Tendencias21

La producción de petróleo puede generar terremotos

La producción de petróleo puede generar terremotos, según han comprobado científicos norteamericanos estudiando los más demoledores terremotos de Los Ángeles, ocurridos a principios del siglo XX, y la actividad petrolífera en la región, que representaba el 20 por ciento del total mundial en 1933. Una advertencia para la técnica actual del «fracking» o fracturación hidráulica para extraer hidrocarburos.

La producción de petróleo puede generar terremotos

La producción de petróleo y gas puede haber contribuido en cuatro de los cinco terremotos más demoledores ocurridos en Los Ángeles a principios del siglo XX, según un estudio dado a conocer hoy en el  Bulletin of the Seismological Society of America (BSSA), del que informa Phys Org.

Según esta investigación, los terremotos de Inglewood en 1920, el de Whittier en 1929, el de Santa Mónica en 1930 y el de Long Beach en 1933, pudieron desencadenarse por actividades relacionadas con la extracción de petróleo. El más potente de los terremotos, en Long Beach, de 6,4 en la escala de Richter, mató a 120 personas y causó daños valorados en 50 millones de dólares de la época.

Las prospecciones para buscar gas y petróleo comenzaron en esas zonas antes de los terremotos y lo que el estudio ha descubierto es que las condiciones en las que se produjeron los terremotos podrían haber sido generadas por la actividad en los pozos de petróleo.

Este estudio es uno de los primeros en buscar pruebas de terremotos causados ​​por la actividad industrial en la región de Los Ángeles antes de 1935. Las técnicas de producción de petróleo y gas eran en aquellos años muy diferentes de las técnicas actuales, observan los investigadores, por lo que actualmente estas prospecciones no implican, necesariamente, una alta probabilidad de terremotos inducidos.

Otros estudios han concluido que no hubo evidencia significativa de terremotos inducidos en la zona después de 1935, cuando decayó la producción petrolífera en la zona.

Para los investigadores, descubrir la relación que puede tener la actividad humana sobre la sismología puede suponer que la cuenca de Los Ángeles sea geológicamente más estable de lo que se piensa en la actualidad.

Lo que señalan estos científicos es que se confirma que la producción de petróleo y gas puede generar terremotos de gran magnitud y que los datos obtenidos de lo que pasó en Los Ángeles deberían relacionarse con los actuales temblores en Oklahoma y Texas, causados aparentemente por el «fracking» o fracturación hidráulica para extraer hidrocarburos.

Bases de la investigación

Para su investigación, los científicos se apoyaron en investigaciones geológicas previas, datos de la industria del petróleo, de agencias gubernamentales y artículos periodísticos de la época.

El ‘boom’ del petróleo de Los Ángeles comenzó a partir de 1892, y los campos petrolíferos de la cuenca llegaron a representar casi el 20 por ciento de la producción total mundial de crudo en 1923.

Lo que hicieron los investigadores fue elaborar una lista de todos los eventos sísmicos registrados en la cuenca de Los Ángeles en aquellos años, con todos los datos adicionales como su intensidad, daños materiales y duración, entre otros.

Todos estos datos fueron comparados entonces con los que ofrecía la industria del petróleo en aquellos años y fue así como descubrieron claras relaciones entre los terremotos y las prospecciones y extracciones de la época.

Tanto la localización de los pozos (por ejemplo si estaban cerca de una falla) como su profundidad, fueron determinantes para desencadenar un terremoto, según los investigadores.

Referencia

«Potentially Induced Earthquakes in the Los Angeles Basin during the Early 20th Century,» Bulletin of the Seismological Society of America, DOI: 10.1785/0120160157
 
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21