Tendencias21

La pérdida de masa forestal ha enfriado la Tierra, según un estudio

Según un intrigante estudio de la Universidad de Yale (EEUU), la conversión de los bosques en tierras de cultivo en todo el mundo ha provocado un cambio atmosférico (una reducción de compuestos volátiles orgánicos) que, a su vez, ha reducido las temperaturas globales de nuestro planeta. Este efecto revela la complejidad del clima y la necesidad de tener en cuenta factores hasta ahora no atendidos para ayudar a proteger su equilibrio. Por Marta Lorenzo.

La pérdida de masa forestal ha enfriado la Tierra, según un estudio

Según un intrigante estudio de la Universidad de Yale (EEUU), la conversión de los bosques en tierras de cultivo en todo el mundo ha provocado un cambio atmosférico que, a su vez, ha reducido las temperaturas globales de nuestro planeta.

La investigación, detallada en Nature Climate Change, revela en concreto que las pérdidas forestales a gran escala durante los últimos 150 años han reducido las emisiones globales de los llamados compuestos orgánicos volátiles biogénicos (BVOCs), producidos por las plantas.

Estos compuestos controlan la distribución en la atmósfera de muchos de los contaminantes climáticos de vida corta (CCVC) -como el ozono troposférico, el metano o los aerosoles-, que son agentes contribuyentes al calentamiento global.

Usando un sistema de modelización climática sofisticado, los científicos calcularon que una disminución del 30% de las emisiones de COVB entre 1850 y 2000, en gran parte debida a la conversión de los bosques en tierras de cultivo, ha producido un enfriamiento global neto de aproximadamente 0,1 grados centígrados.

Durante el mismo período, el clima global se calentó unos 0,6 grados centígrados, sobre todo debido al aumento de las emisiones de dióxido de carbono derivadas de los combustibles fósiles.

Un complejo sistema

De acuerdo con estos resultados, el impacto climático de la disminución de las emisiones de COVB es de la misma magnitud que otros dos efectos de la deforestación sobre la temperatura global: el almacenamiento de carbono y el efecto albedo (reflejo de la luz solar por parte de la superficie terrestre, que puede ocasionar calentamiento o enfriamiento de esta).

La capacidad terrestre de almacenamiento de carbono (evitando que este llegue a la atmósfera) se ha reducido por la conversión de los bosques, lo que ha exacerbado el calentamiento global.

Por otra parte, la desaparición de los bosques de color oscuro ha ayudado a compensar los aumentos de temperatura, pues los colores claros reflejan más luz y, por tanto, refrescan la Tierra (gracias al mencionado efecto albedo).

Según los científicos de Yale, la reducción de las emisiones de COVB y un mayor reflejo lumínico podrían haber compensado totalmente el calentamiento ocasionado por la pérdida de la capacidad forestal de almacenar el carbono.

Sin embargo, aclaran que estos hallazgos no sugieren que el aumento de la pérdida de bosques proporcione beneficios contra el cambio climático, sino que ponen de relieve la complejidad de este proceso, así como la importancia de una mejor evaluación de las partes del mundo que se beneficiarían de una mayor conservación de los bosques.

Necesidad de vigilancia

Desde mediados del siglo XIX, el porcentaje de superficie planetaria cubierta por tierras de cultivo se ha duplicado, pasando del 14 al 37%.

Dado que los bosques son mucho mayores contribuidores de emisiones COVB que los cultivos y los pastizales, este cambio en el uso de la tierra ha propiciado la eliminación de un 30% de las fuentes de COVB terrestres.

PEse a todo, estas emisiones son a menudo ignoradas en la modelización del clima porque se perciben como parte "natural" del sistema planetario; y porque los científicos han creído que apenas habían cambiado entre la era pre-industrial y la actualidad.

Pero la sensibilidad del sistema climático global a dichas emisiones sugiere la importancia de establecer un programa de control de estas a largo plazo y a escala mundial.

Otra fuente de enfriamiento: los volcanes

La complejidad de los procesos climáticos es cada vez más evidente. Otro factor inesperado que en los últimos años ha ralentizado el calentamiento global son las erupciones volcánicas.

A pesar del continuo incremento de los niveles atmosféricos de gases de efecto invernadero y de la energía absorbida por los océanos, las temperaturas medias globales de nuestro planeta han mostrado un aumento relativamente escaso desde 1998 gracias, según otro estudio reciente, liderado por el Lawrence Livermore National Laboratory de Estados Unidos, a los aerosoles que han depositado los volcanes en la atmósfera en los últimos lustros.

Estos aerosoles han reflejado la luz solar entrante y la han enviado de vuelta al espacio, enfriando la superficie de la Tierra y su atmósfera inferior. Su eficacia en este sentido es tal, que se ha llegado incluso a contemplar la posibilidad de crear un volcán artificial para frenar el calentamiento global.

Referencia bibliográfica:

Nadine Unger. Human land-use-driven reduction of forest volatiles cools global climate. Nature Climate Change (2014). DOI: 10.1038/nclimate2347.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente