sofisticación mental, es decir, que no son propias de una mente poco desarrollada.

La mente humana busca sentido al sinsentido

Bering afirma que la fe en elementos sobrenaturales sería, de hecho, una habilidad cognitiva adquirida. ¿Cuál es el cambio clave que se produce alrededor de los siete años para que la mente humana pase a esta edad a ver hechos aleatorios o arbitrarios como si éstos estuvieran causados por entidades sobrenaturales o invisibles?

Una investigación realizada por Josef Perner, psicólogo de la Universidad de Salzburgo ha demostrado que hasta los siete años los niños no son capaces de razonar sobre los “órdenes múltiples” de los estados mentales.

En general, los seres humanos no sólo razonamos sobre lo que están pensando otros, sino que también podemos pensar acerca de lo que otros creen que piensan otros. En otras palabras, somos capaces de hacer razonamientos del tipo “Jakob piensa que Adriana no sabe que robé las joyas”.

Bering explica que un niño de preescolar cuenta con un primer nivel de razonamiento “Jakob piensa que…”, pero que se requiere de una mayor madurez para alcanzar niveles de razonamiento más complejos.

Darle sentido al sinsentido

Saber que los niños menores de siete años presentan dificultades para razonar acerca de múltiples órdenes de estados mentales, ayuda a comprender los resultados del experimento de la Princesa Alice. Para pasar el test (mover la mano como consecuencia de una “señal” sobrenatural), básicamente, los niños debían ser capaces de razonar de la siguiente forma: “La Princesa Alice sabe que no sé donde está la bola escondida”.

Los hallazgos de estudio de Bering resultan importantes porque sugieren que, antes de los siete años de edad, la mente infantil no está los suficientemente desarrollada como para que los niños sean supersticiosos. Por el contrario, los niños mayores presentan una capacidad considerable de pensamiento simbólico, explica Bering.

El mismo proceso cognitivo constatado en el experimento de la Princesa Alice sería el que propicia que los seres humanos tiendan a sentir que reciben una guía divina o que Dios puede enviarles una “señal” en un momento crítico. Gracias a la madurez mental referida, la gente puede creer e interpretar que “sólo Dios sabe” lo que hay en sus mentes o la lucha interior por tomar ciertas decisiones (como permanecer o no con una pareja, arriesgarlo todo y cambiar de vida, tener otro hijo, etc.).

Pero creemos que Dios no da las respuestas directamente sino que envía la información de manera encriptada, a través de eventos aparentemente naturales, como que se caiga un reloj de la pared justo a una hora concreta o que en el momento preciso se escuche el canto de un ave. Las posibilidades son infinitas: la mente humana le da sentido a cualquier sinsentido.

Por último, Bering afirma que esta tendencia a la interpretación tiene una relación clara con la moralidad. Cuando acontece una tragedia o una catástrofe inesperada, el deseo de hallar sentido a los mensajes ambiguos que nos vienen de la realidad puede volverse feroz.

“Las desgracias nos parecen crípticas, simbólicas; parecen referirse claramente a nuestros comportamientos. Nuestras mentes recopilan con inquietud piezas del pasado como si éstas fueran claves importantes para lo que acaba de ocurrir”, escribe el investigador.

Este esfuerzo mental respondería, en definitiva, al deseo de evitar que nuestros pensamientos concluyan que no hay respuesta ni enigma, que la vida es la vida, y eso es todo.

De esta forma, como señalan los resultados de otro estudio realizado por Bering, la idea de Dios y, en general, los elementos sobrenaturales presentes en todas las culturas humanas y en todos los momentos de la historia, habrían servido a nuestra especie como herramienta de supervivencia.

Descargar el estudio de Jesse Bering

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente