Tendencias21
Las neuronas hierven mientras dormimos

Las neuronas hierven mientras dormimos

Las neuronas hierven mientras dormimos, usan un lenguaje complejo y se organizan como Internet: sin jerarquías ni recorridos preestablecidos, sin pares fijos y con una distribución equilibrada de tareas.

Las neuronas hierven mientras dormimos

Las neuronas hierven mientras dormimos y procesan la información de la misma forma que lo hace Internet.

Cuando enviamos un correo electrónico, incluso a nuestro vecino de enfrente, el mensaje recorre un trayecto que puede atravesar continentes y usar numerosos servidores diferentes a su paso. Todo en cuestión de segundos.

Y si enviamos un segundo mensaje al mismo destinatario, la ruta del mensaje será completamente diferente: el recorrido depende del tráfico de las redes en cada momento.

En el cerebro pasa lo mismo: incluso cuando la información es la misma, las rutas que toma a lo largo del cerebro no son fijas y los nodos cambian constantemente.

Lo han descubierto investigadores del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia (INSERM), que publican sus resultados en la revista Science Advances.

Consolidando memorias

Ya se sabía que las neuronas están intercambiando información permanentemente, incluso mientras dormimos, momento que aprovecha el cerebro para consolidar la memoria.

El electroencefalograma, que mide la actividad eléctrica general del cerebro, muestra ondas regulares más o menos rápidas dependiendo de la fase del sueño, pero no revela cómo se procesa la información a nivel neuronal mientras dormimos.

Para averiguarlo, el equipo de Christophe Bernard utilizó electrodos para registrar la actividad eléctrica de un centenar de neuronas situadas en el hipocampo y la corteza cerebral.

El hipocampo gestiona la memoria y la navegación. La corteza cerebral procesa la percepción, la imaginación, el pensamiento, el juicio y la decisión. Las señales eléctricas que parten de las neuronas de ambas regiones cerebrales son las que llevan la información.

«De acuerdo con la regularidad de las ondas en el encefalograma, imaginamos que las neuronas funcionaban de manera muy precisa y repetitiva para transmitir la información o almacenarla (como una máquina industrial bien afinada). Pero las grabaciones muestran que en realidad no es así», explica Christophe Bernard en un comunicado.

Distribución equilibrada de tareas

Lejos de la supuesta organización estática y lineal, los grupos de neuronas se organizan cada poco tiempo para almacenar y transmitir información, y se turnan constantemente para desempeñar diferentes funciones. Y dentro de cada grupo, solo unas pocas neuronas juegan un papel importante.

Solo la mitad de las neuronas desempeñan un papel relevante en el procesamiento de la información, pero no son siempre las mismas. “No hay una jerarquía establecida dentro de las neuronas, sino una distribución equilibrada de roles «, añade Christophe Bernard.

El otro descubrimiento importante es que, durante un momento dado, la información no siempre sigue el mismo camino cerebral.

«Fue una sorpresa porque la teoría dominante era que la transferencia de información seguía un camino fijo. Sin embargo, nos encontramos con que este no es el caso. En el cerebro, las parejas con las que intercambia una neurona fluctúan de un momento a otro. Es un poco como internet”, dice el investigador.

Lenguaje neuronal decodificado

Finalmente, este trabajo ha decodificado el tipo de lenguaje que hablan las neuronas, capaz de formular mensajes coherentes a partir de una palabra.

Aunque el significado de las palabras y las oraciones aún se escapa a los investigadores, han podido establecer que el lenguaje hablado por las neuronas es complejo, lo que hace posible el procesamiento de la información.

Un lenguaje simple contiene muy pocas palabras y es fácil de aprender, pero no puede transmitir nociones complejas. Un lenguaje caótico contiene una palabra para cada situación posible, pero es imposible de aprender.

Ninguno de estos modelos de lenguaje es propio de las neuronas, que han optado por un lenguaje complejo, similar al de las lenguas humanas.

Por este motivo, pueden transmitir nociones complejas, incluso en el momento en el que el sueño humano es más complejo:  durante la fase REM o sueño paradójico, se procesan ondas cerebrales desincronizadas rápidas y de bajo voltaje.

Esta investigación representa un paso más en la tarea se desentrañar los misterios del cerebro y sus autores se proponen averiguar también cómo se organizan las neuronas cuando despertamos, realizamos tareas o padecemos alguna patología.

Particularmente se proponen investigar si existe una relación entre la complejidad del lenguaje neuronal y la pérdida de memoria en sujetos epilépticos.

Referencia

Computing hubs in the hippocampus and cortex. Wesley Clawson et al. Science Advances  26 Jun 2019: Vol. 5, no. 6, eaax4843. DOI: 10.1126/sciadv.aax4843

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una bacteria se transforma en un largo hilo para infectar células más rápidamente y crecer sin límites 7 febrero, 2022
    Una bacteria puede mutar su forma hasta convertirse en un interminable hilo y multiplicar por 100 veces su tamaño: de esta manera, logra infectar más células en menos tiempo. Es una virulenta variante de infección bacteriana que no se había identificado hasta el momento.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan el primer agujero negro fuera de control en la Vía Láctea 7 febrero, 2022
    Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha logrado detectar un agujero negro errante, solitario e inactivo en nuestra galaxia, a poco menos de 5.200 años luz de distancia de la Tierra. El misterioso objeto se mueve a través de la Vía Láctea a una velocidad de 45 kilómetros por segundo: los astrónomos confirmaron […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los abismos oceánicos están profusamente poblados de vida prístina 7 febrero, 2022
    Los abismos oceánicos triplican la diversidad microbiana de los niveles superiores de los mares terrestres, pero la mayor parte de esa vida es desconocida por la ciencia: lo revela el análisis de casi 1.700 muestras y dos mil millones de secuencias de ADN recogidas en todo el mundo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El universo temprano estaba siete veces más caliente que el actual 7 febrero, 2022
    El universo temprano tenía una temperatura siete veces mayor que la actual, han comprobado los astrofísicos: utilizaron una nube de vapor de agua proyectada por una lejana galaxia para observar el estado del Universo en sus primeras etapas. Nueva puerta para el estudio de la energía oscura.
    Redacción T21
  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente