Tendencias21
Las abejas son capaces de distinguir números

Las abejas son capaces de distinguir números

Las abejas discriminan entre los números dos, tres y cuatro, revela un reciente estudio realizado por un equipo internacional de científicos. En un experimento que consistía en que las abejas alcanzasen una recompensa (azúcar) si atravesaban la entrada correcta, señalada con dos, tres o cuatro puntos, estos insectos se desenvolvieron sin problemas, distinguiendo sin dudarlo el número de puntos que señalaba la puerta correcta hacia el azúcar. Según los científicos, estos resultados constatan por primera vez que los insectos tienen habilidades matemáticas básicas innatas, algo que hasta ahora sólo se había podido demostrar en vertebrados no-humanos, como el mono o los delfines. Por Yaiza Martínez.

Las abejas son capaces de distinguir números

La abeja Apis mellifera, que es la abeja más común del mundo, es capaz de diferenciar entre diferentes números con sólo un vistazo, señala un estudio reciente realizado por científicos del ARC Centre of Excellence in Vision Science (ACVES) de Australia, en colaboración con científicos de la Universidad de Wuerzburg, en Alemania.

Según se explica en un comunicado del ACVES, los resultados de esta investigación revelan, por tanto, que las abejas tienen ciertas habilidades matemáticas, un hecho jamás antes observado en insectos.

Según los investigadores, éste sería el primer estudio que constata una capacidad numérica visual en invertebrados.

Discriminando patrones

En un experimento diseñado por un equipo internacional de investigadores liderados por el Dr. Shaowu Zhang, del ACVES, las abejas demostraron ser capaces de discriminar entre los patrones que se les presentaban, de dos o tres puntos cada uno, sin tener que contarlos.

Con algo de entrenamiento, además, las abejas aprendieron a diferenciar también los patrones de tres puntos de los de cuatro puntos. Sin embargo, explican los científicos en la revista PlosOne:
, estos insectos no pudieron distinguir entre números más altos, como cinco puntos frente a cuatro, cuatro puntos frente a seis, o cinco frente a seis.

El experimento consistió en que las abejas tenían que volar a través de un acceso con forma de Y. Al final del primer túnel había dos posibles bifurcaciones, diferenciadas por la cantidad de puntos. Es decir, que el número de puntos servía como señal-guía hacia la recompensa, que consistía en azúcar.

Durante un periodo de tres días, un grupo de aproximadamente 20 abejas fueron entrenadas para aprender el paradigma básico del sistema.

Cambio de formas y colores

Para alcanzar el alimento, los insectos tenían que elegir entre dos patrones de puntos, distinguiendo así el acceso correcto del incorrecto. Los científicos explican que las abejas consiguieron hacer esta proeza repetidamente y con seguridad, una vez que aprendieron a relacionar el número de puntos con el lugar donde encontrarían la recompensa.

Los investigadores siguieron un riguroso control sobre el entorno del experimento, para asegurar que las abejas no usaban colores, olores u otras claves para descubrir su camino hacia el azúcar escondida.

Los insectos demostraron ser tan inteligentes que, incluso cuando se les cambió el aspecto del patrón en forma y color, ellas siguieron guiándose por el número de puntos.

La presentación de puntos en azul o amarillo, con forma de estrellas o de limones, no engañó a las abejas, que siguieron volando con seguridad a través del camino correcto una vez hubieron entendido y memorizado el significado de los signos, basado en los números.

Las abejas son capaces de distinguir números

Al principio, las abejas dedicaban algo de tiempo a escudriñar los puntos, pero en las visitas posteriores se dirigieron a gran velocidad y directamente hacia donde debían.

Según los científicos, definitivamente las abejas son capaces de reconocer las diferencias entre dos, tres y cuatro, aunque con el cuatro ya se equivocaban más. Esto significa que son capaces de responder rápidamente a un pequeño número de objetos.

Dos sistemas de memoria

Según Zhang, las abejas usan dos sistemas de memoria. Uno es el de la memoria de trabajo (que se refiere a las estructuras y procesos usados para el almacenamiento temporal y la manipulación de la información), que les sirvió para recordar el número de puntos que llevaban a la recompensa.

El segundo sistema consiste en reglas de memoria, y les sirvió para localizar la recompensa, incluso cuando los patrones de los puntos fueron modificados en su aspecto.

El experimento, por otro lado, demuestra el admirable potencial de aprendizaje de los insectos sociales. Zhang afirma que esta capacidad de diferenciar entre diferentes números es parte de la capacidad de las abejas para orientarse en largas distancias, cuando se alejan de la colmena en busca de alimento y luego tienen que regresar a ella.

Investigadores del ACVES han rastreado a abejas que han llegado a distanciarse de sus hogares hasta 11 kilómetros, regresando después sin problemas a su lugar de origen.

Las habilidades numéricas de los animales no-humanos ha sido desde hace mucho tiempo una fuente de fascinación y de contención para los expertos. Ya en 1940, el biólogo Otto Koehler y sus estudiantes demostraron que las palomas podían ser entrenadas para picotear un grupo de tres semillas e ignorar otro grupo que contenía dos.

También se ha demostrado que las cornejas pueden aprender a reconocer patrones visuals con el número “correcto” de puntos y obtener así una recompensa escondida. Otras investigaciones han constatado que mapaches, delfines, monos, pájaros e incluso salmandras poseen alguna forma de capacidad numérica.

Según Zhang es probable que, según los resultados del experimento, no existan diferencias en este sentido entre insectos y otros animales. Ahora, los investigadores planean realizar un nuevo experimento, para descubrir si las abejas podrían practicar una aritmética elemental.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente