Tendencias21
Las abejas son capaces de distinguir números

Las abejas son capaces de distinguir números

Las abejas discriminan entre los números dos, tres y cuatro, revela un reciente estudio realizado por un equipo internacional de científicos. En un experimento que consistía en que las abejas alcanzasen una recompensa (azúcar) si atravesaban la entrada correcta, señalada con dos, tres o cuatro puntos, estos insectos se desenvolvieron sin problemas, distinguiendo sin dudarlo el número de puntos que señalaba la puerta correcta hacia el azúcar. Según los científicos, estos resultados constatan por primera vez que los insectos tienen habilidades matemáticas básicas innatas, algo que hasta ahora sólo se había podido demostrar en vertebrados no-humanos, como el mono o los delfines. Por Yaiza Martínez.

Las abejas son capaces de distinguir números

La abeja Apis mellifera, que es la abeja más común del mundo, es capaz de diferenciar entre diferentes números con sólo un vistazo, señala un estudio reciente realizado por científicos del ARC Centre of Excellence in Vision Science (ACVES) de Australia, en colaboración con científicos de la Universidad de Wuerzburg, en Alemania.

Según se explica en un comunicado del ACVES, los resultados de esta investigación revelan, por tanto, que las abejas tienen ciertas habilidades matemáticas, un hecho jamás antes observado en insectos.

Según los investigadores, éste sería el primer estudio que constata una capacidad numérica visual en invertebrados.

Discriminando patrones

En un experimento diseñado por un equipo internacional de investigadores liderados por el Dr. Shaowu Zhang, del ACVES, las abejas demostraron ser capaces de discriminar entre los patrones que se les presentaban, de dos o tres puntos cada uno, sin tener que contarlos.

Con algo de entrenamiento, además, las abejas aprendieron a diferenciar también los patrones de tres puntos de los de cuatro puntos. Sin embargo, explican los científicos en la revista PlosOne:
, estos insectos no pudieron distinguir entre números más altos, como cinco puntos frente a cuatro, cuatro puntos frente a seis, o cinco frente a seis.

El experimento consistió en que las abejas tenían que volar a través de un acceso con forma de Y. Al final del primer túnel había dos posibles bifurcaciones, diferenciadas por la cantidad de puntos. Es decir, que el número de puntos servía como señal-guía hacia la recompensa, que consistía en azúcar.

Durante un periodo de tres días, un grupo de aproximadamente 20 abejas fueron entrenadas para aprender el paradigma básico del sistema.

Cambio de formas y colores

Para alcanzar el alimento, los insectos tenían que elegir entre dos patrones de puntos, distinguiendo así el acceso correcto del incorrecto. Los científicos explican que las abejas consiguieron hacer esta proeza repetidamente y con seguridad, una vez que aprendieron a relacionar el número de puntos con el lugar donde encontrarían la recompensa.

Los investigadores siguieron un riguroso control sobre el entorno del experimento, para asegurar que las abejas no usaban colores, olores u otras claves para descubrir su camino hacia el azúcar escondida.

Los insectos demostraron ser tan inteligentes que, incluso cuando se les cambió el aspecto del patrón en forma y color, ellas siguieron guiándose por el número de puntos.

La presentación de puntos en azul o amarillo, con forma de estrellas o de limones, no engañó a las abejas, que siguieron volando con seguridad a través del camino correcto una vez hubieron entendido y memorizado el significado de los signos, basado en los números.

Las abejas son capaces de distinguir números

Al principio, las abejas dedicaban algo de tiempo a escudriñar los puntos, pero en las visitas posteriores se dirigieron a gran velocidad y directamente hacia donde debían.

Según los científicos, definitivamente las abejas son capaces de reconocer las diferencias entre dos, tres y cuatro, aunque con el cuatro ya se equivocaban más. Esto significa que son capaces de responder rápidamente a un pequeño número de objetos.

Dos sistemas de memoria

Según Zhang, las abejas usan dos sistemas de memoria. Uno es el de la memoria de trabajo (que se refiere a las estructuras y procesos usados para el almacenamiento temporal y la manipulación de la información), que les sirvió para recordar el número de puntos que llevaban a la recompensa.

El segundo sistema consiste en reglas de memoria, y les sirvió para localizar la recompensa, incluso cuando los patrones de los puntos fueron modificados en su aspecto.

El experimento, por otro lado, demuestra el admirable potencial de aprendizaje de los insectos sociales. Zhang afirma que esta capacidad de diferenciar entre diferentes números es parte de la capacidad de las abejas para orientarse en largas distancias, cuando se alejan de la colmena en busca de alimento y luego tienen que regresar a ella.

Investigadores del ACVES han rastreado a abejas que han llegado a distanciarse de sus hogares hasta 11 kilómetros, regresando después sin problemas a su lugar de origen.

Las habilidades numéricas de los animales no-humanos ha sido desde hace mucho tiempo una fuente de fascinación y de contención para los expertos. Ya en 1940, el biólogo Otto Koehler y sus estudiantes demostraron que las palomas podían ser entrenadas para picotear un grupo de tres semillas e ignorar otro grupo que contenía dos.

También se ha demostrado que las cornejas pueden aprender a reconocer patrones visuals con el número “correcto” de puntos y obtener así una recompensa escondida. Otras investigaciones han constatado que mapaches, delfines, monos, pájaros e incluso salmandras poseen alguna forma de capacidad numérica.

Según Zhang es probable que, según los resultados del experimento, no existan diferencias en este sentido entre insectos y otros animales. Ahora, los investigadores planean realizar un nuevo experimento, para descubrir si las abejas podrían practicar una aritmética elemental.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Pacientes holográficos se usan para experimentar tratamientos médicos 2 julio, 2022
    Una nueva tecnología basada en realidad mixta permite a los estudiantes de medicina practicar diagnósticos y tratamientos con pacientes holográficos: no están presentes, pero los perciben como reales.
    Redacción T21
  • Una sorpresiva tormenta solar golpeó a la Tierra 1 julio, 2022
    Los expertos no han podido determinar aún las causas del extraño evento geomagnético sucedido entre el 25 y el 26 de junio: la tormenta fue lo suficientemente fuerte como para crear fluctuaciones débiles en la red eléctrica, causar impactos menores en la operación de satélites, interrumpir las habilidades de navegación de algunos animales migratorios y […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Telescopio Espacial James Webb revelará en días la imagen más detallada del Universo 1 julio, 2022
    La NASA revelará la imagen más profunda de nuestro Universo que jamás se haya tomado este 12 de julio, gracias al Telescopio Espacial James Webb. Las capacidades infrarrojas de Webb le permiten mirar más lejos en el cosmos que cualquier telescopio anterior, incluso hasta el Big Bang, que ocurrió hace 13.800 millones de años.
    Pablo Javier Piacente
  • Frenesí en la ciencia por el décimo aniversario del bosón de Higgs 1 julio, 2022
    El mundo celebra este lunes el décimo aniversario del descubrimiento del bosón de Higgs, que cambió la historia de la Física. El acontecimiento provocó primero entusiasmo y después resaca científica, porque no se ha podido avanzar mucho más en los misterios del universo. Pero todo puede cambiar a partir del 5 de julio: el LHC […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren figuras antropomórficas con extrañas cabezas gigantes en un sitio de arte rupestre 30 junio, 2022
    En 2018, los arqueólogos hicieron un descubrimiento asombroso en la Reserva de Caza Swaga Swaga, en el centro de Tanzania: 52 refugios rocosos previamente indocumentados, pintados deliberadamente con arte rupestre. Posteriormente, identificaron y estudiaron un friso de arte figurativo en esa zona, que incluye tres misteriosas figuras antropomórficas con cabezas de enormes dimensiones: aún no […]
    Pablo Javier Piacente
  • El rover Curiosity descubre carbono orgánico en rocas de Marte 30 junio, 2022
    En un paso trascendente hacia la confirmación de la presencia de vida antigua en Marte, la NASA ha detectado grandes concentraciones de carbono orgánico en muestras obtenidas por el rover Curiosity en la zona del cráter Gale. La medición de carbono orgánico es uno de los indicadores más fuertes en los procesos que dan lugar […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los políticos viven más que los demás ciudadanos 30 junio, 2022
    Los políticos viven hasta 7 años más que los demás ciudadanos, no solo porque ganan mucho más que la media de sus electores, sino también por las mejores atenciones médicas y estilo de vida. Incluso se estresan menos que cuando no había TV ni redes sociales.
    Redacción T21
  • Los científicos llevan 200 años predicando en el desierto la agonía del planeta 30 junio, 2022
    La Tierra vivió un momento parecido al actual hace 252 millones de años, cuando todavía no había ninguna civilización dependiente del carbón para obtener su energía. Las concentraciones de CO2 en la atmósfera, debidas a fenómenos naturales, alcanzaron niveles próximos a los de la actualidad y se produjo un calentamiento global que extinguió a la […]
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM
  • Estudiantes de secundaria de España ganan un concurso internacional del CERN 29 junio, 2022
    Un equipo de estudiantes de secundaria de España, junto a otros equipos de Egipto y Francia, ha ganado el concurso Beamline for Schools de física abierta organizado por el CERN, que le permitirá desarrollar este año un experimento con la luz en los laboratorios de la organización nuclear europea.
    Redacción T21
  • Descubren pasadizos ocultos utilizados por una misteriosa cultura prehispánica 29 junio, 2022
    Extensos túneles que creaban una compleja red subterránea bajo el sitio arqueológico de Chavín de Huántar, en Perú, habrían sido empleados por una enigmática cultura andina para realizar rituales y ceremonias religiosas, que incluían experiencias psicodélicas con sustancias alucinógenas. El hallazgo es único dentro del patrimonio cultural prehispánico.
    Pablo Javier Piacente