Tendencias21

Las aves cantan en estructuras sintácticas

La sintaxis no es exclusiva de los humanos, según un estudio internacional, que ha demostrado que el ave carbonero común japonés transmite significados complejos, como «¡cuidado, venid aquí!», mediante la combinación de cantos simples, que significan «¡cuidado!» y «ven aquí» por separado.

Las aves cantan en estructuras sintácticas

El lenguaje es una de las características que definen a los seres humanos: Nos permite generar significados ilimitados a partir de un número finito de elementos fonéticos. Utilizando las reglas sintácticas, los seres humanos son capaces de combinar palabras para formar frases y oraciones, y por lo tanto atribuir significado a varias cosas y actividades.

Las investigaciones sobre sistemas de comunicación sugieren que los primates no humanos y las aves también han desarrollado la capacidad de asignar significados a elementos vocales arbitrarios. Pero hasta ahora, la evolución de la sintaxis se ha considerado exclusiva del lenguaje humano.

Biólogos evolutivos de la Universidad de Posgrados para Estudios Avanzados (Japón), la Universidad de Uppsala (Suecia) y la Universidad de Zúrich (Suiza) están cuestionando ahora este punto de vista. Por primera vez, estos investigadores han demostrado que los carboneros comunes japoneses (Parus minor) han desarrollado reglas sintácticas.

Estas pequeñas aves son conocidas por su gran repertorio vocal, y el equipo descubrió que utilizan una variedad de cantos y combinaciones de cantos para interactuar unos con otros en situaciones específicas. La combinación de sonidos «canto ABC», por ejemplo, significa «¡cuidado!». Los carboneros los utilizan cuando un gavilán u otro depredador está cerca: una situación potencialmente peligrosa.

Por el contrario, el «canto D» significa «ven aquí», una llamada utilizada por las aves al descubrir una nueva fuente de alimento o cuando quieren que su pareja venga al nido.

Las aves cantan en estructuras sintácticas

Combinaciones

Los carboneros combinan con frecuencia estos dos cantos, formando «ABC-D», cuando, por ejemplo, se encuentran con los depredadores y se unen para disuadirles.

Al escuchar una grabación de estos cantos reproducidos en el orden natural ABC-D, las aves se alarman y se juntan. Cuando, sin embargo, el orden se invierte artificialmente para formar D-ABC, las aves no responden.

Por lo tanto, los investigadores han llegado a la conclusión de que la sintaxis no es exclusiva del lenguaje humano: También ha evolucionado independientemente en las aves.

«Los resultados conducen a una mejor comprensión de los factores que subyacen en la evolución de la sintaxis. Gracias a que los carboneros combinan diferentes llamadas, son capaces de crear un nuevo significado con su limitado vocabulario. Eso les permite desencadenar diferentes reacciones de comportamiento y coordinar interacciones sociales complejas», dice Michael Griesser, del Instituto de Antropología de la Universidad de Zúrich, en la nota de prensa de ésta. Se cree que estos factores pueden haber contribuido al desarrollo del lenguaje en los seres humanos.

Precedentes

Otro estudio anterior de la Universidad de Zúrich junto con la de Exeter (Reino Unido) demostró que el ave gárrulo coronirrufo puede transmitir distintos significados modificando fonemas únicos, al igual que hacemos los humanos al cambiar de “perro” a “cerro”, por ejemplo.

Una teoría del Massachusetts Institute of Technology (MIT, EE.UU.) sugiere que el lenguaje humano surgió de una combinación entre las formas del canto de los pájaros y de la comunicación de otros primates. De las aves se derivó la parte melódica de la lengua; de los primates no humanos, la parte pragmática, portadora del contenido del discurso. En algún momento de los últimos 100.000 años, ambas capacidades se fundieron para dar lugar al lenguaje humano que conocemos hoy, teorizan.

Además, MIT ha demostrado que los genes del habla humana y los del canto de los pájaros son los mismos, y que hay una actividad neuronal subyacente similarmente compleja.

Referencia bibliográfica:

Toshitaka N. Suzuki, David Wheatcroft, Michael Griesser: Experimental evidence for compositional syntax in bird calls. Nature Communications (2016). DOI: 10.1038/ncomms10986.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los filamentos cósmicos son como el cementerio de los elefantes para las galaxias 28 febrero, 2022
    Los filamentos cósmicos que dan forma al universo son como el cementerio de los elefantes para las galaxias: no solo determinan su evolución desde que nacen hasta que forman cúmulos, sino que también son el lugar donde llegan al final de sus vidas.
    EPFL/T21
  • La guerra de Ucrania puede comprometer la seguridad global 28 febrero, 2022
    Los científicos advierten de un posible escape de patógenos biológicos en Ucrania como consecuencia de la guerra, al mismo tiempo que las centrales nucleares están en estado de alerta máxima por los riesgos sobre los 15 reactores del país, entre ellos el de Chernobil.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Crean dimensiones sintéticas a partir de un nuevo estado de la materia 27 febrero, 2022
    Científicos norteamericanos han conseguido crear dimensiones sintéticas excitando con láser unos átomos gigantes que representan un nuevo estado de la materia. Imitan las interacciones cuánticas que se producen cuando los electrones fluctúan más allá de las dimensiones clásicas.
    Redacción T21
  • Descubren en Rio Tinto minerales que pueden secuestrar metales pesados 26 febrero, 2022
    Una nueva investigación ha detectado en la cuenca de Río Tinto unas minerales que tienen la capacidad de secuestrar metales pesados. Esos mismos minerales han sido descubiertos en Marte, lo que sugiere que en el pasado fue más húmedo y templado. Pero el científico español que participó en esta investigación, Ricardo Amils, advierte: la existencia […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El ADN antiguo revela los cambios sociales en África que dieron forma a la historia humana 25 febrero, 2022
    El análisis del ADN antiguo permitió descubrir detalles de los cambios ocurridos hace 50.000 años en África, que explicarían cómo evolucionaron los humanos que se quedaron en el continente luego de la expansión del Homo sapiens hacia otras partes del planeta. En ese momento, casi al mismo tiempo que las personas comenzaron a mudarse a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Dos monstruosas ondas de choque, más grandes que la Vía Láctea, se propagan por el espacio 25 febrero, 2022
    Una gigantesca colisión de dos cúmulos de galaxias estremeció al Universo hace 1.000 millones de años: produjo un par de ondas de choque de proporciones descomunales, que en la actualidad brillan intensamente en longitudes de onda de radio, abarcando un espacio sesenta veces superior al diámetro estimado de 100.000 años luz de la Vía Láctea. […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los dinosaurios murieron en primavera 25 febrero, 2022
    La extinción de los dinosaurios ocurrió en la primavera de hace 66 millones de años, lo que explica por qué muchas aves y mamíferos sobrevivieron al impacto de un asteroide de 10 kilómetros de ancho que resultó demoledor para la vida en todo el planeta.
    InsideScience/T21
  • Neuronas y dendritas especializadas desarrollan la matemática cerebral 25 febrero, 2022
    Dos investigaciones diferentes han desvelado la importancia de las matemáticas para el cerebro: no solo tiene neuronas especializadas en sumar y restar, sino también dendritas que realizan cálculos complejos para procesar la información sensorial.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren en Inglaterra una “cápsula del tiempo” de la Edad de Hierro 24 febrero, 2022
    Una “cápsula del tiempo” descubierta en el noroeste de Inglaterra es el registro más completo de la vida de la Edad del Hierro jamás recuperado: diez casas circulares y más de 5.000 artefactos, que datan del año 800 antes de Cristo, permitirán entender por primera vez y en profundidad las prácticas culturales y rituales de […]
    Pablo Javier Piacente
  • Revolucionario descubrimiento sobre una misteriosa y rápida señal de radio 24 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que una serie de ráfagas de radio rápidas (FRB) detectadas el año pasado no solo se ubican mucho más cerca de nosotros de lo que pensábamos, sino que además aparecen en un cúmulo globular, un grupo de estrellas muy antiguas, algo totalmente inesperado y revolucionario para los astrónomos.
    Pablo Javier Piacente